Reflexiones Cristianas: agosto 2010

martes, 31 de agosto de 2010

Iluminados Con La Palabra

Dios nos ha hablado con inteligencia y puso eternidad en nosotros, por lo tanto, tenemos necesidades que sólo podemos satisfacer con la vida eterna de Dios y con su Palabra.

La Palabra es vida porque transmite la vida de Dios (Juan 6:68).

La Palabra es espíritu porque Dios es Espíritu, y ella penetra hasta lo más profundo de nuestro ser para revelarnos a Dios mismo (Juan 6:63, Heb.4:12).

La Palabra es eficaz porque produce en nosotros una obra de salvación, de sanidad interior, de renovación, de fe, de sabiduría y de revelación. Ella es fortaleza y alimento para nuestras vidas (Mt.4:4, 1º P.2:2). La Palabra es generadora de cambios.

¿Con qué se compara a la Palabra en el Salmo 119:105?

Cuando no conocíamos a Jesús, nuestra mente estaba en oscuridad espiritual, confundidos, yendo de un lugar para otro y buscando alternativas engañosas y peligrosas: curanderos, santos, ídolos, brujos, yoga, engaños, infidelidades y desobediencias.

Pero conocimos a Jesús y conocimos la Palabra. Entonces nuestros pensamientos se aclararon y comenzamos a ver las cosas de otra manera. Empezamos a ver como Dios ve. Ya no estamos en oscuridad porque la Palabra de Dios nos ha iluminado.

Como lumbrera alumbra nuestro camino. Todo lo que tenemos por delante, el futuro, el destino eterno, los proyectos y sueños, y nos da esperanza y seguridad.

Y como lámpara ilumina nuestros pies. Los detalles de cada día, las decisiones de cada momento, el hoy y ahora para afirmar nuestra confianza en Jesús, para enseñarnos a conocerle mejor y a conocernos mejor, para despertar fe en nosotros y librarnos del miedo y la preocupación.
Piénsalo.

¿Permites que su Palabra penetre hasta lo más profundo de tu ser para iluminarte y conducirte a la madurez?
Pasaje clave: Salmos 119:105.
Por Edgardo Tosoni
Leer más...

«No a la queja y Sí a la celebración»

“Todos los días del afligido son difíciles; mas el de corazón contento tiene un banquete continuo” Prov. 15:15

Si usted ha estado cerca de una persona negativa sabe lo desgastante que es. No importa cual sea la circunstancia en la que se encuentra, esta persona siempre encuentra algo por qué quejarse. Sus comentarios están repletos de lamentos, críticas y observaciones depresivas con respecto al futuro. Su actitud apaga la alegría o la esperanza en los demás.
Estamos inmersos en un sistema cultural que se esfuerza por hacernos creer que la verdadera felicidad depende de lo que está a nuestro alrededor: de nuestras pertenencias, de nuestro sueldo, lo agradable de nuestras circunstancias y lo extenso de nuestra lista de amigos. Como ésta no es nuestra realidad, podemos pasarnos todo nuestro tiempo procurando conseguir estas cosas que son las que, nos dice la filosofía popular, definirán nuestra felicidad. Proverbios nos dice que la alegría de vivir no tiene nada que ver con lo que tenemos, ni tampoco con lo que está pasando a nuestro alrededor. La posibilidad de ver la vida con gratitud y alegría, viene de una realidad que se ha instalado en la profundidad de nuestro corazón, y no hay circunstancia que la pueda desalojar. Por esta razón, el de corazón alegre, siempre encuentra motivos para celebrar, aun en medio de las más adversas circunstancias. El afligido, en cambio, puede encontrarse rodeado de una realidad envidiable e igualmente concentrarse solamente en lo que le desagrada.
¿Cómo cultivar esto? ¡Desarrollando una actitud de celebración desenfrenada! El de corazón alegre encuentra motivos en todo para compartir su gozo y alegría con los demás, y esta actitud de celebración no puede tener otro origen que una profunda certeza de que Dios está presente siempre, obrando en cada circunstancia y procurando lo mejor para mi vida. Esta persona ve la bondad de Dios en todos lados, y esto lo motiva a ofrecer continuas expresiones de gratitud y gozo. Bendice, ¡porque se siente bendecido! ¿Será, entonces, que necesitamos sentirnos bendecidos para irrumpir en esta clase de vida de continua celebración? De ninguna manera, pues ya hemos sido bendecidos con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo Jesús (Ef. 1:3).
Lo que necesitamos es recuperar una perspectiva celestial de la vida. Y esto solo será posible si hacemos de la celebración una disciplina, que contrarreste el espíritu de queja y crítica tan prevaleciente en nuestros tiempos. «Regocijaos en el Señor siempre», nos dice Pablo. «Otra vez digo: ¡Regocijaos!»
Para pensar:
Richard Foster escribe: «El estar libre de la ansiedad y la preocupación es el fundamento de la celebración. Como sabemos que Dios tiene cuidado de nosotros, podemos echar todas nuestras ansiedades sobre él. Dios ha cambiado nuestro lamento en baile.»
Leer más...

lunes, 30 de agosto de 2010

¿Qué es el Éxito?

“El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, y tu ley está en medio de mi corazón” Sal. 40:8

En una entrevista sobre el éxito realizada al mexicano Carlos Slim Helú, éste dice: “Yo creo que el éxito no está en lo económico. Yo creo que una persona no es de éxito porque le va bien en los negocios o le va bien profesionalmente, o saca 10 en la escuela. Creo que eso es lo que menos vale. Lo que vale es tener los pies en la tierra, el concepto de la familia y los amigos, pero los verdaderos amigos: ése que cuando te recuerda te llama, cuando sabe que estás mal te llama para saber si se te ofrece algo, ése que cuando te ve te da un abrazo sincero, ése que cuando te ve le da gusto saber que existes. Es apreciar las cosas que tienen valor ¡VERDADERO!, no material, ni físico necesariamente”.
Bien podemos añadir a esta respuesta la siguiente reflexión: “El Éxito no tiene que ver con lo que mucha gente se imagina. No se debe a los títulos de nobleza ni académicos que tienes, ni a la sangre heredada o la escuela donde estudiaste. No se debe a las dimensiones de tu casa o de cuántos carros quepan en tu cochera. No se trata si eres jefe o subordinado, o si eres miembro prominente de clubes sociales.
No tiene que ver con el poder que ejerces o si eres un buen administrador o hablas bonito, o de si las luces te siguen cuando lo haces. No se debe a la ropa, o si después de tu nombre pones las siglas deslumbrantes que definen tu status social. No se trata de si eres emprendedor, hablas varios idiomas, si eres atractivo, joven o viejo.
El Éxito se debe a cuanta gente te sonríe, a cuantas gentes amas y cuantos admiran tu sinceridad y la sencillez de tu espíritu. Se trata de si te recuerdan cuando te vas. Se refiere a cuanta gente ayudas, a cuanta evitas lastimar y si guardas o no rencor en tu corazón.
Se trata de que en tus triunfos estén incluidos tus sueños. De si tus logros no hieren a tus semejantes. Es acerca de tu inclusión con otros, no de tu control sobre los demás. Es sobre si usaste tu cabeza tanto como tu corazón, si fuiste egoísta o generoso, si fuiste arrogante o humilde, soberbio o considerado, si fuiste exigente o tolerante. Es acerca de tu bondad, tu deseo de servir, tu capacidad de escuchar y tu valor sobre la conducta.
No es acerca de cuantos te siguen sino de cuantos realmente te aman. No es acerca de transmitir, sino de cuantos te creen, si eres feliz o finges estarlo. Se trata de tu conciencia tranquila, tu dignidad invicta y tu deseo de ser más, no de tener más.

