Reflexiones Cristianas: octubre 2010

domingo, 31 de octubre de 2010

¡Deja de soñar y hazlo una realidad!

Proverbios 6:9 -11
Perezoso, ¿hasta cuándo has de dormir?
¿Cuándo te levantarás de tu sueño?
Un poco de sueño, un poco de dormitar,
Y cruzar por un poco las manos para reposo;
Así vendrá tu necesidad como caminante,
Y tu pobreza como hombre armado.

Dentro de la Iglesia e escuchado a muchos lideres decir que soñemos, que pensemos en cosas grandes y maravillosas y que Dios las hará, incluso hay un libro por ahí que se llama “Sueña y ganaras el mundo” y no es que este en contra de soñar, yo he soñando con ser alguien, he soñando con muchas cosas, solo quiero compartirte algo que Dios me dijo y creo que nos servirá para este comienzo de año.



Un día estaba como muchos de ustedes soñando con cosas para mis hijos, su futuro y el mío, en eso la voz de Dios interrumpió mis pensamientos diciendo…
“Deja de Soñar y hazlo una realidad”.

Que verdad mas profunda, hazlo una realidad, cuantas veces hemos soñado ser cristianos modelos, bueno hay que hacerlo una realidad, cuantas veces hemos soñado con ser los mejores padres, bueno hay que hacerlo una realidad.
Dejemos de soñar con ser Pastores de excelencia y convirtámonos en eso que soñamos.
Deja de soñar con tener una familia Feliz, trabaja para conseguirla!
Deja de soñar con tener unos hijos perfectos, trabaja para cambiarlos!
Deja de soñar con ser un lider popular, conviértete en el lider que Dios quiere que seas!
Hay veces que solo dejamos las cosas en sueños y hay sueños que siendo sinceros son egoístas que solo alimentan nuestro ego, nuestros sueños o metas que nos trazamos son solo para vanagloriarnos, iglesias inmensas, sueños que nos proyectaran a nosotros y no a Dios.

¿Que clase se sueño tienes tu?

Este año que comienza no te la pases planeando, sino REALIZANDO todo lo que Dios tiene para ti, deja de soñar con que Dios te habla y ponte a orar y veras que Dios te hablara sin dudar.

Hay veces que soñar implica NO HACER NADA, por eso no avanzamos, nos la pasamos soñando sin mover un dedo, solo nos quedamos con buenos propósitos, con sueños solamente.

Jueces 5:16
¿Por qué te quedaste entre los rediles,
Para oír los balidos de los rebaños?
Entre las familias de Rubén
Hubo grandes propósitos del corazón.

¿Por qué te quedaste entre los rediles,
Para oír los balidos de los rebaños?



CUANDO TENIAS QUE HACER ALGO, TE ESCONDISTE!!
Entre las familias de Rubén hubo grandes propósitos del corazón.

SOLO HAY ESO EN NUESTRAS VIDAS, GRANDES PROPOSITOS, GRANDES SUEÑOS, PERO SOLO ESO!!



Dios se quiere revelar mas a nuestras vidas y quiere hacer tantas cosas en nosotros pero no se las revelara a los que solo sueñan con las cosas sino a los que las hacen una REALIDAD.

Dios te bendiga.
Leer más...

sábado, 30 de octubre de 2010

«Los malos momentos pasarán»

“Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora…tiempo de llorar, y tiempo de reír…”, Ecl. 3:1 y 4


El momento que ahora estamos viviendo no será eterno, pasará de la misma manera en que el reloj deja pasar las horas. Dios tiene un tiempo marcado para cada uno de nosotros; un tiempo específico y cronometrado en el que Él se glorificará en nuestras vidas. Ese momento será especial y hermoso, con nuevos aires de libertad. Será tanta la felicidad que inundará nuestro ser, que el rostro nos delatará. Abriremos nuestra boca, publicaremos y testificaremos las grandes obras que ha hecho Dios… y que seguirá haciendo.
Es esperanzador y reconfortante saber que Dios no se olvida de las promesas que nos ha hecho; saber que no se duerme, que Él nos guarda. Nada hay que pueda detenerlo de lo que Él ha determinado hacer. Porque cuando nos dice que Él abrirá puertas y removerá piedras, no hay quien impida Su paso.
Por eso, debemos estar tranquilos y confiados; porque una de las características de Dios es su predominante fidelidad. No te desesperes, si Él ha dicho algo sobre tu vida lo cumplirá. Sólo espera, porque en Su tiempo descenderá su gloria cual nunca antes sobre tu vida. Entonces, no te cansarás de sonreír y agradecer, porque sabrás que ha llegado tu momento.
Leer más...

viernes, 29 de octubre de 2010

«Aprendamos del Desierto Florido»

“El justo florecerá como la palmera; crecerá como cedro en el Líbano”, Salmo 92:12

Una verdadera maravilla de la naturaleza es el desierto de Atacama, en Chile. Una vez al año este desierto se viste de esplendor. Es asombroso y milagroso ver cómo durante algunos meses, este desierto que es el más árido del mundo, se viste con las flores más hermosas. Una gran variedad de plantas de todos colores adornan lo que durante casi todo el año es un desierto seco y muy caliente durante el día y muy frío durante la noche.
Es difícil sonreír en medio del desierto y de la soledad. Es difícil mantenerse sereno cuando pasamos por un mar de problemas que nos abruman y amenazan con derrumbarnos. Sin embargo, aún en medio de ese desierto personal podemos ser como el desierto de Atacama y florecer. Podemos vestir de esplendor nuestro desierto si dejamos que de nosotros broten flores hermosas que no sólo nos embellezcan a nosotros, sino que también hagan felices a los que nos rodean. De la misma manera en que Dios permite que ocurra este milagro hermoso cada año, Él convertirá nuestra sequedad en estanques de aguas donde podamos refrescarnos y refrescar a otros. Podemos ser la palmera donde otros corazones cansados, tristes y solitarios puedan descansar y tomar sombra. Podemos ser un hermoso árbol frutal, donde las personas hambrientas puedan comer del fruto y saciar su hambre. Podemos ser esa palma de coco de la cual brota agua dulce y que hace que el alma sedienta se refresque. Nuestro Dios es tan maravilloso que permite que las cosas difíciles que nos pasan, nos fortalezcan. Tú puedes hoy decidir si quieres ser un desierto típico donde sólo hay temperaturas extremas de calor y frío, o ser un desierto florido del cual puedan surgir las más hermosas especies de flores con colores exuberantes y belleza indescriptible. Recuerda que en medio de nuestro desierto Él es el agua, el sol, la energía que hace que de nosotros puedan brotar las más bellas flores. Pidámosle a Dios que ese desierto no seque nuestra alma ni nuestros huesos, sino que más bien se convierta en un oasis no sólo para nosotros, sino también para los demás. Y que cuando los demás nos contemplen puedan ver el milagro maravilloso que Él ha hecho en nosotros.
Leer más...

jueves, 28 de octubre de 2010

Inténtalo Nuevamente

“Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, Y renueva un espíritu recto dentro de mí”
Salmos 51:10

Algo anda mal, tú lo sabes bien, no hay el mismo sentir en ti que en otros tiempos, todo te parece monótono, y el sabor de las cosas espirituales se va perdiendo poco a poco.

Seguramente dejaste de orar hace un tiempo, leer la Palabra se te hace aburrido y hasta cierto punto tedioso, haces un sobre esfuerzo para leer estas líneas, porque realmente no es de tu agrado en estos momentos de simpleza espiritual.

Tú sabes que las cosas no están caminando como debes de caminar, tú muy bien sabes que poco a poco te vas alejando de lo que un día estuviste tan pero tan cerca. En tu mente hay una intención fugaz de comenzar de nuevo, pero todo parece muy pesado y difícil de conseguir.

Estas muriendo espiritualmente poco a poco y eso hasta cierto punto te preocupa, pero el desgano y la falta de motivación ha hecho de ti, presa fácil del desanimo y falta de interés por hacer algo más que eso.

Por un momento recuerda tus mejores momentos, aquellos que marcaron tu vida, aquellos que te convencieron que estabas en el verdadero camino, aquellos que te hicieron por una vez en tu vida sentirte con un propósito de existencia, esos momentos que quisieras volver a repetir, pero que lastimosamente están muy lejos para ti, de volver a experimentar.

Aquellos momentos de adoración delante de su presencia en donde las lagrimas no faltaban, en donde tu corazón y espíritu se derretían frente a la presencia del Señor, esos momentos de Alabanza en los que te gozabas y sentías que explotabas de alegría, sonreías, saltabas, levantabas tus manos, simplemente eras libre.

Momentos en los que orabas y sentías como Dios te abrazaba, como la presencia del Santo Espíritu de Dios se hacía presente en esos lugares a solas contigo, aquellos momentos en donde mientras leías la Palabra las lagrimas de felicidad y de confianza brotaban de tus ojos al darte cuenta el amor con el que te amo el Señor.

Pareciera que todos esos momentos inolvidables que hicieron de ti una persona diferente, han desaparecido, ¿Por qué?, quizá por algún momento difícil que no quisiste superar, quizá por un fracaso sentimental o emocional con el cual permitiste que el enemigo te engañara y te llevara a la soledad. Quizá la espera por aquella petición tan anhelada que hasta el momento no ha llegado y eso te ha llevado a desconfiar de lo que Dios quiere y puede hacer en tu vida.

¿Qué pasa contigo?, ¿Por qué permites que el enemigo te saque ventaja?, ¿Por qué no haces nada por salir de eso y comenzar de nuevo?, NO ME DIGAS NO PUEDO, porque en Cristo TODO lo puedes, NO ME DIGAS NO QUIERO, porque Dios da el querer como el hacer.

Es hora de comenzar de nuevo, de levantarte e intentarlo nuevamente, tu puedes, Dios en ti puede hacer cosas maravillosas, no porque seamos merecedores, sino por su Gracia y Misericordia infinita, ¡Vamos!, ¡Arriba!

