Reflexiones Cristianas

miércoles, 20 de abril de 2016

Reflexiones Cristianas - El Sentido de la Vida

Si sientes que la vida no tiene sentido, que los problemas te están acabando, memoriza esta parábola:

“Un pájaro que vivía resignado en un árbol podrido en medio del pantano, se había acostumbrado a estar ahí, comía gusanos del fango y se hallaba siempre sucio por el pestilente lodo.

Sus alas estaban inutilizadas por el peso de la mugre, hasta que cierto día un gran ventarrón destruyó su guarida; el árbol podrido fue tragado por el cieno y el se dio cuenta de que iba a morir.

En un deseo repentino de salvarse, comenzó a aletear con fuerza para emprender el vuelo, le costó mucho trabajo porque había olvidado como volar, pero enfrentó el dolor del entumecimiento hasta que logró levantarse y cruzar el ancho cielo, llegando finalmente a un bosque fértil y hermoso.”

sentido de la vida

Los problemas son como el ventarrón que ha destruido tu guarida y te están obligando a elevar el vuelo o a morir.

Nunca es tarde. No importa lo que se haya vivido, no importan los errores que se hayan cometido, no importa las oportunidades que se hayan dejado pasar, no importa la edad, siempre estamos a tiempo para decir BASTA!!, para oír el llamado que tenemos de buscar la perfección, para sacudirnos el cieno y volar ALTO y muy lejos del pantano.

Abandona la vía segura y cómoda. Lánzate a la ruta incierta, llena de enigmas e inseguridades y hazlo con fe, que Cristo te acampanara en el transcurso de tu vida.

Te dejo un video que te fortalecerá a seguir en los caminos que parece sin rumbos en este mundo perverso.



Que Dios te bendiga grandemente en tu vida como CristianoAmen.

Leer más...

martes, 19 de abril de 2016

Reflexiones para la Mujer

Todo tiene su tiempo, tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de lamentarse, y tiempo de bailar; tiempo de lanzar piedras, y tiempo de recoger piedras; tiempo de abrazar, y tiempo de rechazar el abrazo; tiempo de buscar, y tiempo de dar por perdido; tiempo de guardar, y tiempo de desechar; tiempo de rasgar, y tiempo de coser; tiempo de callar, y tiempo de hablar; tiempo de amar, y tiempo de odiar; tiempo de guerra, y tiempo de paz”.

¿Que la mayoría de las mujeres somos susceptibles? Si.

¿Que las mujeres somos lloronas? También. ¿Qué somos llenas de vericuetos y angustias? es verdad. A ratos somos un poco dramáticas y exageradas, a lo mejor.

Sin embargo es esa condición lo que nos hace diferentes al pragmatismo de género masculino. No es fácil para nosotras las mujeres aguantar un dolor profundo, la boca tiembla, los ojos se ponen vidriosos, se quebranta la voz y el nudo aquel de la garganta duele… No es fácil contenerlo… y todo eso es generado por un motivo.

Mujer llorando por amor

Dios conoce mi corazón, conoce mis lágrimas, conoce mi pasado y mi presente y sabe mis temores. Si tiene contado cada unos de mis cabellos pues sabe el número de lágrimas derramadas con o sin razón. Pero eso no nos justifica ser porcelanas que al mayor golpe se rompan. Una cosa es ser susceptible y otra muy diferente es ser cobarde.

Ahora bien ¿Que ganas con llorar y no hacer nada?
ese es el punto en que no se debe caer. Eso es llorando y solucionando, cogiendo las riendas de lo que me produce esa angustia, orar, pedir sabiduría y suplicar un corazón plenamente confiando en Cristo.