¡ESTO ES EL ÉXITO! ¡ANHELEMOS SER PERSONAS EXITOSAS!
Leer más...

sábado, 28 de agosto de 2010

Un poco de buen humor

“Estad siempre gozosos” 1ª Tes. 5:16

Un ateo estaba paseando por un bosque, admirando todo lo que aquel "accidente de la evolución" había creado. “¡Qué árboles tan majestuosos! ¡Qué poderosos ríos! ¡Qué bellos animales!", iba diciendo. A medida que caminaba al lado del río, escuchaba un ruido en los arbustos detrás de él. Finalmente se dio la vuelta para mirar y fue entonces cuando vio un corpulento oso pardo avanzando en su misma dirección.
Salió disparado, corriendo lo más rápido que podía, miró por encima del hombro y vio, con horror, que el oso estaba demasiado cerca. Aumentó la velocidad. Tenía tanto miedo que lágrimas le vinieron a los ojos. Y fue entonces cuando tropezó y cayó desamparado.
Rodó por el suelo e intentó levantarse. Pero el oso ya estaba sobre él, procurando sujetarlo con su fuerte pata izquierda y, con la otra pata, intentando agredirlo ferozmente.
En ese preciso momento, el ateo clamó: " ¡Oh, Dios mío!"
Entonces el tiempo se detuvo. El oso quedó sin reacción. El bosque se sumergió en silencio. Hasta el río dejó de correr.
A medida que una luz clara brillaba, una voz venía del cielo diciendo: "Tú negaste mi existencia durante todos estos años, enseñaste a otros que yo no existía, y redujiste la creación a un accidente cósmico. ¿Esperas que ahora sea yo quien te ayude a salir de ese apuro? ¿Puedo creer que realmente tienes fe en mí?"
El ateo miró directamente hacia la luz y dijo: "Sería, de hecho, hipócrita de mi parte pedir que de pronto me trates como a un cristiano. Pero tal vez... puedas volver al oso cristiano"
"Muy bien", dijo la voz. La luz despareció. El río volvió a correr y los sonidos del bosque volvieron.
Y, entonces, el oso recogió las patas, hizo una pausa, bajó la cabeza y dijo: "Señor, bendice este alimento que ahora voy a comer. Amén".

Moraleja: debemos aprender a orar con sabiduría y no olvidar nunca que Dios es infinitamente misericordioso y perdonador.
Leer más...

viernes, 27 de agosto de 2010

“¿Estás disfrutando la vida?” Parte II

“Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable” 1ª Pe. 2:9

Amigos, la vida es corta y los días son malos; aprovechemos el tiempo que nos queda para vivirlo al máximo, pero sobre todo agradando a nuestro creador. Dios nos diseñó y formó para que vivamos y hagamos grandes cosas. A continuación les dejo el resto de los consejos para disfrutar la vida:

11. Vivamos con las 4 E: energía, entusiasmo, empatía y sobre todo, la dulce compañía del Espíritu Santo.
12. Recordemos que no hay sustituto para el trabajo duro. Esforcémonos, manos a la obra. Actuemos como si todo dependiera de nosotros y confiemos como si todo dependiera de Dios.
13. Mantengamos el enfoque. Cada día preguntémonos: “¿Cuáles son las tres cosas más importantes que tengo que hacer el día de hoy, que me ayudarán a crear el éxito que deseo?”
14. En lugar de quejas busquemos posibles soluciones. Es la clave para la innovación.
15. Leamos más libros de lo que hayamos leído antes. Asistamos a seminarios de superación personal, ministerial, laboral, matrimonial, financiera.
16. Aprendamos de los errores y fracasos, dejemos que ellos nos enseñen a hacer cambios positivos.
17. Cada día debemos centrarnos en lo que se debe de hacer, no en lo que se tiene que hacer. La vida es un regalo, no una obligación.
18. Cada noche antes de ir a la cama seamos agradecidos ante Dios.
19. Sonreír y reír más. Son antidepresivos naturales.
20. Disfrutemos el viaje. Sólo tenemos un viaje por la vida así que podemos optar por disfrutarlo o no disfrutarlo.

“Cuando la vida te presente razones para llorar, demuéstrale que tienes mil y una razones para reír”. Anónimo
Leer más...

jueves, 26 de agosto de 2010

“¿Estás disfrutando la vida?” Parte I

“Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica” Efesios 2:10

¿Estás disfrutando la vida o eres de los que dejan que las circunstancias los abrumen? La vida es corta y muchas veces nosotros no la aprovechamos al máximo; hay quienes viven la vida como venga el día y hay quienes piensan que como los días son malos mejor no hago nada. Algunos otros creen que la vida es solamente existir. La esencia de la vida es ir hacia adelante. No esperes a que las cosas cambien, depende de ti hacer del día de hoy un día extraordinario. Hoy les animo a aprovechar bien el tiempo, y para ello aquí están algunos consejos:
1. Tomemos tiempo cada día por la mañana para dar gracias y alabanzas a Dios. Llenémonos de las promesas de Dios para nuestra vida, matrimonio, trabajo. Esto creará una mente fértil lista para triunfar. Hay poder en la alabanza.
2. Tengamos propósitos claros cuando despertemos en la mañana. Cada día hagamos la siguiente declaración: Hoy mi propósito es_____________________.
3. Mantengámonos positivos. Podemos escuchar a los cínicos e incrédulos que creen que el éxito es imposible o podemos saber que con fe y una actitud optimista todas las cosas son posibles. Dios está presente y todo es posible para el que cree.
4. En lugar de estar decepcionados sobre el lugar donde nos encontramos y de pensar ¿Por qué a mí?, pensemos con optimismo acerca de hacia dónde nos dirigimos y planifiquemos lo que falta para llegar a la meta.
5. Tomemos el desayuno como un rey, almorcemos como un príncipe y cenemos como un niño colegial (racional).
6. Transformemos la adversidad en éxito al decidir que el cambio no es nuestro enemigo, sino nuestro amigo. Veamos cuáles son las oportunidades.
7. Hagamos una diferencia en las vidas de otros. Amemos, Perdonemos, Demos, Sirvamos.
8. Creamos que todo sucede por una razón, mantengámonos esperando cosas buenas para salir de experiencias difíciles.
9. No perdamos nuestro valioso tiempo en chismes, criticas, cuestiones del pasado, pensamientos negativos o cosas que no podemos controlar, así como también pensando que el pasado fue mejor. Lo que no nos edifique, desechémoslo.
10. Busquemos un mentor o tutor. Todos necesitamos un Pablo en nuestra vida.
Leer más...