Todos aquellos momentos que un día experimentaste pueden volver a repetirse y aun ser mejores, solo basta que te rindas al Señor, que reconozcas tus debilidades y que permitas que El tome tu vida y te dé el aliento que necesitas para volver a comenzar.

No te creas indigno por todo lo que has hecho, no te creas inmerecedor de algo que Dios te quiere dar porque te ama, porque eres su hijo y porque eres propiedad suya. No te menosprecies mas, no creas en las mentiras del enemigo que te quieren hacer creer que eres un derrotado y un fracaso, tú no eres nada de eso, pero lo que si estoy seguro que eres en Dios es: MAS QUE VENCEDOR.

Con todo mi corazón te pido que no te rindas, que lo intentes una vez más, que no te des por vencido, que lo que Dios ha hecho en tu vida es más grande que cualquier otra cosa y por ello vale la pena intentarlo nuevamente, estoy seguro que Dios esta anhelando que lo intentes nuevamente, ¡Vamos!, ¡Por favor, Inténtalo Nuevamente!

Yo te invito a que lo intentemos nuevamente, a que nos paremos en el lugar que Dios quiere que estemos, que comencemos poco a poco a cultivar aquellos hábitos que descuidamos y que hoy Dios quiere que volvamos a restaurar, quizá será difícil, pero nunca imposible, quizá fallaremos, pero no nos rendiremos y lo intentaremos hasta ver lo que Dios ha prometido hacer en nosotros.
Hoy Dios te dice:

¡Inténtalo Nuevamente!

Autor: Enrique Monterroza
Leer más...

Cuida tu Corazón poniendo los ojos en Jesús

“puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios”.
Hebreos 12:2

En la vida nos enfrentaremos a un sinfín de circunstancias que querrán dañar nuestro corazón, situaciones que llevaran como objetivo golpear nuestro corazón para que de esa manera nos debilitemos y poco a poco nos alejamos del Señor.

Y es que a veces nosotros somos los que permitimos que eso ocurra, pues descubrimos nuestro corazón a cosas, situaciones o a personas a quien no tendríamos que descubrirlo.

Lo peor de todo es que al permitir que nuestro corazón sea dañado, nuestra actitud cambia, nuestros oídos se vuelven sordos ante la voz del Señor y nuestros ojos se fijan en lo que el hombre hace y no en lo que Dios puede hacer en una vida con corazón humilde.

Quizá tú fuiste dañado en algún momento, cuando por situaciones de la vida pusiste tus ojos en alguien a quien creías perfecto y digno de imitar, pero al ver como ese hombre o esa mujer fallo en algo, todo se te vino abajo y comenzaste a permitir que tu corazón sea contaminado por la voz del enemigo que te dice muchas cosas de las cuales ninguna es verdad.

Quizá tu líder o tu pastor en momento determinado no midió palabras y te dijo algo que te lastimo y eso daño tu corazón y ahora todo lo que él o ella haga o diga te es indiferente. Muchos hasta sean alejado de sus congregaciones al ser dañados en su corazón.

Y es que muchas veces cometemos el ENORME error de creer que cierta persona es perfecta y que jamás fallara. Ese es el error más grande que puede haber, puesto que todos tenemos un cuerpo corruptible, lo cual significa que estamos propensos a fallar, propensos a dejarnos llevar por nuestra naturaleza pecaminosa y de una u otra forma fallar.

Si algo me ha ayudado personalmente, es el hecho que jamás he puesto mis ojos en alguien en especial. Si bien es cierto en algunas etapas de mi vida admiraba la forma de servir de ciertos siervos de Dios, jamás permití que mi ojos estuvieran totalmente fijos en ellos, porque sabía que en cualquier momento me podrían defraudar, por tal razón decidí poner mis ojos solo en alguien de quien yo muy bien sabia que jamás me podría defraudar, el es Jesús.

Y es que por más que podamos buscarle defectos, jamás le encontraremos porque Él es PERFECTO, su caminar acá en la tierra también lo fue, y vino a enseñarnos que cuando una persona desde el corazón se propone a ser fiel a Dios en todo, se puede.

Hoy quiero invitarte a que renueves tu corazón delante de la presencia del Señor, que si los últimos días, semanas o meses has estado con tu corazón cruzado, permitiendo que el enemigo mine tu mente de tantos pensamientos negativos por el hecho de haber visto que alguien a quien tu admirabas fallo, puedas en esta hora volver tus ojos al único que jamás te fallara que se llama JESÚS.

No pongas tus ojos en un ser humano, mejor mira a Jesús Autor y Consumador de la FE, porque eso te ayudara para que puedas avanzar en tu vida cristiana y tu vida diaria, crecerás y tu fe cada día irá en aumento, no habrá nada que pueda hacerte desistir de este Camino, porque Jesús será tu modelo a seguir.

Si tu corazón ha sido dañado hoy te invito a que permitas que Dios pueda restaurarlo a totalidad, que pueda tomarlo y sanarlo a través de su dulce presencia, ve y busca del Señor, dobla tus rodillas y dile que lo necesitas, que necesitas que sane tu corazón, que quieres volver a sentir su linda presencia, que quieres tener nuevamente un corazón humilde y sobre todo que lo quieres agradar todos los días de tu vida.

Cuidemos nuestro corazón que cada día nuestra fe y nuestros ojos estén puestos nada mas en Jesús, que caminemos tratando de imitarlo y viviendo una vida que sabemos que le agradara, hagamos de Jesús nuestro modelo de vida.

¡Hoy Jesús quiere sanar y restaurar tu corazón si tan solo pones tus ojos en El!

Autor: Enrique Monterroza
Leer más...

No más lagrimas

“y enjugará Jehová el Señor toda lágrima de todos los rostros”
Isaías 25: 8b

Seguramente es duro y también difícil, las cosas no salieron como esperabas que salieran, todo se dio vuelta, nunca imaginaste que sería así. Pensaste que lo tenías bajo control y no fue así y ahora las lágrimas no dejan de fluir, te preguntas una y otra vez ¿Que fue lo que fallo?, ¿Por qué las cosas salieron mal?

Lagrimas inundan tu vida, día y noche, quizá nadie lo sabe, lloras a solas esperando de esa manera desahogarte, pero a solas para que nadie se entere que te afecto, con lagrimas en tus ojos observas el cielo y en una actitud de interrogación quisieras preguntarle a Dios ¿Por qué?

Lagrimas y mas lagrimas es el pan de cada día y tu actitud de derrota no se puede esconder, te sientes culpable por algo que no fue tu culpa, por algo que no iba a ser de otra manera, aun cuando tu hubieras hecho todo lo que pudieras, nada iba a cambiar, iba a ser siempre así como fue.

Una voz en el cielo se deja oír, es Dios mismo que ha visto todo lo que en tu vida a sucedido, como las cosas se fueron dando de esa manera, en muchas ocasiones quiso tomar parte de eso, pero por más intento que hubo de su parte de llamar tu atención estabas totalmente segada y sorda.

Esa voz del cielo que se deja oír en este momento dice: “No más lagrimas”, “No llores más”.

Dios se hace sentir, hay algo diferente en el ambiente, es algo sobrenatural y al mejor estilo suyo, con una paño de amor Dios seca cada lagrima, te ve al rostro y te dice que anhela ver una sonrisa, tus lagrimas vuelven a salir, la mano de Dios está sosteniendo tu barbilla observando tus ojos, mientras te dice: “Yo estoy contigo, estoy aquí”, tus ojos como cristal no dejan de brillar, nuevas lagrimas salen, pero estas no son tan amargas como las otras, estas lagrimas son de sentirse apreciada por Dios.

El Señor te mira y te dice: “Eres mi hija y yo soy tu Padre”; quieres decir algo, más un nudo en tu garganta no te lo permite, Dios te dice: “No necesitas decírmelo, yo puedo sentirlo”, lo abrazas fuerte y el consuela tu cabeza, como un Padre a su hija mas amada.

Te sientes segura, estas entre sus brazos, las lagrimas terminan de salir, hay un suspiro de tu parte como los hay después de buen momento de lagrimas y sollozos, suspiros de sentimientos aparecen, Dios acaricia tu cabello y te dice: “Tranquila todo paso, Yo hare nuevo todo”.

No hallas como agradecer, quieres hacer algo, necesitas hacerlo, pero Dios que te comprende como el Padre mas Amoroso que existe solo te dice: “No más lagrimas, no llores más”.

En este día Dios quiere que sepas que ya no quiere que sigas llorando y lamentándote, que Él tiene el control de todo y más aun del tiempo, no tienes de que preocuparte, El está contigo, que es tu Padre y que hará TODO nuevo.
Dios te dice hoy:

No más lagrimas, No llores más, yo hare NUEVAS todas las cosas

Autor: Enrique Monterroza
Leer más...

Hoy quiero comenzar de nuevo en Cristo Jesus

“Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia”.
Jeremías 31:3

En la vida luchamos diariamente con situaciones que no son de nuestro agrado, situaciones que no nos permiten ser felices a totalidad o que simplemente nos roban momentos de paz porque nos llevan a hacer cosas que realmente no quisiéramos hacer y que muy en el fondo de nuestro corazón quisiéramos cambiar.

Quizá en algún momento lograste estabilizar tu vida, lograste vencer aquello que tanto te incomodaba cuando llegabas delante de la presencia del Señor, aquello que hacía eco en tu mente cuando decidías tener momentos a solas con Dios, aquellos pensamientos que te atacaban tratando de desestabilizar tu vida intima con el Señor, mas sin embargo por alguna razón volviste a lo mismo, y eso ya se convirtió en un círculo, en donde te arrepientes, pasas un tiempo estable y luego vuelve al mismo error.

Y es que hay algunas áreas de nuestra vida que se tienen que ir restaurando progresivamente, quizá no será de la noche a la mañana, ni de una semana para otra, pero a pesar de ello, Dios está trabajando en nosotros y en especial en esas áreas que son un mal sabor de boca para nosotros.