En la vida se presentan situaciones inesperadas que deslumbran o desconciertan. Confiar en el hombre no es fácil. La confianza no es fácil cuando en tu corazón tienes guardado el pasado y no lo has dejado ir. Confiar en quienes te han hecho daño aún amándote es muy difícil pero Dios te impulsa a hacerlo porque ya no es en tus fuerzas sino en las suyas. Cada momento de aflicción es una oportunidad más para crecer, para demostrarle a Dios que confiamos antes que en el hombre en él.

Mujeres como yo, sentirse mal por un momento es muy normal, el corazón nuestro es muy consentido y le gusta el buen trato, tanto que el menor brinco inesperado nos sentimos vulnerables, y salen a flote basuras que no se han limpiado. Sin embargo en ocasiones, las cosas pasan porque Dios busca fortalecer las debilidades que nos hacen esclavas.

Sentirse afligida por momentos no es malo, llorar ayuda a limpiar el alma, a reflexionar y a sentirse más cerca de Dios allí Dios se manifiesta más fácil en ese momento pleno de emotividad… y siempre habla, siempre de alguna manera no te abandona, te manda a quién menos imaginas para decirte que él está allí, que para los que aman a Dios todo les sale bien y tenemos un final feliz.

Las cosas viejas pasaron, confiemos en Dios y con prudencia y sabiduría démosle la oportunidad a otros de demostrar que como nosotros también Dios, les ha cambiado. Aunque no es fácil debemos arriesgarnos a creer una vez más, pero esta vez con el respaldo de Dios.
Leer más...

martes, 15 de marzo de 2016

¿Quiénes Resucitaron Cuando Murió Jesús?

¿Quiénes Resucitaron Cuando Murió Jesús?

Desde Venezuela se ha comunicado un amigo oyente para hacernos la siguiente consulta: La Biblia dice que cuando Jesús murió se abrieron los sepulcros y que muchas personas resucitaron. ¿Quiénes eran estas personas? ¿A quienes se les aparecieron, y a dónde fueron después? ¿Continuaron una vida normal después que resucitaron?

Gracias por su consulta amable oyente. El pasaje bíblico que trata el tema de su consulta se encuentra en Mateo 27:45-53. Permítame leerlo: Y desde la hora sexta hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena. Cerca de la hora novena, Jesús clamó a gran voz, diciendo: Elí, Elí, ¿lama sabactani? Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? Algunos de los que estaban allí decían, al oírlo: A Elías llama éste. Y al instante, corriendo uno de ellos, tomó una esponja, y la empapó de vinagre, y poniéndola en una caña, le dio a beber.

Pero los otros decían: Deja, veamos si viene Elías a librarle. Mas Jesús, habiendo otra vez clamado a gran voz, entregó el espíritu. Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo; y la tierra tembló, y las rocas se partieron; y se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron; y saliendo de los sepulcros, después de la resurrección de él, vinieron a la santa ciudad, y aparecieron a muchos.

sepulcro de cristo
Así es como Mateo registra lo que sucedió aquel aciago día. Densas tinieblas rodeaban la escena del Gólgota desde el medio día. A las tres de la tarde el Señor Jesús entregó su espíritu al Padre. El mismo instante acontecieron algunos eventos sobrenaturales. El pesado velo del templo que dividía el lugar santo del lugar santísimo se rasgó en dos, de arriba abajo, indicando que por la obra perfecta de Cristo en la cruz se había abierto el camino al Padre para todo pecador que recibe a Cristo como Salvador. Al mismo tiempo, se produjo un gran terremoto.

La tierra se sacudía en convulsión descontrolada. Las rocas de los montes se partieron y como los judíos tenían la costumbre de sepultar a sus muertos en cuevas rocosas y cubrir la entrada con grandes rocas, muchas quedaron expuestas. Mateo relata que se abrieron los sepulcros. Lo maravilloso es que después que resucitó el Señor Jesucristo, muchos santos que habían muerto, resucitaron también y saliendo de sus sepulcros, vinieron a Jerusalén y aparecieron a muchos, como para no dejar duda en cuanto a la autenticidad del milagro.