martes, 24 de agosto de 2010

“Consejos de vida”

«Mas Yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado» Mat. 12:36 y 37

EL CHISME Y LAS CRÍTICAS: Siembra un chisme y recogerás pesares. Para algunos guardar un secreto consiste solamente en bajar el tono de voz cuando algo se cuenta. Nuestro conocimiento de un asunto es muy peligroso cuando lo usamos para empezar un rumor. “No hablaré maliciosamente de nadie, ni aun teniendo motivos; mas bien, perdonaré la falta cometida, y en el momento oportuno, hablaré de las buenas cualidades de la persona.” (Benjamín Franklin).
Contar un chisme es como arrojar barro a una pared limpia. Tal vez no se quede pegado, pero siempre dejará una mancha. No creas la mitad de lo que escuchas y no repitas la mitad de lo que crees. Cuando escuches un comentario insidioso, quítale la mitad, luego un cuarto, y no digas nada del resto. “Uno de los hábitos más fáciles de adquirir para el ser humano, es el hábito de criticar a los demás.” (Spiros Zodhiates)

«Mejor es lo poco del justo, que las riquezas de muchos pecadores»
Salmo 36:16

LA ECONOMIA: El secreto del éxito en las finanzas está en gastar lo que te queda después de ahorrar, en vez de ahorrar lo que te queda después de gastar. “Mejor es lo poco con el temor del Señor, que el gran tesoro donde hay turbación”, Proverbios 15:16. ¡Cuando no haya para pagar las facturas, hay que reducir florituras! “Lo cierto es que desde el momento en que la estabilidad económica está asegurada, la quiebra espiritual también lo está” (Mahatma Gandhi).
Cuando el dinero habla, la verdad enmudece. Si tus salidas son mayores que tus ingresos, tus gastos de mantenimiento serán tu perdición. Muchas personas son pobres por aparentar ser ricas. ¡El Señor es muy generoso, pero por otra parte también es muy buen administrador y quiere estar seguro de que cada centavo Suyo se utilice bien! ¡Está mal, es un acto fraudulento y un pecado pedir prestado dinero que sabes que no podrás devolver! ¡Las Escrituras desaprueban las deudas!
Leer más...

lunes, 23 de agosto de 2010

“Una oración para este día”

“Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias”, Col. 4:2

Señor Dios, en este día quiero decirte gracias por todo aquello que recibí de ti:

 Gracias por la vida y por el amor, por las flores, por el aire y por el sol, por la alegría y por el dolor, por lo que fue posible y por lo que no fue
 Te ofrezco todo lo que hago, el trabajo que pude realizar, las cosas que pasaron por mis manos y lo que con ellas puedo construir
 Te presento a mis amigos, los que están cerca de mí, los que puedo ayudar, aquellos con quienes compartí la vida, el trabajo, el dolor y la alegría
 Más también, Señor, hoy te quiero pedir perdón. Perdón por el tiempo perdido, por el dinero mal gastado, por la palabra inútil y el amor desperdiciado.
 Perdón por las obras vacías y por el trabajo mal hecho, perdón por vivir sin entusiasmo. También por la oración que poco a poco fui aplazando y que ahora vengo a presentarte; por todos mis olvidos, descuidos y silencios…nuevamente te pido perdón
 Que los próximos días sean siempre bendecidos. Detengo mi vida delante del calendario y te presento mis días, que únicamente Tú sabes si llegaré a vivirlos
 Hoy, te pido para mí, mis parientes y amigos, la paz y la alegría, la fortaleza y la prudencia, la lucidez y la sabiduría
 Quiero vivir cada día con optimismo y bondad, llevando a todas partes un corazón lleno de comprensión y paz. Cierra mis oídos a toda falsedad y mis labios a palabras mentirosas, egoístas o que lastimen
 Abre mi ser a todo lo que es bueno. Que mi espíritu sea repleto únicamente de bendiciones para que las derrame por donde pase
 Señor, a mis amigos que leen esta Palabra todos los días llénalos de sabiduría, paz y amor. Que nuestra amistad dure para siempre en nuestros corazones
 Lléname también de bondad y alegría para que todas las personas que yo encuentre en mi camino puedan descubrir en mí un poquito de Ti
 Danos siempre días felices y enséñanos a repartir felicidad
Leer más...

sábado, 21 de agosto de 2010

“La última piedra”

“Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús”, Fil. 3:13 y 14

En esta vida tendremos que tomar decisiones muchas veces. Es imposible acertar siempre, pero lo importante es que no gastemos nuestro tiempo ni nuestra energía torturándonos por lo que hicimos mal o por las decisiones equivocadas que tomamos. La autocrítica por lo que no se hizo o por lo que se hizo mal, además de ser nociva para la salud, hace que la gente pierda de vista lo que Dios tiene para nosotros. Por eso te digo: no te tortures por algo que no fue posible en el pasado.
Tal vez escogiste a la persona equivocada para casarte. Tal vez te saliste de la mejor empresa donde trabajabas. Tal vez tengas una hija embarazada que se fue de la casa. No importa lo que hagas, no te tortures. Si puedes remediar la situación, hazlo. Si sientes culpa, perdónate. Y comprende que tal vez actuaste así porque la ocasión así lo ameritaba o lo requería o simplemente porque no tuviste madurez para tomar la mejor decisión.
Cierta vez un pescador llegó a la playa de madrugada para trabajar y encontró una bolsita llena de piedras. Todavía no amanecía y comenzó a lanzar una por una al mar. Mientras hacía eso, fue amaneciendo hasta que, al prepararse para lanzar la última piedra, vio que era ¡una piedra preciosa!
Muy arrepentido le comentó el incidente a un amigo el cual le dijo: – Deberías prestar más atención a lo que haces…pero todavía te queda la última piedra.
Existen personas que no prestan atención a lo que hacen y luego se pasan la vida entera arrepentidas por lo que hicieron, y se martirizan por sus errores. Si estás actuando así, te dejo un mensaje especial:
“No malgastes tu tiempo en remordimientos ni en autocríticas. Reconoce los errores que cometes, pide perdón y continúa tu vida. Aún tienes muchas piedras preciosas en el corazón; muchos momentos bonitos para vivir y muchos errores por cometer. Aprovecha las oportunidades y disfruta plenamente la vida, y si crees que de repente vas por un mal camino y estás decidido a cambiar… cambia y rectifica... ¡Esos son regalos de Dios para ti!