Quizá ese proceso comenzó en tu vida, poco a poco comenzaste a vencer aquello que tanto daño espiritual te hacía, poco a poco comenzaste a dejar aquel habito maligno que lo único que hacía era acusarte delante del Señor. Por un tiempo te sentiste que por fin lo habías logrado, te sentiste seguro que ya todo había pasado y esa seguridad se convirtió en tu peor enemigo, ya que bajaste guardia y volviste al mismo error nuevamente.

Hoy quizá estás leyendo esto, confundido, triste y hasta cierto punto un poco enojado contigo mismo porque te dejaste vencer nuevamente por aquella área que creías superada.

Y es que nadie puede sentirse que ya lo ha vencido todo, pues cada día nos enfrentares a situaciones que ameritaran que estemos en guardia, que no bajemos ritmos y que sobre todo estemos apegados a nuestro Padre Celestial, porque de otra manera seremos presa fácil para el enemigo.

Y es que tampoco voy a negar que hay un sentimiento horrible que después de un tiempo de sentirte seguro, que ya todo había pasado y que por fin habías podido vencer esa área que te daba dolor de cabeza, vienes y nuevamente caes en el mismo error.

Ese sentimiento que ahora te invade, de fracaso quizá, de desesperación, de rendición y todo lo que te quiera llevar a no intentarlo mas no puede ser producido por Dios, pues Dios jamás te podría sentimientos de desanimo y derrota, al contrario, El siempre ha creído en ti porque te ve con ojos de amor.

Hoy quiero invitarte a que comiences de nuevo, a que no te des por vencido a que no creas que todo esta acabo o que nunca podrás vencer esa área, estoy seguro que en Cristo si la puedes vencer, dejándote tomar de la mano por El y estando apegado a El.

No creas que todo se ha acabado, no creas que eres un caso perdido, porque para Dios no hay caso perdido, El siempre tiene un oportunidad mas para ti, pero es necesario que esta vez no te confíes, que no creas que lo tienes todo bajo control, sino que al contrario, siempre dependas de El, que jamás te sueltes de su mano y sobre todo que mantengas esa comunión con El activamente y diariamente.

Hoy es necesario que lo intentes nuevamente, que comiences de cero, los errores son del pasado, ayer ya paso, el hoy es el que vale para que el mañana sea perfecto como Dios anhela que sea, ¡Levántate!, ¡No te rindas!, ¡Comienza nuevamente!

Quizá, sea difícil arrancar, pero si una vez pudiste, ¿Por qué no podrás nuevamente?, ¿Quién te ha dicho que no puedes, si con Cristo todo lo puedes?, además no estarás solo, Dios estará contigo en este proceso, solamente no te apartes de esa comunión con El, ¡Vamos! ¡Comienza nuevamente!

Dios te ve y mira en ti el potencial que hay para llevar a cabo muchas tareas para su beneficio, Dios quiere usarte pero para ello tienes que pasar por ese proceso en el cual El te moldeara exactamente como te necesita para esa determinada tarea, por lo tanto ¡Comienza nuevamente!

Quizá te cueste perdonarte, pero tienes que saber que cuando le pides perdón a Dios de corazón y sinceramente, Dios te perdona, entonces, ¿Por qué no te perdonas tu mismo?, perdónate ya, no te acuses mas, porque Cristo te pregunta: ¿Dónde están los que te acusaban?, El te toma de la mano y te levante y al ver que no hay nadie de los que te acusaban te dice: “Ni yo te acuso, ¡Vete y no peques mas!”.

Jesús no te acusa, al contrario, el te levanta y te da nuevas oportunidades, aprovecha esta nueva oportunidad para vencer y jamás volver a ser vencido, el enemigo te puede ganar una batalla, pero jamás te ganara la Guerra, porque tienes de tu lado a Jehová de los Ejércitos.

¡Vamos, Comienza de nuevo!

Autor: Enrique Monterroza
Leer más...

¡Si Dios lo dijo, lo hará!

“Y era Abraham de cien años cuando nació Isaac su hijo. Entonces dijo Sara: Dios me ha hecho reír, y cualquiera que lo oyere, se reirá conmigo. Y añadió: ¿Quién dijera a Abraham que Sara habría de dar de mamar a hijos? Pues le he dado un hijo en su vejez”, Génesis 21:5-7

No siempre lo que Dios promete y declara para nuestras vidas se cumple enseguida. Aunque se tarde lo que tanto esperas eso no significa que Dios se haya olvidado. Simplemente significa que el tiempo de Dios es diferente al nuestro. Pero hay algo seguro, Él usará todo para glorificarse y mostrarte su gloria. Recordemos la historia de Abraham y Sara. Ambos tuvieron fe, caminaron y actuaron en fe. Obedecieron las reglas, fueron fieles, pero el cumplimiento de la promesa que Dios les había hecho, no llegaba. Imagina las horas de aflicción, de preguntas y de nostalgia que ambos tuvieron. El que tengas fe no implica que no haya momentos en los cuales llores o te sientas desesperado. Eso nos pasa porque somos humanos y el reloj de Dios no cronometra el tiempo de la misma forma que el nuestro. Eso provoca que nos desesperemos.
Fueron muchos años los que esta pareja tuvo que esperar antes de poder tener en sus brazos a su hijo Isaac. El reloj biológico de Sara se había cumplido y por querer ayudarle a Dios, dañaron el proceso. Muchas veces por querer adelantarnos al proceso, lo único que logramos es salir heridos y encontrar más problemas. Pero, ¡qué bueno es Dios! Él tiene misericordia y nos ayuda en medio de cada proceso que pasamos, si se lo permitimos. Pasaron los años, y de repente, de forma milagrosa y desafiando a todas las probabilidades físicas y de edad, Sara y Abraham pudieron tener en sus brazos a Isaac, el hijo de la promesa. Ellos lograron ver que cuando Dios promete algo, lo cumple.
No sé por lo que estés atravesando, ni cuán doloroso te parece. No sé tampoco si has pensado abandonar la lucha o intervenir porque te encuentras demasiado desesperado. Hoy debes escoger seguir creyendo y hacer la voluntad de Dios, esperar a que sus promesas sean cumplidas no importa el tiempo que pase. Comparado con los años que tuvieron que esperar Abraham y Sara, es nada.
Hoy es un buen día para que le pidas a Dios que te dé las fuerzas para aguantar el proceso y esperar en Él. Aguantemos un poco más que la victoria puede estar muy cerca.
Leer más...

miércoles, 27 de octubre de 2010

«Seamos como el águila»

“Pero los que esperan al Señor tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán”, Isaías 40:31

¿Sabías que el águila sabe cuándo se acerca una tormenta? El águila se remonta a un sitio alto a esperar los vientos. Cuando la tormenta llega, extiende sus alas para que el viento le lleve por encima de la tormenta. Mientras que la tormenta está destrozando todo abajo, el águila vuela por encima de la tormenta. El águila no se escapa de la tormenta. Simplemente la usa para elevarse mucho más alto que ella. Las tormentas, los hornos de fuego, los vientos recios, inevitablemente llegarán a nuestra vida. “Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti”, Isaías 43:2
Dios nos advierte que pasaremos por muchas dificultades en esta vida, pero también nos promete que Él estará en cada una de esas situaciones con nosotros y es ahí, en ese momento decisivo y difícil, que tendremos que tomar una decisión trascendental: o nos quedamos en el centro de la tormenta, o usamos la fuerza del viento para impulsarnos hacia las alturas, sabiendo que si logramos llegar a los lugares altos estaremos a salvo, y no sólo eso, sino que podremos ver las maravillas que el Señor hará, no sin antes haber permitido que aprendamos la lección que Él quiera enseñarnos. En esos momentos necesitaremos más que nunca de la fe, ya que sin fe es imposible sobrevivir a cualquier dificultad; lo único que puede mantenernos sobre las alturas en medio de las pruebas, es precisamente la FE. Sólo así podremos comprender a quien acudir por ayuda en los momentos de tormenta. “Éstos confían en carros, y aquéllos en caballos; Mas nosotros del nombre de nuestro Dios tendremos memoria”, Salmo 20:7 ¿En quién estará nuestra confianza cuando venga la adversidad? Los que no conocen a Dios buscarán refugio en una institución, quizás pondrán su confianza en un amigo, en el esposo, los hijos, etc. Daniel 11:32 dice, “…más el pueblo que conoce a su Dios se esforzará y actuará”. Los que le conocen corren a Él, se refugian en Él, se sostienen sólo en Él, y no sólo eso, sino que se esfuerzan. Esforzarse: Empleo enérgico del vigor o actividad del ánimo para conseguir algo venciendo dificultades; y actúan, no sólo lo dicen, sino que lo hacen. Recuerda, sólo tienes dos opciones: o te quedas revoloteando debajo de las dificultades, envuelto en un mar de problemas, o extiendes tus alas y subes sobre la tormenta.
¡Tú decides!
Leer más...