Esto es todo lo que con la autoridad del relato bíblico podemos afirmar. Cuando Mateo habla de los santos se está refiriendo a judíos que habían antes de morir habían sido perdonados de sus pecados. ¿Cuántos eran? No se puede precisar, pero eran muchos. ¿Quiénes fueron específicamente? No se puede saber, sus nombres no han sido revelados.

¿Qué pasó después con ellos? Pues los intérpretes bíblicos se agrupan en dos bandos. El primero dice que volvieron a morir, al igual que Lázaro, el hermano de María y Marta, quien también resucitó para volver a morir. El segundo dice que estos santos resucitaron con cuerpos glorificados y que en algún momento posterior fueron arrebatados al cielo como una muestra de lo que más tarde sucederá cuando los muertos en Cristo resuciten y sean arrebatados al cielo.

No se puede ser dogmático en esto, así que, Usted puede integrarse a cualquiera de los dos bandos. En cuánto a quiénes se aparecieron, no se puede saber con certeza, deben haber sido gente en Jerusalén.
Leer más...

jueves, 3 de marzo de 2016

Grandes herejías de la Iglesia en el Siglo XX

Una de las grandes herejías que la iglesia ha tolerado durante el siglo XX es la herejía del arrebatamiento parcial de los cristianos.

Herejía que enseña que algunos cristianos se quedaran en la tribulación, esta mentira monstruosa ha sido aceptada y se ha propagado al amparo del falso evangelio jesuita introducido por Jacobo Arminio que enseña que alguien que ha sido llamado por Dios, adoptado como hijo, sellado por el Espíritu Santo, regenerado y justificado, podría eventualmente ser abandonado por El Espíritu Santo y finalmente condenado.

herejia

Y precisamente la herejía que enseña que algunos cristianos se quedaran en la tribulación es un derivado de ese falso evangelio jesuita, QUE EN ESENCIA SE TRATA DE UNA SALVACIÓN QUE NO DESCANSA EN LO QUE CRISTO HA CONSUMADO EN SU SACRIFICIO PROPICIATORIO SINO EN LAS OBRAS, La implicancia de tal creencia, es que la justificación no es solo por fe sino por obras, y eso es precisamente lo que ha sido establecido EN EL CONCILIO ROMANISTA DE TRENTO, donde se declaró maldito a todo aquel que enseñe que el hombre es justificado solo por la fe y no por las obras.

Conclusión; no existe tal cosa como arrebatamiento parcial de los cristianos, quienes se queden en la tribulación es porque sencillamente no eran cristianos.
Leer más...

miércoles, 24 de febrero de 2016

3 Formas para Encontrar un Espacio con Dios

Tan pronto como desembarcó Jesús, un hombre poseído por un espíritu maligno le salió al encuentro de entre los sepulcros. Noche y día andaba por los sepulcros y por las colinas, gritando y golpeándose con piedras. Marcos 5:2, 5

encontrar a Dios

Tu entorno causará un impacto en tu actitud, en tu enfoque, en tu fe y en la intencionalidad de tus pensamientos. Si estás rodeado de desorden, ruido, recuerdos de carencias y otros problemas, se te hará más difícil superar esos asuntos que te limitan a encontrar a Dios.

En los particular, a mí me gusta la belleza, entonces comencemos.


  1. Todo lo que es bello, limpio y ordenado automáticamente me inspira. A algunas personas les gusta la tranquilidad de la naturaleza o la estimulación de la música o una cafetería bulliciosa.
  2. Dios le dio al hombre millares de ámbitos inspiradores para estimular su creatividad. Tienes el poder de crear un ambiente inspirador a tu alrededor.
  3. Busca esos ambientes particulares que inspiran tus pensamientos y los llenan de abundancia en todo nivel, y encuentra la manera de pasar tiempo en tu espacio más creativo.