¡A mí todavía me queda una piedra y la voy a cuidar con todas mis fuerzas!
Leer más...

viernes, 20 de agosto de 2010

“Hoy quiero ser un buen árbol y fructificar”

“Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos” Mateo 7:17 y 18

En Sudáfrica hay varias enfermedades que afectan a los naranjos. Una de ellas se conoce popularmente como el mal de las raíces. Un árbol puede seguir dando frutos, de modo que un observador ordinario no note nada malo; sin embargo, un experto detectaría el comienzo de la muerte lenta. En las viñas, la filoxera ataca las raíces y se ha descubierto que la única cura es arrancar las raíces viejas y proporcionar otras nuevas. La especie antigua de la vid se injerta en una raíz americana y, con el tiempo, se tienen las mismas cepas, con las mismas ramas y los mismos frutos que antes; pero las raíces son nuevas y tienen capacidad para resistir la filoxera.
¿Cuántos de nosotros batallamos con nosotros mismos por no ir directamente a la raíz de nuestros problemas o enfermedades? Necesitamos ir hoy a la raíz para ser un árbol que dé buenos frutos y lo único que debemos hacer es alimentar nuestras raíces con la palabra de Dios, por medio de una entrega total de nuestra existencia. Esa entrega comienza con una vida de comunión con nuestro Padre. Es la falta de oración en secreto lo que explica muchas de las debilidades externas y una vida diaria sin fruto. Es el no tener una vida enraizada en Cristo, basada y cimentada en amor, lo que explica por qué no damos frutos abundantes. Si hoy logramos entender lo que significa el tener una comunión personal y secreta con Dios, la verdadera vida espiritual entonces florecerá. “Si la raíz es santa también lo serán las ramas”. Si mi primer tiempo HOY es para el Señor el día tendrá otro color. Debemos anhelar que nuestras raíces estén profundamente cimentadas en Dios y bebiendo del agua de vida de Su Palabra.

“Señor, gracias por ser la fuente de mi existencia y gracias por ser mi Padre. Hoy quiero tener mis raíces sanas y bien cimentadas en ti. Si mis raíces están bien cimentadas, el fruto de mi vida no sólo será bueno sino también abundante. Ayúdame hoy a examinar mis raíces y asegurarme que ellas están plantadas en tu palabra y alimentadas por el fuego de tu amor. Gracias, Señor, porque hoy sé que el fruto de mi vida no es algo que yo hago, sino algo que nace de mi relación contigo. Amén”.
Leer más...

jueves, 19 de agosto de 2010

“Señor, quiero ser un instrumento en tus manos”

“Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará” Sal. 1:3

Estaban tres pequeños árboles en la cima de una montaña y cada uno expresó lo que quería ser cuando grande. El primero dijo: Yo quiero ser un cofre para guardar tesoros, quiero ser recubierto de oro y contener el más grande tesoro del mundo. El Segundo mirando un arroyo que corría al océano dijo: “Yo quiero ser una fuerte embarcación que lleve reyes y poderosos por el Océano.
El tercer pequeño árbol mirando al valle donde una pequeña ciudad contenía gente muy ocupada dijo: “Yo no quiero salir de la montaña, quiero ser un árbol muy grande de manera que la gente que me mire a mi, mire al cielo donde está Dios”.
Pasaron los años y un día tres leñadores subieron a la montaña y el primer leñador miró el primer árbol y dijo: “que buen árbol, perfecto para mí” y de un hachazo lo derribó, y el primer árbol dijo: “llegó el momento de ser Cofre”. El segundo leñador derribó al segundo árbol y éste dijo: “Llegó el momento de ser una gran embarcación”. El tercer leñador miró el tercer árbol y éste se irguió ante el bosque, pero en vano, él también fue derribado.
El primer leñador llevó al primer árbol y lo convirtió en una caja para poner heno y alimentar animales en la granja; el segundo leñador convirtió al segundo árbol en una sencilla embarcación de pescadores y lo puso en un pequeño lago. El tercer leñador cortó el tercer árbol en vigas fuertes y lo puso en un depósito y el tercer árbol confundido dijo: “No entiendo para qué me cortó y me abandonó aquí”.
Cuando los árboles habían olvidado sus sueños, un día una joven hermosa tomó la caja de heno y depositó en ella a su hermoso hijo recién nacido y cuando los ángeles cantaron, la caja dijo: “OH, al fin yo tengo el tesoro más grande del mundo”. Al correr los años un día un viajero cansado entró en la pequeña embarcación hecha con el segundo árbol y mientras atravesaban el lago una gran tempestad casi parte la embarcación, pero el viajero cansado que dormía en ella se levantó y dijo: ¡Paz! y la tempestad desapareció, y el segundo árbol dijo: “Oh, al fin yo llevo al Rey del Universo”.
Un viernes por la mañana alguien retiró las vigas fuertes del tercer árbol, éste se estremeció ante una multitud que gritaba y en unas horas un hombre fue clavado encima de él. No lo entendía, pero el domingo en la mañana cuando el sol salió y la gloria resplandeció en una resurrección, él comprendió que sí era el árbol más grande y que ahora al mirarlo a él, mirarían a Dios.

¡Señor, HOY quiero ser instrumento en tus manos! Tú sabrás cuándo y cómo usar mi vida para cumplir tus propósitos en mí. Amén.
Leer más...

miércoles, 18 de agosto de 2010

Consejos de vida

“Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad” Fil. 4:12

Cierto día, un Sabueso Irlandés se encontraba gravemente enfermo. Los dueños del perro estaban muy apegados a él y esperaban un milagro. El perro estaba muriendo de Cáncer y no se podía hacer ya nada por él, por lo que se les sugirió llevar a cabo el procedimiento de eutanasia en su casa.
Los dueños del perro sintieron que su pequeño hijo podría aprender algo de la experiencia. Al día siguiente, el niño se veía tranquilo, acariciaba al perro por última vez. En unos cuantos minutos el perro se quedó dormido pacíficamente para ya no despertar.
El pequeño niño pareció aceptar la transición sin ninguna dificultad. Los padres se preguntaban por qué la vida de las mascotas es más corta que la de los humanos. El niño, que había estado escuchando atentamente, dijo: ''yo sé''.
Sorprendidos, todos voltearon a mirarlo. Lo que dijo a continuación fue maravilloso: ...''la gente viene al mundo para poder aprender como vivir una buena vida, como amar a los demás todo el tiempo y ser buenas personas, ¿verdad? ''Bueno, como los perros ya saben cómo hacer todo eso, pues no tienen que quedarse por tanto tiempo con nosotros''.....
Por tanto, Vive sencillamente. Ama generosamente. Quiere profundamente. Habla amablemente. Recuerda, si un perro fuera tu maestro, aprenderías cosas como:
 Cuando tus seres queridos llegan a casa, siempre corre a saludarlos.
 Nunca dejes pasar una oportunidad para ir a pasear.
 Deja que la experiencia del aire fresco y del viento en tu cara sea de puro éxtasis.
 Toma siestas.
 Estírate antes de levantarte.
 Corre, brinca y juega a diario.
 Mejora tu atención y deja que la gente te toque.
 Evita morder cuando un simple gruñido sería suficiente.
 En días calidos, recuéstate sobre tu espalda en el pasto.
 Cuando haga mucho calor, toma mucha agua y recuéstate bajo la sombra de un árbol.
 Cuando estés feliz, brinca alrededor y mueve todo tu cuerpo.
 Deléitate en la alegría simple de una larga caminata.
 Sé leal.
 Nunca pretendas ser algo que no eres.
 Si lo que quieres está enterrado, escarba hasta que lo encuentres.
 Cuando alguien tenga un mal día, quédate en silencio, siéntate cerca y suavemente hazles sentir que estás ahí.