«Un problema de familia»

Uno de los problemas más comunes en las escuelas hoy en día tiene que ver con el apoyo que los padres deben darle a los hijos. Muchos maestros anhelan que los padres se hagan presentes con sus hijos el máximo tiempo posible; aunque la mayoría de los padres sean trabajadores, deberían encontrar un poco de tiempo para dedicarlo a entender a los niños. Algunos padres no tienen tiempo para hablar con sus hijos durante la semana porque salen a trabajar desde muy temprano y sus hijos todavía están durmiendo. Cuando regresan del trabajo ya es muy tarde y los niños ya no están despiertos.
Hoy en día, es frecuente que ambos padres salgan a trabajar porque tienen que proveer el sustento de la familia. El no tener tiempo para sus hijos les causa angustia e intentan redimirse todas las noches cuando llegan a casa.
Esto nos hace reflexionar sobre las muchas formas en que las personas pueden hacerse presentes y comunicarse con otros. Algunas veces nos preocupamos tanto con la forma de decir las cosas que olvidamos lo principal que es la comunicación a través del sentimiento. Simples detalles como un beso pueden significar muchísimo más que regalos o disculpas vacías. Es válido que nos preocupemos por las personas, pero es más importante que ellas lo sepan, que puedan sentirlo. Para que exista la comunicación, es necesario que las personas "escuchen" el lenguaje de nuestro corazón, pues, en materia de afecto, los sentimientos siempre hablan más alto que las palabras.
Es por ese motivo que un abrazo o un beso, curan el dolor de cabeza, el raspón en la rodilla, el miedo a la oscuridad. Los niños tal vez no entiendan el significado de muchas palabras, pero saben registrar un gesto de amor.
Vive de tal manera que cuando tus seres queridos piensen en justicia, cariño, amor e integridad... piensen en ti. “Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis”, Juan 13:15
Leer más...

martes, 26 de octubre de 2010

«Bienvenidas las crisis»

“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados”, Romanos 8:28

Las crisis son enormemente valiosas para aquellos que buscan crecer en su vida espiritual. Ellas nos permiten conocer el verdadero estado de nuestra vida espiritual. Todos nos sentirnos fuertes y espirituales cuando la vida nos trata bien. En esos momentos, proclamamos nuestra lealtad al Señor y afirmamos nuestro compromiso para vivir conforme a su Palabra. Pero cuando vienen los problemas, la devoción y el compromiso desaparecen. En su lugar queda la pregunta tan frecuentemente escuchada en momentos de dificultad: ¿Por qué a mí?
En la crisis tenemos la oportunidad de vernos tal cual somos, de ver nuestras imperfecciones, nuestra falta de madurez, nuestra falta de santidad. Una condición indispensable para ser transformados espiritualmente es la de tomar conciencia de aquellas áreas que necesitan ser tratadas por el Señor. Mientras no vivamos situaciones que pongan a prueba nuestra fe, probablemente vivamos con una idea errada sobre nuestra verdadera condición espiritual. Tampoco seremos conscientes de la verdadera naturaleza de nuestras debilidades.
El apóstol Pedro en la última cena, afectado profundamente por las fuertes emociones del momento, proclamó confiadamente que daría su vida por Cristo. No dudaba de su devoción, ni de su compromiso. Sin embargo, cuando llegó la prueba, no alcanzó siquiera a confesar con su boca su lealtad al Mesías. ¿Cuál de los dos Pedros tenía más potencial para la obra? ¿El primero o el segundo? El Pedro derrotado había aprendido una valiosísima lección. No podía confiar en su propio entendimiento, ni en su propia valoración de su pasión espiritual.
Esta verdad nos deja dos lecciones importantes. En primer lugar, debemos ser cuidadosos con lo que proclamamos en tiempos de abundancia y bendición. Es fácil sentirse invencible cuando todo está a nuestro favor. En segundo lugar, debemos apreciar más el valor de las situaciones de crisis en nuestras vidas. Nadie disfruta al experimentarlas, pero qué buen fruto pueden dejar en nuestras vidas cuando no intentamos escondernos de ellas.
El reconocido consejero cristiano, Larry Crabb expresó: “Nuestra teología cobra valor solamente cuando sobrevive a los embates del dolor”.
Leer más...

lunes, 25 de octubre de 2010

¡Hay solución!

“Yo iré delante de ti, y enderezaré los lugares torcidos; quebrantaré puertas de bronce, y cerrojos de hierro haré pedazos; y te daré los tesoros escondidos, y los secretos muy guardados, para que sepas que yo soy Jehová, el Dios de Israel, que te pongo nombre”, Isaías 45:2-3

Muy a menudo queremos entrar por puertas por las cuales Dios no quiere dejarnos pasar, ya que si así lo hiciera estaríamos recibiendo un tremendo daño. Cuantas veces entramos por puertas que nos llevaron a destinos frustrantes, momentos amargos con consecuencias de las cuales todavía no logramos zafarnos, como aquella relación que nos dejó sólo heridas y golpes muy fuertes; aquel préstamo que tomamos pensando que era la respuesta de Dios y por el cual hoy vivimos amargados al no saber cómo saldar esa deuda; o aquella amistad que creíamos que era lo mejor del mundo pero que de repente nos traicionó, etc.
Una buena decisión, basada en los principios de la palabra de Dios, nos puede ayudar a entrar por una puerta que Dios abra para introducirnos a lugares deseados, pero una mala decisión basada en emociones, pasiones, circunstancias y caprichos nos puede llevar a un desastre.
Quizás hasta hoy eras tú el que intentaba abrir las puertas y nada sucedía. Pero hoy Dios te hace saber que Él irá delante de ti y lo que estaba torcido empieza a enderezarse. Quizás tu matrimonio se había torcido, tu vida espiritual había tomado un rumbo equivocado, tu vida familiar, personal o económica habían tomado un camino erróneo, pero hoy es el día para que le des lugar a Dios y dejes que Él enderece todo lo que se había torcido; y en el momento en que todo vuelva a estar en orden Dios ha de quebrantar y destruir aquellas puertas que te han impedido disfrutar de las riquezas abundantes de su Gloria, y lo que hasta este día te era imposible experimentar vas a empezar a experimentarlo de manera abundante.
Te invito a que le des el lugar, tiempo y espacio que Dios se merece en tu vida para que aquello que se había torcido vuelva a su lugar; ya basta de estar viviendo mediocremente, no fuiste diseñado para vivir en derrota, no fuiste diseñado para vivir esclavo del pecado, fuiste creado para experimentar los tesoros y las riquezas de Dios.
Leer más...

sábado, 23 de octubre de 2010

"No fuimos 33, sino 34"

“Entonces el rey Nabucodonosor se espantó, y se levantó apresuradamente y dijo a los de su consejo: ¿No echaron a tres varones atados dentro del fuego? Ellos respondieron al rey: Es verdad, oh rey. Y él dijo: He aquí yo veo cuatro varones sueltos, que se pasean en medio del fuego sin sufrir ningún daño; y el aspecto del cuarto es semejante a hijo de los dioses”, Daniel 3:24 y 25

“No fuimos 33, sino 34; Dios está con nosotros”, escribió en una de sus cartas Jimmy Sánchez, el minero más joven del grupo que fue el quinto en salir a la superficie. Otra de las cartas de los mineros que llegó a sus familiares los días previos al rescate, aseguraba que “el número 34 estuvo con nosotros desde el principio”. La milagrosa epopeya de los mineros chilenos, que estuvieron más de dos meses cautivos en las profundidades de la tierra, se encuentra llena de señales divinas que recuerdan la presencia de Cristo en este rescate, como una fuerza unificadora que mueve montañas.
Bajo el liderazgo espiritual del evangélico José Henríquez, durante su cautiverio involuntario el grupo se amparaba en la seguridad de que Dios estaba con ellos, lo que les dio fortaleza y esperanza durante los 69 días que permanecieron atrapados en la mina. No en vano, a su salida cada uno de los rescatados emergieron con una camisa que en el frente decía “Gracias Señor”, mientras en la parte trasera se leía “De Él sean la gloria y la honra”, así como la cita del Salmo 95:4, “Porque en Su mano están las profundidades de la tierra, y las alturas de los montes son suyas”.
La noche del 12 de octubre la mina San José entró a la historia de Chile y el mundo. A las 23:19 (hora chilena) después de un largo proceso de ajustes técnicos, Manuel González, el experto en rescates, iniciaba el descenso por el ducto que se realizó con la perforadora. “Ve en el nombre del Señor”, le dijo a González uno de los técnicos cuando comenzaba el descenso; 16 minutos después la cápsula tocaba fondo. Casi una hora más tarde se inició el ascenso.
La fotografía del minero apuntando al cielo y vistiendo una playera en la que estaba inscrito “¡Gracias Señor!” le dio la vuelta al mundo. Minutos después el presidente chileno se dirigía al mundo diciendo: “En primer lugar, quiero agradecer a Dios porque sin Él esto no hubiera sido posible”, dijo Piñera embargado por la emoción.
Leer más...

viernes, 22 de octubre de 2010

«El Milagro de los 33 Mineros en Chile»

“Porque en su mano están las profundidades de la tierra, y las alturas de los montes son suyas”, Salmos 95:4

Este versículo estaba impreso en la camisa que los mineros llevaban puesta cuando salieron a la superficie. Es la primera vez en la historia en la que unos mineros son rescatados después de tantos días: sin duda es un Milagro de Dios. Así, fueron saliendo uno por uno. El miércoles salió un minero, el número veinticuatro en ser rescatado; su nombre: José Henríquez, quien fungió como guía espiritual de los mineros. ¡Este hombre era creyente, un cristiano como nosotros!
En cada mensaje que enviaba a través de un video desde la mina pudimos ver cómo su fe estaba puesta en el Señor, cómo confiaba en que Dios los guardaría y que pronto estarían bien, ¡Que ejemplo de fe! No es fácil permanecer más de dos meses en una mina oscura, separado de todos tus seres queridos y de tu ambiente. Realmente se necesita fe para poder creer que todo iba a salir bien.
Muchos de nosotros nos quejamos por cosas tan pequeñas e insignificantes, sin darnos cuenta del valor que nos da el hecho de tener vida. Al oír varios testimonios de estos mineros y cómo ellos mencionan que tienen una nueva oportunidad de vida o que su vida ha cambiado después de este suceso, no puedo dejar de pensar sobre lo valiosa que es nuestra vida y lo poco que la valoramos como tal. Quizás ninguno de nosotros ha pasado por un momento como el que ellos pasaron, pero qué bueno es saber que a pesar de las circunstancias que estos hombres tuvieron que vivir, jamás dejaron de sonreír y confiar en que con la ayuda de Dios iban a salir a la superficie.
Hoy es un buen día para agradecer al Señor por el cuidado que ha tenido sobre estos hombres, pero más aun, por el cuidado que ha tenido de nosotros.
Leer más...

jueves, 21 de octubre de 2010

«Reflexión sobre los 33 mineros»

“Él nos libró del dominio de la oscuridad y nos trasladó al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención, el perdón de pecados”, Colosenses 1:13-14