Padre, despierta mi creatividad. Permíteme encontrar un espacio en el que pueda disfrutar tu belleza y encuentre inspiración. Trae orden a mi entorno. Que mi hogar y cada lugar que frecuento se llenen de tu paz.

En el nombre de Jesús, amén.
Leer más...

miércoles, 27 de enero de 2016

Reflexiones Cristianas - Las Advertencias de Dios

Dios conoce todas tus acciones futuras. Sabe en qué momento le fallarás, sabe cómo reaccionarás debido a tu extrema vulnerabilidad para caer en tentación. Se acuerda de tu débil condición; por eso hoy te previene anticipadamente.

Dios te previene a tiempo para que cuando el momento llegue, tengas en cuenta sus advertencias.

No pienses que por haber alcanzado cierto nivel de madurez cristiana, tu condición natural ha quedado anulada; al contrario, es cuando las tentaciones se te presentan con mayor fuerza. “Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga” 1 Corintios 10:12. No te confíes en tus fuerzas limitadas, no juegues con fuego pensando que no te afectará.

No vale la pena echar a perder todo lo que habías logrado por un vano “espejismo”. No vale la pena que enfrentes otra vez ese largo proceso disciplinario que tanto dolor te produjo. No vale la pena acceder a esa “puerta ancha” que tantos desengaños y desilusiones trajo a tu vida. Con una vez es suficiente.

pastor advirtiendo

Acuérdate que Dios disciplina a quien ama, no con el fin destruirle sino de restaurarle y hacerle entender por el camino de que debe seguir. “Porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo. Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina? Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos. Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos.

¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos?
Y aquéllos, ciertamente por pocos días nos disciplinaban como a ellos les parecía, pero éste para lo que nos es provechoso, para que participemos de su santidad. Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados” Hebreos 12:6-11. La disciplina de Dios es parte del proceso formativo que él en su GRACIA aplica a sus hijos.

¿Cómo evitar caer en tentación?
¿Cómo evitar sus consecuencias?
¿Cómo evitar la disciplina de Dios?

Orando.
Reflexionando en su Palabra.
Apartarse de todo aquello que nos haga caer.

Se trata de una práctica diaria y persistente: “Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil” Mateo 26:41.

ORACIÓN.

Padre, en el nombre de Jesús te pido:
No me dejes caer en tentación.
Necesito discernimiento para detectar el “espejismo” que pretende apartarme de tus caminos.
Necesito valentía para decir “no” a toda insinuación persistente que a cada momento se presenta.
Necesito fuerza para perseverar en mi determinación de no apartarme de ti.
¡Yo no puedo!
Es inevitable.
No me fío de mí mismo (a) para nada.
Espero en ti.
Espero en tu intervención sobrenatural y oportuna, porque lo único que puedo es clamar por tu ayuda.

¡GRACIAS POR PREVENIRME A TIEMPO!

Por Alfredo Lievano
en su blog: alfredolievano.blogspot.com
Leer más...

Se debe dar el Diezmo Hoy

Es cierto que en la actualizada, los cristianos se preguntan si Se debe dar el Diezmo Hoy.


Déjeme decirle que es una pregunta que todos tenemos en común, y que leyendo de aquí y de allá, me tope con esta breve explicación de el pastor, David Logacho en el programa radial LA BIBLIA DICE.
Y dice así,

Programa del día 17 de mayo del 2015.

La consulta de hoy es de un amigo oyente de Colombia. Nos pregunta en qué parte del Nuevo Testamento se ordena que la iglesia debe diezmar.

Respuesta de parte de David Logacho.

Gracias por su consulta amable oyente. El Nuevo Testamento no contiene ninguna orden o mandato de diezmar para la iglesia. Entendiéndose el verbo diezmar en el sentido de entregar a la iglesia el diez por ciento de los ingresos económicos. Con relación a esto de diezmar, me gustaría compartir con usted lo que ha escrito sobre este tema un reconocido maestro bíblico, cuyo nombre es Charles Ryrie, profesor de Teología Sistemática del Seminario Teológico de Dallas, autor de varios libros cristianos y autor también de las notas en la Biblia de Estudio Ryrie.