DISFRUTA CADA MOMENTO DE CADA DÍA
Leer más...

martes, 17 de agosto de 2010

“La fábula del lápiz”

Una abuela enseñó a su nieto las siguientes cualidades en esta fábula de Paulo Coelho. Primera cualidad: Puedes hacer grandes cosas, pero no debes olvidar nunca que existe una Mano que guía tus pasos. A esa Mano la llamamos Dios y Él debe conducirte siempre en dirección de Su voluntad, “…para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” (Rom. 12:2). Segunda cualidad: De vez en cuando necesitas dejar de escribir y usar el sacapuntas. Con eso el lápiz sufre un poco, pero al final está más afilado.
Por tanto, has de saber soportar algunos dolores, porque te harán ser una persona mejor, “Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo” (2ª Tim. 2:3). Tercera cualidad: El lápiz siempre permite que usemos una goma para borrar los errores. Debes entender que corregir una cosa que hemos hecho no es necesariamente algo malo, sino algo importante para mantenernos en el camino de la justicia, “…pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta…” (Fil. 3:13, 14). Cuarta cualidad: Lo que realmente importa en el lápiz no es la madera ni su forma exterior, sino el grafito que lleva dentro. Por tanto, cuida siempre lo que ocurre dentro de ti, “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida” (Prov. 4:23). Por último, la quinta cualidad del lápiz: Siempre deja una marca. Del mismo modo, has de saber que todo lo que hagas en la vida dejará huellas y procura ser consciente de todas tus acciones, “…descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen” (Ap. 14:13b).
Leer más...

sábado, 14 de agosto de 2010

A donde fue Cain después de haber matado a su hermano Abel

Nos escribe un amigo oyente y dice lo siguiente: Saludos y bendiciones para todos. Gracias por la respuesta que dieron a mi consulta. Quisiera hacerles otra consulta con respecto a Caín. Después de haber matado a su hermano Abel, la Biblia dice en Génesis que se fue a un lugar distante, pero tenía miedo de que allí le maten. Mi pregunta es: ¿Había otros hombres en la tierra, aparte de la descendencia de Adán y Eva? ¿De quiénes tenía miedo Caín, al punto que Dios tuvo que poner una señal sobre él para que no le maten? Gracias y bendiciones.

Después que Caín mató a Abel, Dios castigó a Caín con maldición. Esto implica varias cosas. El relato está en Génesis 4:11-15. La Biblia dice: Ahora, pues, maldito seas tú de la tierra, que abrió su boca para recibir de tu mano la sangre de tu hermano. Cuando labres la tierra, no te volverá a dar su fuerza; errante y extranjero serás en la tierra. Y dijo Caín a Jehová: Grande es mi castigo para ser soportado. He aquí me echas hoy de la tierra, y de tu presencia me esconderé, y seré errante y extranjero en la tierra; y sucederá que cualquiera que me hallare, me matará.

Y le respondió Jehová: Ciertamente cualquiera que matare a Caín, siete veces será castigado. Entonces Jehová puso señal en Caín, para que no lo matase cualquiera que le hallara.
Como parte de su castigo, Caín tenía que vivir como errante y extranjero en la tierra. Caín tomó plena conciencia de lo que esto significa y clamó a Jehová por misericordia.

Grande es mi castigo para ser soportado, dijo. Me echas hoy de la tierra, y de tu presencia me esconderé y seré errante y extranjero en la tierra. Caín realmente temía por su vida, por eso dijo a Jehová: Y sucederá que cualquiera que me hallare, me matará. Este peligro era real y por ese motivo, Jehová ofreció a Caín una doble protección. Primero, advirtiendo de un severo castigo a cualquiera que le mate. Cualquiera que matare a Caín, siete veces será castigado. Segundo poniendo una señal en Caín, para que no lo matase cualquiera que le hallara.

Su inquietud amable oyente tiene que ver con la identificación de las personas que podrían atentar contra la vida de Caín. ¿Quiénes eran? En respuesta, esas personas eran también descendientes de Adán y Eva, tal vez hijos, o nietos, o bisnietos, o tataranietos o quienes sabe qué más. Al llegar a saber lo que hizo Caín a su hermano Abel, era muy factible que alguno de los descendientes de Adán y Eva quiera tomar la justicia en su propia mano y matar por venganza a Caín.

Sin importar cual lejos huya Caían siempre podía cruzarse con algún descendiente de Adán y Eva que estaría dispuesto a matarle. Si damos por sentado como un hecho el relato bíblico de la creación, es imposible que sobre la faz de la tierra hubiera seres humanos que no sean descendientes de Adán y Eva.

Fuente: La biblia dice
Leer más...

viernes, 13 de agosto de 2010

¿Por qué no soy feliz?

“Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré”, Heb. 13:5

¿Qué crees tú que necesitas para ser feliz? ¿Qué cosas quisieras tener para experimentar felicidad? ¿Qué personas necesitas tener a tu lado para sentirte feliz? ¿Qué circunstancias necesitas que cambien para que seas feliz?
Hay personas que nunca se sienten realizadas. Muchas cosas les fastidian y les molestan. Ellos van por el mundo corriendo desesperados como un niño que afanado persigue el arco iris; a pesar del serio esfuerzo del niño y de su intento de acercarse, el arco iris parece burlonamente alejarse. Para esas personas, la felicidad siempre se haya más allá de donde ellos se encuentran.
Un joven decía: “Me casaré cuando encuentre la persona que traiga satisfacción a mi vida”. Con esa filosofía de vida algunos piensan: cuando encuentre a mi cónyuge, entonces seré feliz.
Otros que ya lo han encontrado y ya se han decepcionado, piensan: "cuando me separe, entonces seré feliz". Algunos piensan: “cuando tenga hijos seré feliz y otros, cuando se marchen, entonces comenzará mi felicidad”.
La vida no funciona así. Podrás tener riquezas y ser infeliz, estar rodeado de las personas más amorosas y vivir las circunstancias ideales…pero eso no quitará de ti todos tus males.
La felicidad no se descubre al encontrar a la persona apropiada…sino en ser la persona adecuada. La felicidad no está en encontrar a quien te haga feliz…sino en aprender a dar felicidad a los que te rodean.
La felicidad la encuentra la persona que aprende a vivir sabiamente, establece relaciones saludables, pone límites, acepta lo bueno y rechaza lo cuestionable.
Es feliz quien se acerca a las personas sin sospecha pero con prudencia y se aleja de quienes le hacen daño, sin maltratar pero con inteligencia.
La felicidad la encuentra quien aprende a usar las cosas y no a las personas, quien no abusa ni permite el abuso. No es feliz quien nunca recibe heridas sino quien sabe cómo evitarlas y, cuándo es imposible, sabe cómo curarlas. No es feliz quien nunca tiene problemas o todo lo tiene resuelto…sino quien cuando éstos llegan los enfrenta sabiamente y cuando no puede, busca ayuda inmediatamente.
Por nuestro propio bien, dejemos de buscar la felicidad en las cosas, personas o circunstancias que nos rodean y comencemos a cambiar desde nuestro interior las actitudes que nos están afectando.
Leer más...