El 5 de agosto la mina de San José, en Copiapó, Chile se derrumbó. A 662 metros bajo la superficie estaban treinta y tres mineros. Tras el derrumbe todos suponían lo peor. Doce días después, mientras se estaban haciendo las primeras perforaciones buscando los cadáveres, encontraron señales de vida. Milagrosamente los 33 mineros se habían refugiado en el taller, una zona de resguardo y seguridad. Eso les salvó la vida. Desde entonces comenzaron los trabajos de rescate y la perforación de la dura roca con metodología de la NASA, mientras la asistencia médica, psicológica y humanitaria trataba de mantener a los mineros controlados y estables.
Más de 70 días vivieron en la cueva, sin contacto con el sol. Perdieron la orientación del día y de la noche, la noción del tiempo, perdieron la conciencia de la realidad, los ojos se acostumbraron a la penumbra, los ritmos del cuerpo se adaptaron a esa situación de rigor, la convivencia era áspera, se cambiaron los códigos de conducta, se aceptaron acciones que en la superficie eran impensables. Y sobrevivieron. Por eso tomaron tantos cuidados al rescatarlos. La principal preocupación era que la subida no fuera traumática y que el efecto de la luz no les impactara negativamente.
El cambio fue absoluto. Pasaron de la oscuridad y humedad de la mina a la frescura, luminosidad y amplitud de la planicie. El reencuentro con las familias, los amigos, las cámaras de televisión, los regresaron a la realidad. Sólo quien sale de la oscuridad más absoluta puede disfrutar con plenitud de las ventajas de la luz. Es el mismo beneficio que nos dio Jesucristo cuando nos salvó. Vivíamos en un reino de oscuridad y habíamos perdido la conciencia. Y con su muerte en la cruz, Cristo nos rescató del hoyo donde vivíamos pensando que estábamos bien. Nos cambió la realidad, nos abrió la visión a una realidad luminosa y espiritual. Le dio sentido a la vida y nos liberó.
Leer más...

miércoles, 20 de octubre de 2010

«Dios pelea por nosotros»

“Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos”, Éxodo 14:14

En algunos momentos de la vida nos hemos encontrado peleando solos, nosotros contra el mundo. A pesar de que somos cristianos e hijos de Dios se nos olvida que las pelas no son nuestras, sino del Señor. Todos pasamos alguna vez por momentos en donde las circunstancias de la vida nos han llevado a tratar de pelear en nuestras propias fuerzas, a tratar de salir de nuestros problemas por nuestros propios medios, olvidándonos de que Dios pelea por nosotros. Ya no tenemos que ser independientes pues ahora dependemos de alguien que es lo suficientemente poderoso como para sacarnos de cualquier situación en la que nosotros mismos nos hayamos metido, quizás por nuestras malas decisiones, por nuestras alianzas equivocadas o simplemente porque alguien más nos inmiscuyó en eso. Pero lo importante no es en que estás metido o que estés pasando, sino el hecho de que HAY ALGUIEN QUE PELEA POR NOSOTROS.
Que no se te olvide que ahora tú tienes a alguien que se preocupa por ti, a alguien a quien le importas mucho, alguien que te ha amado con un AMOR ETERNO, alguien que a pesar de nuestras infidelidades permanece siempre FIEL, alguien que te da su protección y que NO TE DEJARÁ y que hará que todo eso que pasaste te ayude para bien.
Este día quiero recordarte que no eres tú quien peleará todas esas batallas que enfrentarás en la vida, sino que es DIOS MISMO QUIEN PELEA POR TI. Por tal razón, no te desanimes, no te quedes en el suelo, ¡Levántate! Y permítele a Dios tomar la posición que le corresponde y que sea Él quien de ahora en adelante pelee por ti en esa situación por la que estás pasando. Hoy Dios quiere tomar el control completo de tu vida y decirte: “YO peleo por ti”.
Leer más...

¡A reconocer lo Bueno!

Frecuentemente, ¿Ves lo negro en una hoja blanca? o ¿Miras una hoja blanca con un pequeño punto? ¿Cuál es nuestra tendencia? De ello depende la salud integral y el bienestar de nuestros hijos. Es muy importante fijarnos en lo bueno de nuestros hijos. Nunca nos imaginaremos cuánto daño causamos en ellos al decirles: ¡Todo lo hechas a perder!, ¿No puedes hacer algo bien? ¿Por qué no puedes ser como tu hermano? ¡Ni pareces mi hijo! ¡Eres igualito a los demás!
Debemos comenzar a trasmitir confianza a nuestros hijos, ayudándolos a edificarse a través de las palabras. Valora el potencial y la capacidad que aún está sin explotar en ellos y no exageres los problemas. Fijémonos en lo bueno que tienen nuestros hijos para que les ayudemos a sacar lo mejor.
¿Alguna vez te has puesto a pensar cómo se sintió Pedro el día que "Jesús mirándolo, le dijo: Tú eres Simón, hijo de Juan; tú serás llamado Cefas, que quiere decir Pedro?" (Juan 1:42). Pedro era un pescador, y el Señor lo había llamado a ser su discípulo. Después de la gran confesión que Pedro hizo, declarando que Jesús era el Mesías, Jesús le dijo: "Yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella" (Mateo 16:18). Cuánta confianza estaba dando Jesús a un pescador que no había ido a la escuela, que tenía problemas de carácter y que incluso lo negaría tres veces más adelante.
¿Sabes por qué Jesús le demostró tal confianza? ¿Tú, como padre, volverías a confiar en Pedro después de haberte traicionado? ¡Jesús lo hizo! Y lo hace contigo y conmigo también una y otra vez. Porque ha puesto Su confianza en ti como padre. ¿Eres digno de confianza? Pero Él aún así ha depositado SU confianza en que haremos bien esta tarea, y eso nos alienta. Así que, confía en tu hijo de la misma forma en que el Señor está confiando en ti.
Leer más...

martes, 19 de octubre de 2010

«10 consejos para vivir bien»

1- CUIDA LA ACTITUD. La felicidad es una elección que puedo hacer en cualquier momento y en cualquier lugar. Mis pensamientos son los que me hacen sentir feliz o desgraciado, no mis circunstancias. Sé capaz de cambiarte a ti mismo y el mundo cambiará contigo.
2- CUIDA EL CUERPO. Una postura adecuada genera una disposición feliz. Mira hacia arriba y sólo podrás reír, pues no conozco a nadie que haya podido llorar en esa postura.
3- DISFRUTA EL MOMENTO. La felicidad no está en los años, meses, semanas, ni siquiera en los días. Sólo se puede encontrar en los momentos. Además, la vida siempre nos sorprende, así que aprende a vivir el presente sin ninguno de los traumas del pasado ni las expectativas del futuro. Disfruta de cada momento.
4- ACEPTA TU PROPIA IMAGEN. Debemos aprender a amarnos así como somos. Creer en ti mismo da resultados. El camino más difícil es el camino al interior, pero al menos una vez en la vida, debemos recorrerlo.
5- ALCANZA LAS METAS. ¿Sabes cuál es la diferencia entre un sueño y una meta? Una meta es un sueño con una fecha concreta para convertirse en realidad. Un sueño es sólo un sueño, algo que está fuera de la realidad. Así que atrévete a soñar, pero atrévete también a lograr que esos sueños se hagan realidad.
6- CUIDA EL HUMOR. La sonrisa es muy importante para mejorar la autoestima. Dicen que una sonrisa cuesta menos que la electricidad, pero da más luz. Además, con cada sonrisa siembras una esperanza.
7- OTORGA EL PERDON. Mientras tengas resentimientos y odios, será imposible ser feliz. Lo maravilloso del perdón no es que libera al otro de su eventual culpa, sino que te libera a ti de un sufrimiento.
8- PRACTICA EL DAR. Uno de los verdaderos secretos para ser feliz es aprender a dar, sin esperar nada a cambio. Si das indiferencia, recibirás indiferencia, pero si das amor, recibirás invariablemente amor.
9- CUIDA LAS RELACIONES. La sinergia es unir fuerzas y caminar juntos para conseguir cosas. Siempre que dos o más personas se unen en un espíritu de colaboración y respeto, la sinergia se da en forma natural. Entiende a las personas que te rodean, quiere a tus amigos como son, sin intentar cambiarlos, porque cuando te sientas mal, el verdadero amigo estará allí para apoyarte. Así que cultiva tus amistades, son gratis. La amistad no puede basarse en condiciones.
10- TEN FE. La fe crea confianza, nos da paz mental y libera al alma de dudas, preocupaciones, ansiedad y miedo. Pero no te asustes cuando dudes, pues bien decía Miguel de Unamuno: “Fe que no duda es fe muerta. Convicción es la verdadera fe, tanto en lo divino como en lo humano”
Leer más...

lunes, 18 de octubre de 2010

«Vuelve a levantarte »

“Porque siete veces cae el justo, y vuelve a levantarse; mas los impíos caerán en el mal”, Proverbios 24:16

Tú no naciste para quedarte tirado en el piso, tú no naciste para estar caído el resto de tu vida; no creas que porque las cosas no te salieron bien esta vez no te han de salir bien nunca. Nick Vujicic es un joven que no tiene brazos ni pies y vive una vida de aventuras, lleno de fuerza, de motivación y con nuevas expectativas cada día; al principio le costó aceptar su realidad, pero en el momento en que se determinó a salir adelante intentó una y otra vez balancearse con sus dos muslos y de esa manera caminar; pero entre más lo intentaba, más se caía, hasta que llegó el momento en que logró mantenerse firme y no caerse más.
Tal vez has intentado de muchas maneras no caer en la mentira, en la depresión, en el desánimo, y en muchas cosas más pero, cuando más intentas salir adelante de aquello que te imposibilita soñar, crecer y ser mejor en la vida te deslizas a tal punto que ya no sabes si volverlo a intentar. Pero, en este momento te digo: ¡VUELVE A LEVANTARTE!
No importa cuántas veces lo has intentado, no importa aun aquello que las personas hicieron contra ti al volverse un tropiezo en tu vida y hasta tirarte al piso con su desprecio, abuso, insultos y toda clase de mal que hicieron contra ti; es tiempo de que te VUELVAS A LEVANTAR. Quizás en el pasado trataste de levantar tu vida espiritual, tu matrimonio, tu economía, tu relación con tus padres, pero lastimosamente nada salió bien porque lo hiciste con tus fuerzas o buscando un beneficio propio sin querer honrar el corazón de Dios, pero este es el momento para que VUELVAS A LEVANTARTE; no todo está perdido, no te puedes rendir en el camino de la vida, si Dios te creó es para que salgas adelante, es para que te levantes de donde has caído. Si renunciaste a todo lo que hacías ya Dios te perdonó, es tiempo de cambio, es tiempo de incorporarse y de VOLVER A LEVANTARSE, ¿Cuándo te piensas levantar de ahí? Muchos están esperando a que otros lo levanten, pero no se trata de que otro pueda ayudarte a levantarte sino más bien de que tú quieras levantarte de donde estás. No importa las veces que hayas caído, lo que realmente interesa son las veces en que te has levantado para no volver a caer en lo mismo.
Te invito a que te aferres a su Palabra la cual declara que aunque caigamos muchas veces, Dios nos da la fortaleza para volvernos a levantar.
Leer más...

domingo, 17 de octubre de 2010

Educación y valores



“El objetivo de la educación es la virtud y el deseo de convertirse en un buen ciudadano”. Platón.