Con respecto al diezmo dice lo siguiente en el libro de su autoría que se titula Equilibrio en la Vida Cristiana. Las palabras diezmo o diezmar aparecen en el Nuevo Testamento solamente nueve veces. En Mateo 23:23, en Lucas 11:42, en Lucas 18:12; en Hebreos 7:2, en Hebreos 7:4, en Hebreos 7:5, en Hebreos 7:6; en Hebreos 7:8 y en Hebreos 7:9. Nueve versículos en total. En los versículos de los Evangelios, diezmo o diezmar se emplea en relación con lo que los fariseos estaban haciendo para cumplir con sus obligaciones de la ley mosaica. En los textos en el libro de Hebreos diezmo o diezmar se emplea para probar la inferioridad del sacerdocio levítico con respecto al sacerdocio de Melquisedec.

Por el hecho que Leví pagó diezmos en Abraham a Melquisedec, cuando Abraham se encontró con Melquisedec, esto demuestra la superioridad reconocida de Melquisedec y de su sacerdocio. Estos textos bíblicos no llegan a decir, como a veces se implica, que los cristianos debemos, en consecuencia, pagar diezmos a Cristo nuestro Sumo Sacerdote. No hay duda de que el diezmo formaba parte de la ley mosaica, según Levítico 27:30-33. Esto era un factor importante de la economía de Israel. Sin embargo, la ley nunca se dio para los gentiles y se anuló expresamente para los cristianos, según Romanos 2:14, según 2 Corintios 3:7-13, y según Hebreos 7:11-12.

Tampoco son para los cristianos las palabras que se encuentran en Malaquías 3 porque ¿Qué cristiano se jacta de ser hijo de Jacob a quien se dirige el pasaje según el versículo 6? Además nunca se promete para el día de hoy bendiciones materiales como recompensa automática por la fidelidad en cualquier aspecto de la vida cristiana, ni incluso en el dar. Lo que Dios promete son bendiciones espirituales, según Efesios 1:3 y la provisión de las necesidades materiales según Filipenses 4:19. El que uno prospere materialmente no es necesariamente señal de profunda santidad y de fiel diezmar, igualmente, de modo contrario, la pobreza no es indicación de estar fuera de la voluntad de Dios, por ejemplo el propio caso de Pablo en Filipenses 4:12. Se puede preguntar, no obstante, si, toda vez que el diezmar se practicaba antes de la ley, no deja sin importancia todo lo que hemos dicho anteriormente y deja el diezmar como principio adecuado a seguir al ofrendar.

Ya que Abraham y Jacob diezmaban los dos, y ya que sus acciones eran anteriores a la ley, ¿no elimina esto el aspecto legal de diezmar y lo hace principio válido para seguir en nuestros días? La contestación sería afirmativa, de no existir otras normas para el ofrendar en el Nuevo Testamento. Si el Nuevo Testamento guardara silencio en este asunto, entonces, desde luego, buscaríamos guía en la Biblia donde quiera que pudiéramos encontrarla.

Pero como el Nuevo Testamento nos da principios claros para regir nuestra forma de dar, no hay necesidad de volver atrás a dos ejemplos aislados en el Antiguo Testamento para tal guía. El hecho de que algo se hiciera antes de la ley que más tarde se incorporó en la ley no hace que eso sea necesariamente una práctica a seguir para nuestros días, en especial si el Nuevo Testamento nos ofrece mayor claridad en la norma a seguir hoy. Ni siquiera el más ardoroso diezmador diría que hoy tenemos que guardar el séptimo día como día de repos, porque esto se observaba antes de la ley.