No mas Tinieblas..!

Ya hay demasiado fango en el sendero, no le amontones más.
Es ingrata tarea el hacer resbalar a los demás. Ya hay demasiado barro por la vida para que tú eches más.

Sé tú de los que aparten ese barro para no salpicar a los demás.
Ya hay demasiadas sombras por el mundo, ya no le pongas más. Haz tu vida tan clara y luminosa que evites tropezar a los demás.

Hay tanta podredumbre dondequiera que no es justo que tú la aumentes más;
echa a andar tu pureza sin temores, y entonces vivirás …
Somos luz y sal en la tierra. Con sólo decidir no ser parte del grupo que de todas maneras lo hace, ya es suficiente. Estás llamado para marcar diferencia.

Luz está sembrada para el justo, Y alegría para los rectos de corazón. Salmo 97:11
Resplandeció en las tinieblas luz a los rectos; Es clemente, misericordioso y justo. Salmo 102:4

Francisco Estrello
Leer más...

jueves, 12 de agosto de 2010

“Establece tus prioridades”

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”, Mat. 6:33

Cuando las cosas en la vida parecen demasiado difíciles, cuando 24 horas al día no son suficientes, recuerda esta historia...
Un profesor delante de su clase de filosofía tomó un frasco grande y vacío de boca ancha y procedió a llenarlo con pelotas de golf. Luego les preguntó a sus estudiantes si el frasco estaba lleno. Los estudiantes estuvieron de acuerdo en decir que sí. Así que el profesor tomó una caja llena de canicas y la vació dentro del frasco. Las canicas llenaron los espacios vacíos entre las pelotas de golf. El profesor volvió a preguntarle a los estudiantes si el frasco estaba lleno y ellos volvieron a decir que sí. Luego el profesor tomó una caja con arena y la vació dentro del frasco. Por supuesto, la arena llenó los espacios vacíos y el profesor preguntó nuevamente si el frasco estaba lleno. En esta ocasión los estudiantes respondieron con un ¡sí! unánime.
El profesor enseguida agregó 2 tazas de café al contenido del frasco y efectivamente llenó todos los espacios vacíos entre la arena. El profesor dijo: “Quiero que se den cuenta que este frasco representa la vida. Las pelotas de golf son las cosas importantes, como la familia, los hijos, la salud, los amigos... las cosas que te apasionan. Son cosas que aún si todo lo demás lo perdiéramos y sólo éstas quedaran, nuestras vidas aún estarían llenas”.
“Las canicas son las otras cosas que importan, como el trabajo, la casa, el auto, etc. La arena es todo lo demás, las pequeñas cosas. Si ponemos la arena en el frasco primero, no habrá espacio para las canicas ni para las pelotas de golf”.
“Lo mismo ocurre con la vida. Si gastamos todo nuestro tiempo y energía en las cosas pequeñas, nunca tendremos lugar para las cosas realmente importantes.
Presten atención a las cosas que son cruciales para su felicidad. Jueguen con sus hijos, practiquen su deporte favorito. Siempre habrá tiempo para limpiar la casa después. Ocúpate de las pelotas de golf primero, de las cosas que realmente importan. Establece tus prioridades, el resto es sólo arena. Uno de los estudiantes preguntó qué representaba el café. El profesor sonrió y dijo:
“No importa cuán ocupada esté tu vida, siempre hay lugar para un par de tazas de café con un amigo".
Leer más...

Servirle a Dios de Corazón


Y yo dije: ¡Ah!, ¡ah, Señor ! He aquí no sé hablar, porque yo soy niño. Y me dijo El Señor: No digas soy un niño, porque a todo lo que te envíe irás tú y dirás todo lo que te mande.

Jeremías 1:6-7.




Jeremías era joven y se espantó cuando Dios le confió una misión difícil.
Mas el Señor, que le envió, no admitía esta excusa: «Soy niño».
Debía olvidar lo que en sí mismo era para fijarse únicamente en que era el escogido para hablar en lugar de Dios.

No tenía que inventar el mensaje, ni elegir a los oyentes, sino comunicar lo que Dios le ordenaba y hablar en el lugar que Dios le señalaba, y esto lo haría con una fortaleza que no era suya.

¿No es por ventura este el caso de algún predicador o joven evangelista que lee estas líneas?
Dios sabe que eres joven, cuán mezquinos son tus conocimientos y experiencia; pero si Él te llama, no te pertenece a ti negarte a su divino llamamiento.
- Dios será glorificado en tu pequeñez.
- Aun cuando fueras más viejo que Matusalén, ¿de qué te servirán tus muchos años?
- Si fueras tan sabio como Salomón, tal vez te extraviarías como él.
- Cíñete a tu mensaje, y en esto consistirá tu sabiduría.
- Sigue tu orden de marcha y en eso consistirá tu prudencia.

Hoy se que nada me impedirá servir al Señor, Ni la edad, ni me educación ni mis problemas que pueden rodearme.
Señor, Gracias por darme la oportunidad de servirte y si tu me llamas , tú me capacitas. Hoy lo que anhelo más es ser obediente a ti. En el Nombre De Jesús. Amén.