Abramos los sentidos y preguntemos a nuestros corazones qué es la educación. Porque los tiempos están cambiando muy deprisa y la educación quedó estancada en formas de superficie sin fundamentos que la mantengan. Porque, por ejemplo, a todo le llamamos música; confundimos la emoción con el mensaje del corazón, y el sollozo es a veces fruto del egoísmo más que de la necesidad. Hemos convertido la cultura en multitud de dogmas llamados tradición, y hay nuevas culturas que para sobrevivir necesitan que vivamos su culto… Entonces ¿dónde están las aulas de aprendizaje? Pienso que donde siempre: la naturaleza siempre viva, fiel a sus ciclos aunque destrozada por los seres humanos. Hemos inventado las guerras, como también las crisis; hemos perdido el Norte —que sólo hay uno— y cambiado este por metas tan temporales como una vida en la Tierra que no siembra hoy para dar de comer a los de mañana…

Hemos cambiado responsabilidad por comodidad, y la propia voluntad se mide ahora con palabras como moda, afición, desaliento, aflicción. Parece que el paso del tiempo, en vez de recordarnos lo aprendido en el pasado, preferimos vivir el escaparate cambiante pero piramidal con etiquetas como democracia, globalidad, justicia… Pero los valores eran verdes y se los comió un burro.

La Utopía de Tomás Moro (1516) todavía hoy nos sería de gran referente para el cambio. Un claro ejemplo de convivencia, trabajo y respeto apuntan sus páginas. Mas hoy, el divide y vencerás está servido, porque las masas nos juntamos más para escaparnos de las propias vorágines que para solucionar viendo de cara los problemas. Nos dejamos llevar fácilmente y parece que cada vez somos más la hoja del árbol que el tronco aplomado y sereno. No reconocemos los vientos del cambio porque requieren mucho desapego y esfuerzo. Las fuerzas políticas son un burdo escaparate de benevolencia por interés, cuyo precio pagamos la mayoría permitiendo la desigualdad en vez de la equidad. La educación no es una buena inversión porque sólo genera gastos pero no ingresos. No obstante, cuando una sociedad destina poca o nula importancia a la educación, ¿hacia dónde va? Esto sólo la ignorancia lo sabe; porque estamos demostrando que no vemos las cosas hasta que las tenemos encima y ya es demasiado tarde poder cambiarlas.

Pero… ¿y si aplicamos la buena voluntad en nuestras vidas? ¿Si, en vez de creer lo que nos dicen los medios de comunicación, incluso los ególatras y otros vendedores de tres al cuarto miramos en nuestro interior? ¿Y si creemos que la mayoría realmente quiere la paz? ¿Y si reconocemos que estamos inmersos en una guerra mundial psicológica y económica que podemos parar? Para todo ello será necesario el esfuerzo consensuado; también volver al valor del dictado de las conciencias, y comenzar a ver la enseñanza como instrumento de la educación. Pero una enseñanza que defienda que todo en la vida forma parte del aula del aprender. Que toda circunstancia nos enseña, y permite elegir si queremos ser libres o vender nuestra voluntad en beneficio de unos pocos y detrimento de muchos. Para ello, creo sinceramente que la solución debe venir desde lo social, cuyo compromiso con los valores éticos debe ser un hecho in crescendo vivido. La educación, además de un derecho es un bien común. Un bien que poco interesa a quien mueve los hilos, porque así las personas educadas son pensantes y dejan de ser pensadas. “El objeto de la educación es formar seres aptos para gobernarse a sí mismos, y no para se gobernados por los demás”. Herbert Spencer.

La educación proporciona al ser humano el reconocimiento y desarrollo de la creatividad. La educación debe ser axial para que su efecto sea integral. A través de los tiempos, la humanidad ha sabido rehacerse y seguir avanzando en el camino de su evolución, pero, al igual que la naturaleza tiene sus ciclos, nosotros hemos creado unos propios, que de tiempo en tiempo nos amenazan con la autodestrucción. Es evidente que aprendemos más desde el sufrimiento que desde la conciencia. Con lo cual, la educación debería ser el denominador común de cualquier actividad o forma de vida. Con educación se entiende el respeto, con respeto se llega a los demás y a uno mismo. Nunca hemos dejado de tener el camino claro; pero sólo hemos decidido hablar de él sin hacerlo.

Si la vida es, entonces, la escuela, ¿dónde están las escuelas que preparan a nuestros jóvenes para la vida? Una vez salen de la escuela, quizás llenos de conocimientos, pero, ¿qué son éstos sin cimientos? No puede haber altruismo cuando se enseña la competitividad. No puede haber amor cuando se enseña desde el egoísmo, partidismo, etc. “El principio de la educación es predicar con el ejemplo”, Anne Robert Turgot.

Sería interesante, provechoso y necesario volver a creer en la capacidad que tenemos inherente de cambiar. Porque lo que nos cuesta es cambiar por convicción propia, y hoy en día los cambios se sobrevienen sin control, producto del desafuero establecido. La educación debiera ser la prioridad de cualquier estado o nación; como también de cualquier padre, profesor o alumno. Porque la educación es una puerta que nos abrimos hacia el horizonte; educación es la palabra de bienvenida hacia el significado de vivir la utopía desde una sola humanidad. La educación no tiene fronteras y es fragancia de libertad, fraternidad y verdadero amor.

Emig


 

Blogalaxia Tags:




Etiquetas: , , , , , , ,
Leer más...

sábado, 16 de octubre de 2010

¿Con cuáles pensamientos estás luchando hoy?

“Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él”, Prov.23:7

Día a día luchamos con nuestra mente, con nuestros pensamientos; la mayoría tenemos pensamientos de dudas, de críticas hacia nosotros mismos, de condenación, de inseguridad, de falta de aceptación, entre otros. Esos pensamientos hacen que te conviertas en lo que piensas. Hay una historia que es aplicable a los pensamientos: Un viejo indio estaba hablando con su nieto y le decía: “Me siento como si tuviera dos lobos peleando en mi corazón. Uno de los dos es un lobo enojado, violento y vengador. El otro está lleno de amor y compasión.” El nieto preguntó:” Abuelo, dime ¿cuál de los dos lobos ganará la pelea en tu corazón?” El abuelo contestó:”Aquel que yo alimente”
Así mismo funciona con la mente, de ella sale lo malo y lo bueno, todo es cuestión de pensamientos. Jesús en una oportunidad dijo: “Porque de adentro, del corazón humano, salen los malos pensamientos. Todos estos males vienen de adentro y contaminan a la persona” (Marcos 7:21-23).
Tú y yo podemos elegir la clase de pensamientos que queremos tener. Si tú vives pensando de manera negativa, terminarás siendo la persona que no quieres. Tus decisiones marcan tu destino. El pensamiento negativo destruye tus sueños, trae ruina y miseria; en cambio, un pensamiento positivo te ayuda a construir tus sueños y te da la paz y el gozo que tú buscas. Para salir de los pensamientos negativos necesitas tomar algunas decisiones en tu vida. Hazte las preguntas:
¿Los programas de TV que veo me edifican? ¿Los libros o periódicos que leo contribuyen a mi crecimiento? ¿Evito escuchar la queja, el chisme, la crítica, la murmuración de otras personas? ¿Evito andar con pesimistas y malas compañías?
Cada una de estas preguntas se refiere a las amenazas externas, ya que parte de nuestro negativismo proviene del medio ambiente que nos rodea. Pero, no es sólo el medio ambiente el que te puede afectar, sino que tú eres tu mayor enemigo. Tus pensamientos son: “nadie me ama”, “ni yo mismo me soporto”, “Dios se cansó de mi”, “la vida es injusta conmigo”, “no sirvo para nada”, entre otros. ¿Piensas que tu pasado es igual que tu futuro? o ¿Piensas que tu futuro es mejor que tu pasado? ¿Piensas que tus fracasos y decepciones van a continuar? o ¿Piensas que victorias y logros están por comenzar? Todo es cuestión del pensamiento, y mis pensamientos generan actitudes y mis actitudes crean acciones. Para cambiar de pensamientos necesito aprender a guardar mi corazón y a enfocarme en lo que es bueno, puro y agradable. “Cualquier hecho que estemos enfrentando no tiene tanta importancia como nuestra actitud hacia él. La actitud es la que determina el éxito o el fracaso. La manera en que usted piensa puede derrotarlo antes de poder hacer algo al respecto.” Norman Vincent Peale
Hoy es un buen día para comenzar a entrenar tu mente con pensamientos positivos; te invito a que te tomes 10 minutos para escribir todos los pensamientos que Dios tiene para ti y comiences a llenar tu mente de sus afirmaciones.
Leer más...

viernes, 15 de octubre de 2010

Entonces, ¿Qué hago si estoy enojado?