Sin embargo, esa es la razón que se aduce hoy para diezmar. El Nuevo Testamento nos enseña acerca de un nuevo día para la adoración y también nos enseña nuevas normas para el dar. El diezmar hoy siguiendo el ejemplo de quienes lo hicieron antes de la ley significaría que solamente el 10% de los ingresos irían para el Señor y solamente en ciertas ocasiones. El diezmar sobre la base de la enseñanza de la ley significaría que deberíamos entregar al Señor como el 23 por ciento como pago de lo que se le debe. Pero el dar sobre la base del Nuevo Testamento podría significar cualquier porcentaje, en reconocimiento de que el 100% le pertenece a Él. La obra del Señor nunca carecerá de apoyo si practicamos los principios del Nuevo Testamento sobre el dar.

El dar proporcionado no significa que hemos de empezar dando el diezmo y luego hacer lo que más podamos cuando podamos. El dar proporcionado consiste en dar según Dios le haya prosperado. Si alguien considerara después de orar, que la proporción para él sería el 10%, yo le aconsejo que dé el 9 o el 11% para salir del surco del 10%.

La persona que da el 9 o el 11% se encontrará más sensible al cambio que quiere el Señor en su proporción que si da fijamente el 10%. Cada creyente debe a Dios el 100% de lo que es y de lo que posee. La cuestión, pues, no es solamente cuánto se debe entregar al Señor, sino también cuánto debo gastar para mí mismo. Sólo el dar proporcionado puede proveer la contestación correcta en este asunto para cualquier etapa de la vida. Nosotros damos porque Él nos dio, no porque nos lo mandó; damos porque queremos, no porque tenemos que dar; damos porque le amamos a Él y mostramos nuestro amor más concretamente de esta manera.

Si, a su vez, el Señor nos bendice materialmente, le alabamos; y si no, todavía le alabamos. Esto es dar de gracia, y esta es la prueba de nuestro amor por Dios. Hasta aquí amable oyente, la cita de este reconocido maestro bíblico con lo cual estoy totalmente de acuerdo. Simplemente haré énfasis en el hecho que si bien la iglesia no está en obligación de diezmar al estilo de lo que se hacía antes de la ley de Moisés, ni tampoco al estilo de lo que instruye la ley que Dios dio a Israel por medio de Moisés, sin embargo, la iglesia tiene un enorme privilegio, el privilegio de ofrendar, no de diezmar.

dar el diezmo es obligatorio

Si bajo el pacto antiguo el pueblo de Israel tenía que dar al Señor al menos el 23% por obligación, ¿Cómo podemos pensar que nosotros, la iglesia, estando bajo un mejor pacto, el nuevo pacto, podemos dar menos que eso por amor? Si realmente tomáramos conciencia de lo maravilloso que es lo que Dios ha hecho con nosotros al darnos a su Hijo unigénito el Señor Jesucristo para que muera por nosotros, no deberíamos estar debatiendo en cuanto a si debemos o no dar al Señor el 10% de lo que el Señor mismo nos ha dado, sino que deberíamos motivarnos a darnos todo al Señor, la vida, el tiempo, los talentos, los dones, y los bienes que Él nos ha encomendado para que los administremos.

Me temo mucho que la razón para que muchas iglesias obliguen a los cristianos a diezmar, no necesariamente es para satisfacer la codicia de ganancias deshonestas de los líderes, sino para contrarrestar la tendencia carnal de los creyentes de ser mezquinos en lo que dan al Señor. No estoy justificando la práctica de obligar a los creyentes a diezmar. La Biblia es clara cuando afirma que cuando damos al Señor debemos hacerlo con alegría, no por obligación o por necesidad y sobre todo con generosidad. ¿Cuánto? La Biblia es clara: Como hayamos propuesto en nuestro corazón y conforme hayamos sido prosperados.

Si quiere leer y escuchar este estudio bíblico, entra aquí:
labibliadice.org
Leer más...