Charles Spurgeon.
Libro De Cheques del Banco De La Fe.
Leer más...

miércoles, 11 de agosto de 2010

“Deja TODO en sus manos”

“Mi mano estará siempre con él, mi brazo también lo fortalecerá”, Sal. 89:21
A veces nos preguntamos, ¿Qué hice para merecer esto? ¿Por qué Dios tiene que ser tan injusto conmigo? En la siguiente historia está la explicación.
Una joven le cuenta a su madre cómo todo le ha salido mal: no salió bien en el examen de Matemáticas, su novio resolvió terminar con ella... y su mejor amiga está de paseo en otra ciudad. La madre en aquel momento tan difícil abrazó a su hija y la llevó a la cocina para preparar un pastel, consiguiendo arrancar de su rostro una sonrisa. Luego que la madre separó los utensilios e ingredientes que usaría, los colocó en la mesa y preguntó a su hija: -Querida, ¿quieres un pedazo de pastel? - ¡Claro Ma, sabes que me encanta el pastel!
- Está bien, respondió la madre. Bebe un poco de ese aceite que está en la cocina. Asustada, la hija respondió: - ¿Cómo dices? Jamás!!! - ¿Qué tal si te comes un huevo crudo? - ¡Nunca, Madre!
- ¿Quieres comer un poco de harina de Trigo o Bicarbonato de Sodio? - Madre, eso no me agrada, ¡me enfermaría! La Madre le respondió: - Es verdad, todas esas cosas están crudas y son feas separadas... Pero cuando las colocamos juntas, en su justa medida... ¡Ellas hacen un delicioso pastel!
Dios trabaja de forma similar. La gente se pregunta, ¿Por qué Él permite que pasemos por momentos difíciles? No saben que cuando Él permite que todas esas cosas entren en el orden perfecto, siempre será para hacer una obra perfecta en nuestra vida. No necesitas conformarte con ingredientes crudos.
Deja TODO en sus manos... y ¡se tornarán en algo fantástico!
Dios se preocupa tanto por ti que te envía flores todas las Primaveras... Hace nacer el Sol todas las mañanas...y siempre que quieras conversar, ¡Él está dispuesto a escucharte!
El puede vivir en cualquier lugar del universo... pero escogió vivir en tu Corazón
Leer más...

martes, 10 de agosto de 2010

¡NO TE ENOJES!

“Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis”, Jer. 29:11

Quizás habrás leído o escuchado lo que dijeron los sobrevivientes de las compañías que fueron afectadas por el ataque de las Torres Gemelas. El jefe de seguridad contó historias de por qué esta gente estaba viva... y todas tenían que ver con pequeños detalles.
Al director de la compañía se le hizo tarde porque era el primer día del kinder de su hijo; otro compañero estaba vivo porque le tocaba llevar las donas. Una mujer se retrasó porque su despertador no sonó a tiempo; a uno se le hizo tarde porque se quedó atorado en la carretera en la que había un accidente. A otro se le fue el autobús; alguien se tiró comida encima y tuvo que tomarse el tiempo para cambiarse; uno tuvo un carro que no arrancó; una se regresó a contestar el teléfono; ¡otra tuvo un bebé!; otro no consiguió un taxi; el que más me impresionó fue un señor que se puso un par de zapatos nuevos esa mañana, pero antes de llegar al trabajo le había salido una ampolla. Se detuvo en la farmacia por un curita. Por eso está vivo hoy.
Ahora, cuando me quedo atorada en el tránsito, cuando pierdo un elevador, cuando me regreso a contestar un teléfono, todas esas cosas que me desesperan, pienso: Este es el lugar exacto en el que Dios quiere que esté en este preciso momento.
Las cosas NO suceden por casualidad; existe un Dios que tiene planes y propósitos para nosotros y éstos se van a cumplir pase lo que pase. La próxima vez que tu mañana te parezca enloquecedora, que los niños se tarden en vestirse, cuando no logres encontrar las llaves del coche, cuando te topes con todos los semáforos en rojo, ¡NO TE ENOJES NI TE FRUSTRES, RECUERDA QUE HAY ALGUIEN QUE TE ESTÁ CUIDANDO!
Leer más...

lunes, 9 de agosto de 2010

INSTRUCCIONES para Vivir en esta tierra

“Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios, tu espíritu bueno me guíe a tierra de rectitud”, Salmo 143:10

Sé como el Sol: levántate temprano y no te acuestes tarde
Sé como la Luna: brilla en la oscuridad, pero sométete a la luz mayor
Sé como los pájaros: come, canta, bebe y vuela
Sé como las flores: enamoradas del sol, pero fieles a sus raíces
Sé como el buen perro: obediente, pero nada más a su Señor
Sé como la fruta: bella por fuera, saludable por dentro
Sé como el día: que llega y se retira sin alardes
Sé como el oasis: da tu agua al sediento
Sé como la luciérnaga: aunque pequeña emite su propia luz
Sé como el agua: buena y transparente
Sé como el río: siempre hacia delante
Y por sobre todas las cosas, sé como el cielo: la morada de Dios

Señor, no permitas que me quede donde estoy.
Ayúdame a llegar a donde tú esperas que llegue
Leer más...

sábado, 7 de agosto de 2010

Imposible atravesar la vida…

“Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?, 1ª Jn. 5:4 y 5

Sin que un trabajo salga mal hecho, sin que una amistad cause decepción, sin padecer algún quebranto de salud, sin que un amor nos abandone, sin que nadie de la familia fallezca, sin equivocarse en un negocio.
Uno crece cuando hay esperanza, cuando no hay debilitamiento de voluntad, ni pérdida de fe. Uno crece cuando acepta la realidad y tiene aplomo para vivirla; cuando acepta su destino, pero tiene la voluntad de trabajar para cambiarlo.
Uno crece asimilando lo que deja por detrás, construyendo lo que tiene por delante y proyectando lo que puede ser el porvenir. Crece cuando se supera, se valora y sabe dar frutos. Crece cuando se abre camino dejando huellas, asimilando experiencias, ¡Y echando raíces!
Uno crece cuando se impone metas sin importar los comentarios negativos ni los prejuicios; cuando da ejemplos sin importarle burlas, ni desdenes; cuando cumple con su labor. Uno crece cuando se es fuerte por carácter, sensible por temperamento... ¡Y humano por nacimiento!
Uno crece cuando enfrenta el invierno aunque pierda las hojas. Recoge flores aunque tengan espinas y marca camino aunque se levante el polvo. Uno crece ayudando a sus semejantes, conociéndose a sí mismo y dándole a la vida más de lo que recibe. Uno crece cuando se planta para no retroceder...Cuando se defiende como águila para no dejar de volar...Cuando se clava como ancla y se ilumina como estrella. Entonces...Uno Crece
Y CRECE CUANDO ¡CREE, ESPERA Y CONFIA EN SU CREADOR!
Leer más...

jueves, 5 de agosto de 2010

“Una Oración”

“Una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré; que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura de Jehová, y para inquirir en su templo”, Sal. 27:4
Dios mío…
- Ayúdame a decir la verdad en la cara de los fuertes y a no mentir para congraciarme el aplauso de los débiles.
- Si me das dinero, no tomes mi felicidad, y si me das fuerzas, no quites mi raciocinio.
- Si me das éxito no me quites la humildad, si me das humildad no quites mi dignidad.
- Ayúdame a conocer la otra cara de la imagen, y no me dejes acusar a mis adversarios, tachándolos de traidores porque no comparten mi criterio.
- Enséñame a mar a los demás como me amo a mí mismo, y a juzgarme como lo hago con los demás.
- No me dejes embriagar con el éxito cuando lo logre, ni desesperarme si fracaso. Más bien, hazme siempre recordar que el fracaso es la prueba que antecede al éxito.
- Enséñame que la tolerancia es el más alto grado de la fuerza, que el deseo de venganza es la primera manifestación de la debilidad.
- Si me despojas del dinero, déjame la esperanza, y si me despojas del éxito, déjame la fuerza de voluntad para poder vencer el fracaso.
- Si me despojas del don de la salud déjame la gracia de la fe.
- Si hago daño a la gente dame la fuerza de la disculpa, y si la gente me hace daño, dame la fuerza del perdón y la clemencia.
- Si te olvido, ¡no me olvides!
Leer más...