Mucha gente tiene esta idea poco realista de que los cristianos se supone que no se enoja. No sé de dónde sacaron eso, pero es muy divertido cuando todo el mundo espera que seamos oh tan agradable, mientras que todo el mundo puede explotar en cualquier momento la indignación que quieren.

Lo que muchos se niegan a reconocer es la gran cantidad de versos en la Biblia donde Dios no le importaba su pueblo está enojado. El Libro de los Salmos está lleno de una amplia gama de emociones humanas y uno de los temas recurrentes que me di cuenta, aparte de los elogios de costumbre la desesperación y la esperanza es la inclusión de oraciones enojado. Uno de los que yo voy a citar a continuación. Este es de los Salmos 83: 13-15:

13 Haz que como rodadora, oh mi Dios,
como el tamo delante del viento.

14 Así como el fuego consume el bosque
o una llama conjuntos de las montañas en llamas,

15 para perseguirlos con su tempestad
y aterrorizarlos con su tormenta.

El verso no suena muy enojado cuando usted lo lee así. Pruebe con otra versión y ver por ti mismo:

¡Dios mío! Lo he tenido con ellos!
Golpe a la basura!
Tumbleweeds en el desierto de residuos,
palos carbonizados en el quemado sobre el fondo.
Elimina el derecho de aliento de ellos, por lo que son sin aliento
para respirar, jadeo, "Dios."
Llevarlos hasta el final de su cuerda,
y los dejan allí colgando, impotente.
Entonces van a aprender su nombre: "Dios,"
el único y verdadero Dios Altísimo en la tierra.


Usted ve, muchos de nosotros nunca han sido lo suficientemente molesto como para orar para que Dios perseguir a nuestros enemigos y asustarlos más allá de su ingenio. Sospecho que en su mayor parte, son simplemente molesto con algunas personas y nunca realmente quiere Dios para derribar como el escritor de este Salmo oró.

Pero ¿por qué permite Dios que tales salmos enojado que se incluirán en la Biblia? ¿No es la Biblia supone que el buen libro? No soy un experto pero tengo el presentimiento de que Dios lo permitió, porque la capacidad de sentir una amplia gama de emociones y tener la elección de qué hacer con esas emociones son las marcas distintivas de nuestro libre albedrío y de la humanidad. Quería decir que tengamos una elección.

Efesios 4: 26 nos da sabios consejos.

  • Si se enojan, no pequen: No deje que el sol se ponga estando aún enojados ...

Enojarse puede no ser tan malo en absoluto. A veces incluso puede conducir a ser muy apasionado por algo bueno y noble. Es lo que haces con esa rabia que explica la diferencia rayita.
Leer más...

Mujer de Fortaleza

Una mujer fuerte trabaja cada día,
El orgullo en su apariencia que retrata,
Pero una mujer de fortaleza se arrodilla a orar,
Mantener su alma en forma, Dios a la cabeza.

Una mujer fuerte no teme a nada,
Mirando hacia el futuro a los desafíos de cada día traerá,
Mujeres de mostrar el valor de la fuerza en medio del miedo,
Conocer el triunfo por la fe, porque el Señor está cerca.


Las mujeres fuertes no deja que nadie lo mejor de ellos,
Tan hábil en la defensa, incluso si tienen que fingir,
Sin embargo, una mujer de fortaleza da lo mejor para todos,
Sabiendo que es ungido con la sangre del Unigénito.

Una mujer fuerte comete errores y evita la misma para mañana,
Negarse a tomar el tiempo mirando hacia atrás con temor y tristeza según Dios,
La mujer de fortaleza se da cuenta de los errores de la vida no importa cuán delgado,
Si bien gracias a Dios por las bendiciones que ella aprovecha de ellos.

Una mujer fuerte camina seguro footedly sin duda en su mente,
Una vez más, no importa qué, no voy a cometer este error por segunda vez,
Pero una mujer de fortaleza sabe que Dios la captura cuando se enamora,
Así que cuando una situación se plantea de nuevo, ella no tiene miedo de contestar la llamada.

Una mujer fuerte viste la mirada de confianza en su rostro,
Siempre haciendo lo que sea necesario a fin, buscando sólo el primer lugar,
La mujer de fortaleza compite con un sentido emocional de la gracia,
Entender que es más importante para ejecutar una carrera llena del Espíritu Santo.

Una mujer fuerte tiene fe en que para el viaje que va a tener suficiente,
No importa qué tan desigual del terreno o los caminos que se rocoso y áspero,
Una mujer de fortaleza sabe que en el viaje que va a ser fuerte,
Y el amor de Dios es para siempre con ella, no importa cuán difícil o largo plazo.


- Se utiliza con permiso -
© 2006 por Lucas de Pascua y Mejillas Dee
Leer más...

No eres el único que se desanima

Hay momentos de desánimo, momentos de enfriamiento, de cierta pasividad que son comunes en la vida de los que seguimos a Cristo. Te levantas y siempre tienes algo que hacer antes de tu devocional, cuando inicialmente ocupaba el primer lugar. De prisa vas en el carro afanado, repitiéndote una oración que oras tan mecánicamente, como si no hubieras orado nunca.
No eres el único que pasa por esto. Pero tampoco te puedes quedar allí porque si hay algo en ti que te hace sentir vacío por falta de comunión con Dios, es el Espíritu Santo. Eso es señal de que no estás solo y que Dios sigue a tu lado reanimándote para que no desmayes.
Cuando nos dejamos llevar por lo que vemos, nuestra fe mengua, nos desanimamos. Por eso, no te desanimes. “Velad y orad”, dice la palabra porque el espíritu está dispuesto aunque la carne sea débil… ¡hazlo! No te dejes dominar por tu carne, por tu cansancio, por tus pensamientos, por el que dirán. Dios nos dio un espíritu de dominio propio. ¡Hazlo!
Ora, empieza de nuevo tu cuidado personal, cambia de relaciones que te apartan de Dios, inicia una nutrición espiritual adecuada, vuelve a la iglesia donde Dios te mostró su gloria, quiérete, arréglate, “despierta tú que duermes y vuelve a mí, que yo me encargo”, te dice Jesucristo, el amigo que no falla.
Así dice el señor: “Buscadme y me hallarás, encomienda a mí tus caminos y yo enderezaré tus sendas, aléjate del mal y sé sabio, porque hoy empieza tu mañana”. Amigo, hermano, ora, buscad a ese amado Dios que un día descuidaste; Él sigue allí, renueva tu promesa de fe, y entrégate en cuerpo y alma para que tu nombre no empiece a verse borroso en el libro de la vida.
Leer más...

jueves, 14 de octubre de 2010

«Carta de un muerto»

“…Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones…”, Heb. 3:15

¿Qué sucede? No entiendo, sólo sentí un dolor fuerte en la cabeza, mareos... y ahora estoy tan confundido. ¿Qué pasa? ¿Por qué mi esposa corre y llora? Dicen que morí, pero no, estoy aquí, pero ellos no me ven y no puedo abrazarlos. ¡Oh! Ya veo, están trasladando a alguien en una carroza fúnebre, soy yo mismo, que extraño. Veo a mi familia con gran dolor, todos lloran, pero yo sólo veo, ya no siento dolor ni tristeza, es como ser un espectador.
Pasan los días, mi familia regresa a casa sin mí, les he dejado un gran vacío. Ya alguien ocupa mi puesto en el trabajo, todo vuelve a ser como antes, corren, atienden llamadas, hacen pagos, envían documentos, firman planillas; en fin, es como si nunca hubiese faltado yo, que bien, algunos compañeros se acuerdan de mí a ratos y lamentan que ya no esté.
Sin embargo, en mi familia el vacío persiste, mi esposa llora, está confundida, no sabe qué hacer sin mí, mi hija pequeña pregunta: ¿Dónde está papá? y mi esposa le dice que en el Cielo. Mi hija mayor acaba de comprender dolorosamente lo que es la muerte, no deja de llorar, no quiere ir a clases, no se puede concentrar, tampoco come. Mi perro se paró en la puerta y de ahí no hay quien lo saque; come, bebe agua y regresa a su puesto de espera. Pasa el tiempo, mi hijo cumple cuatro años y yo no estoy, él se aferra a su mamá, se ha vuelto tímido y retraído, no hay una figura paterna para él, ya papá no está... Mi hija, ya de 11 años, casi no habla, a veces su mamá la encuentra llorando, bajó mucho las calificaciones y no muestra interés por nada. Mi querida esposa, con toda la carga sobre sus hombros, la responsabilidad de los hijos pequeños, tiene que sonreír a los niños para darles fortaleza.
Ya pasó un año y todo sigue igual; en casa el vacío, la tristeza. En la empresa donde trabajaba ya nadie me nombra y todo sigue igual sobre la marcha. ¿Sabes qué dijo el forense? Que morí por estrés, en mi cerebro reventó una vena por una subida de tensión que me dio, cuando me llamaron de mi trabajo y me dijeron que de los 10 camiones que solicité sólo llegaron 7. Todo acabó. Ahora me doy cuenta que para la empresa que trabajas siempre serás uno más, completamente reemplazable en cualquier momento, pero para mi familia era único e irreemplazable. Ahora me he dado cuenta que mi mejor empresa siempre fue mi familia… Mi querida familia.
Por favor dedícate a lo que de verdad es importante; todos necesitamos un trabajo que nos permita cubrir nuestras necesidades básicas, pero no te entregues a una empresa, entrégate a tus seres queridos. Abraza a tus hijos, visita a tus padres, besa a tu esposa, llama a tus amigos, es a estos seres a quienes de verdad les harás falta cuando ya no estés. No esperes a que sea demasiado tarde.
Leer más...

miércoles, 13 de octubre de 2010

Fácil contra Difícil

Muchas veces nos levantamos pensando que la vida es difícil, que no lograremos salir adelante, que todo a nuestro alrededor parece estar en nuestra contra. Pero olvidamos dar gracias por TODO aquello que sí tenemos: vida, salud, familia, bienes, etc. Tal vez lo que en realidad necesitemos sea un cambio de actitud para ver lo que es verdaderamente difícil, en nosotros:

Fácil es juzgar los errores de otros…
Difícil es reconocer nuestros propios errores.
Fácil es herir a quien nos ama…
Difícil es curar esa herida.
Fácil es perdonar a otros…
Difícil es pedir perdón.
Fácil es exhibir la victoria…
Difícil es asumir la derrota con dignidad.
Fácil es soñar todas las noches…
Difícil es luchar por un sueño.
Fácil es orar todas las noches…
Difícil es encontrar a Dios en las cosas pequeñas.
Fácil es decir que amamos…
Difícil es demostrarlo todos los días.
Fácil es criticar a los demás…
Difícil es mejorar uno mismo.
Fácil es pensar en mejorar…
Difícil es dejar de pensarlo y realmente hacerlo.
Fácil es recibir…
Difícil es dar.