miércoles, 4 de agosto de 2010

“El poder de las palabras”

“Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; mas la lengua de los sabios es medicina”, Prov. 12:18

Las palabras no se las lleva el viento, las palabras dejan huella, tienen poder e influyen positiva o negativamente.
Las palabras curan o hieren a una persona. Cuida tus pensamientos porque ellos se convierten en palabras y cuida tus palabras, porque ellas marcan tu destino.
Piensa muy bien antes de hablar; cálmate cuando estés airado o resentido y habla sólo cuando estés en paz. De las palabras depende muchas veces la felicidad o la desgracia, la paz o la guerra.
Una cometa se puede recoger después de echarla a volar, pero las palabras jamás se podrán recoger una vez que han salido de nuestra boca.
Las palabras tienen mucha fuerza; con ellas podemos destruir lo que hemos tardado tanto tiempo en construir.
Cuantas veces una palabra fuera de lugar es capaz de arruinar algo por lo que hemos luchado; cuantas veces una palabra de aliento tiene el poder de regenerarnos y darnos paz.
Las palabras insultantes o despectivas jamás han creado algo edificante. Con el uso de expresiones agresivas lastimamos a las personas provocando heridas, creando resentimientos y dolor que se volverán a nosotros.
Una palabra amable puede suavizar las cosas; una palabra alegre puede iluminar el día. Una palabra oportuna puede aliviar la carga; una palabra de amor puede curar y dar felicidad.
Una palabra irresponsable puede encender discordias; una palabra cruel puede arruinar una vida. Una palabra de resentimiento puede causar odio; una palabra brutal puede herir o matar.
¡Las palabras Bendicen o maldicen, alientan o abaten, salvan o condenan!
Cuida tus palabras, ellas tienen poder. Habla de tal manera que en tu alma y en la de los demás quede la paz.
Leer más...

martes, 3 de agosto de 2010

“Dios dijo: NO”

“Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo”, 2ª Cor. 12:9

• Le pedía Dios que me quitara mis malos hábitos. Dios dijo, NO. Esto no es responsabilidad mía, sino tuya. Para que tú mismo lo hagas.
• Le pedía Dios que me concediera paciencia. Dios dijo, NO. La paciencia es un producto de la tribulación. No se concede, se aprende.
• Le dije a Dios que me diera felicidad. Dios dijo, NO. Yo te doy bendiciones, la felicidad depende de ti.
• Le pedía Dios que me quitara el dolor. Dios dijo, NO. El sufrimiento te aleja de los placeres mundanos, y te trae más cerca de mí.
• Le pedí a Dios crecimiento espiritual. Dios dijo, NO. Tú debes buscar tu propio crecimiento, pero yo te podaré para que seas fructífero.
• Le pedí a Dios por muchas cosas, para gozar la vida. Dios dijo, NO. Yo te daré la vida para que tú disfrutes de todas las cosas.
• Le pedí a Dios que me ayudara a amar a otros, tanto como Él me ama a mí. Dios dijo: Ah, finalmente ya entendiste lo que quiero decirte.

Yo creo que Dios sólo da tres respuestas a las oraciones:
1- Sí
2- Todavía No
3- Yo he pensado en algo mejor para ti
En cualquiera de ellas, Él siempre tiene el control de todas las cosas; Dios nos dará de su Gracia para poder esperar…cualquiera que sea su respuesta.
Leer más...

domingo, 1 de agosto de 2010

Cuatro palabras





Crear… dejarse llevar por la música de las esferas, profundizar en su canto y vivir más allá de cualquier esperanza adormecida, esto es ser y estar en el presente ahora. Dignificar cada frase escondida en el tierno regazo del corazón y dejarla salir cual artista alfarero o pintor, cuyo lienzo blanco le invita a pintar alejado del mundo sensorial, saber imprimir el detalle interior con la pluma del amor. Crear la desnudez desde la desnudez; encontrar la esencia de cualquier forma en la nueva forma latente pero adormecida; esculpir con nuestro cincel dejando que sean las manos del alma, y sentir la Creación viviendo la sensación del retazo de la nuestra.

Creer… que cualquier más allá está cercano. Impoluta alma nos acoge, enseña y alumbra nuestro caminar, cual sendero es ir hacia ella sin dejarse llevar por ninguna fe temporal de los sentidos. ¿Acaso creer sea estudiar con atención el propio silencio? ¿Acaso caminar sea dejarse llevar por él? ¿Acaso creer sea sentir el interior reinventando cada instante nuestra vida? Porque creer no es esperar a ver la realidad, sino crearla viviendo el presente cual horizonte se vislumbra dentro. Tamaña creencia seríamos los seres humanos, yendo silenciosos al encuentro del silencio, sonriendo la continua Aurora que reza nuestra alma y late nuestro corazón.

Expresar… porque el titubeo proviene de la personalidad, y ella está sumida en el profundo sueño que encierra el verdadero despertar. Expresar la luz del desapego para llegar a la luz de la inmortalidad, donde anida la continuidad llamada conciencia, y ninguna paciencia o temeridad frenará el paso hacia la verdad. Expresar sinceridad y sentir el vuelo interior, cual brisa susurra cuando el propio canto es expresión sin sumisión, lejos de todo arraigo exterior. Expresar y sentir el “Cantar de los Cantares”, la música celestial y cada cual expresión de su única sinfonía, cual viento, hoy brisa mañana tempestad, nos conduce a nuestro sagrado deber: beber y vivir de la misma fuente.

Servir… como parte integrante que nuestro andar nos descubre cual fuego cósmico encendió la Vela Perenne, mecida, atendida y querida desde el amor, la ética y compasión, confundida con la mente pero comprendida con el corazón. Descubrir, para servir, nuestra Vela y vivir su luz sin estertor, lucro o arrogancia. Sonreír regalando desde el corazón lo que los ojos sólo ven como mueca, pero el cosmos canta con fulgor. Sembrar para después regalar el dulce néctar de lo aprendido en la siembra. Servir para descubrir que todos somos uno; servir para vivir que lo sencillo es bello, y discernir que lo complejo sólo existe cuando la mente nos embiste cual caballo desbocado hacia ningún lado.

Compartir la creación, la creencia, la expresión y el servicio es camino hacia el alma.

Emig

Blogalaxia Tags:

Etiquetas: , , , , , , ,
Leer más...