¿Verdad que la vida no es tan difícil?
¡Hagamos fácil lo difícil y disfrutemos la vida cada día!
Leer más...

El varón: sacerdote del hogar, cabeza de la mujer, padre de familia

“Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra”, Gén. 1:27 y 28

El hombre fue creado a imagen de Dios con un propósito, con una serie de obligaciones: Fructificar, Multiplicarse, Sojuzgar, Señorear. De esto se desprenden las obligaciones del varón: como siervo de Dios, en el trabajo, hogar, esposa, hijos, administrador, etc.
COMO PADRES, su responsabilidad es:
Enseñar: “Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes”, Deuteronomio 6:6 y 7
Guiar: “Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él”, Proverbios 22:6
Proveer: “…y no os seré gravoso, porque no busco lo vuestro, sino a vosotros, pues no deben atesorar los hijos para los padres, sino los padres para los hijos. Y yo con el mayor placer gastaré lo mío, y aun yo mismo me gastaré del todo por amor de vuestras almas, aunque amándoos más, sea amado menos”, 2ª Cor. 12:14 y 15
Criar: “Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor”, Efesios 6:4
Gobernar: “…que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad…”, 1ª Tim. 3:4
Amar: “…pero el amor cubrirá todas las faltas”, Proverbios 10:12

Ser padre no es tarea fácil. Sólo el señor Jesucristo te puede ayudar a cumplir como sacerdote del hogar, como esposo y como padre.
Leer más...

martes, 12 de octubre de 2010

«Regocijémonos y seamos agradecidos»

“Y ahora nuestra alma se seca; pues nada sino este maná ven nuestros ojos”, Núm. 11:6

Cuando el pueblo de Israel caminaba por el desierto comenzaron a quejarse por la falta de carne y de alimentos recordando la vida que habían dejado en Egipto. Seguro que debió haber sido difícil el largo viaje por el desierto, teniendo sólo un horizonte interminable alrededor y la duda de no saber si la dirección en la que caminaban era la correcta. Con un cielo abierto por techo, con una tierra ardiente por patria, la prueba del desierto se volvía más dura cada día y el pueblo de Dios comenzó a añorar su tiempo como esclavos en Egipto. Aun así, cada día, Dios enviaba en medio de este desierto el maná, que era una especie de semilla que el pueblo molía y cocía para luego hacer tortas y poderse alimentar. Su sabor era como de aceite nuevo. No obstante el pueblo lloraba por carne.
Muchos de nosotros debemos recorrer desiertos a lo largo de nuestras vidas, algunos más largos que otros, algunos más difíciles y accidentados que otros, pero todos con un final y un propósito. El Señor permite estas pruebas por razones que sólo Él conoce, pero en medio de ellas muchas veces nos olvidamos del alimento divino que Dios cada día nos provee: su Palabra, la oración, el perdón, la comunión con la familia, etc.; todo esto tiene sabor a aceite nuevo. Aún en medio del desierto Dios tiene misericordias nuevas para nosotros cada día. El pueblo de Israel añoraba las cosas que disfrutaron estando en esclavitud, en vez de anhelar la leche y la miel que Dios les había prometido después del desierto. Si ponemos nuestro corazón en las cosas que disfrutábamos ayer y deseamos nutrir nuestra alma con eso, ésta se comenzará a secar. El pueblo de Israel se lamentaba: ¿quién nos diera a comer carne? Una súplica que ni siquiera estaba dirigida al Señor. Nosotros debemos ser diferentes, debemos decir en medio del desierto:

¡Señor, mi alma se llena y se regocija, porque nada sino este hermoso maná ven mis ojos!
Leer más...

lunes, 11 de octubre de 2010

«Disfruta de este Día»

“Este es el día que hizo Jehová; nos gozaremos y alegraremos en él”, Salmo 118:24

Cada día que comienza es una nueva oportunidad. Algunos podemos levantarnos con ánimo y sentirnos bendecidos, mientras otros podrán sentir que no hay nada por lo cual vivir. ¿Dónde te encuentras en este día? Si ponemos nuestros ojos en lo que nos rodea seguro vamos a encontrar suficientes motivos para llorar y angustiarnos. Pero si queremos ver la nueva oportunidad de este día sólo tenemos que mirar más allá de lo que nos rodea y veremos la dirección de Dios y comprobaremos que todo lo que Él hace, incluyendo este día, es bueno y agradable.
Para que podamos disfrutar de lo bueno que traerá este día como regalo de Dios, necesitamos primero ser agradecidos por todas las bendiciones de ayer. Aun cuando el ayer haya sido oscuro, en medio de la oscuridad sin lugar a dudas pudimos contemplar algunas estrellas brillantes.
Este es el día que ha hecho el Señor y TODO lo que Dios hace es bueno en gran manera. Creamos entonces que este día es bueno en gran manera, porque fue hecho por Dios para bendición de sus hijos y manifestación de su amor y cuidado. El mañana está en sus manos, y con esa confianza podemos hoy descansar en el Señor. Debemos vivir hoy victoriosamente, cada minuto, cada hora, cada momento.

“Señor, dame hoy sabiduría para vivir con un corazón agradecido, contemplando todo lo que has hecho para mí. Hoy quiero regocijarme con todas las oportunidades que me presentas. Nada ni nadie me podrá separar hoy de ti. No quiero contemplar sólo lo oscuro de este día, sino agradecer también los bellos atardeceres”.
Leer más...

domingo, 10 de octubre de 2010

La imagen de Mamá

Nuestras madres son las únicas personas que nos aman de verdad y de corazón, en este texto se muestra una realidad que poseemos todos nosotros, somos despiadados en todos los sentidos con ellas, es por eso que debemos tener estos valores y aprovechar nuestra gratitud hacia ellas!!
Nuestras mamas son las mejores en este mundo, Dios las bendiga en abundancia.


Aquí mostramos unos tips de nuestra recorrer en una vida entera, y digamos si no es así!!
A los 4 años: "¡Mi mamá puede hacer cualquier cosa!"


A los 8 años: "¡Mi mamá sabe mucho! ¡Muchísimo!"


A los 12 años: "Mi mamá realmente no lo sabe todo."


A los 14 años: "Naturalmente, mi madre no tiene ni idea sobre esto"


A los 16 años: "¿Mi madre? Pero ¿qué sabrá ella?"


A los 18 años: "¿Esa vieja? ¡Pero si se crió con los dinosaurios!"



A los 25 años: "Bueno, puede que mamá sepa algo del tema..."


A los 35 años: "Antes de decidir, me gustaría saber la opinión de mamá."


A los 45 años: "Seguro que mi madre me puede orientar"


A los 55 años: "Qué hubiera hecho mi madre en mi lugar?"


A los 65 años: "¡Ojalá pudiera hablar de esto con mi mamá!"
¡¡Agrega tu comentario acerca de tu Mamá en este lugar, y dile lo mucho que la quieres!!

Dios te Bendiga y te guarde amado hermano(a).



Aquí otra Reflexión Recomendada: Mensajes de una Madre
Leer más...

El árbol de los amigos

Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices por la simple casualidad de haberse cruzado en nuestro camino.

Algunas recorren el camino a nuestro lado, viendo muchas lunas pasar y hay otras que apenas vemos entre un paso y otro. A todas las llamamos amigos y hay muchas clases de ellos.

Tal vez cada hoja de un árbol caracteriza uno de nuestros amigos. El primero que nace del brote es nuestro amigo papa y nuestra amiga mama, que nos muestran lo que es la vida. Después vienen los amigos
hermanos, con quienes dividimos nuestro espacio para que puedan florecer como nosotros y luego pasamos a conocer a toda la familia de hojas a quienes respetamos y deseamos el bien.

Mas el destino nos presenta a otros amigos, los cuales no sabíamos que irían a cruzarse en nuestro camino. A muchos de ellos los denominamos amigos del alma y del corazón. Son sinceros, son verdaderos. Saben cuando no estamos bien, saben lo que nos hace feliz y lo que necesitamos sin que se lo pidamos.
A veces uno de esos amigos del alma estalla en nuestro corazón y entonces nos hemos enamorado y tenemos un amigo enamorado. Ese amigo da brillo a nuestros ojos, música a nuestros labios, saltos a
nuestros pies.

Más también hay de aquellos amigos por un tiempo, tal vez unas vacaciones o unos días o unas horas. Ellos acostumbran a colocar muchas sonrisas en nuestro rostro, durante el tiempo que estamos cerca.
También hay amigos distantes, aquellos que están en la punta de las ramas y que cuando el viento sopla siempre aparecen entre una hoja y otra y aunque no los vemos seguido están siempre cerca en nuestro
corazón.

El tiempo pasa, el verano se va, el otoño se aproxima y perdemos algunas de nuestras hojas, algunas nacen en otro verano y otras permanecen por muchas estaciones. Pero lo que nos deja más felices es que las que cayeron continúan cerca, alimentando nuestra raíz con alegría. Son recuerdos de momentos maravillosos de cuando se cruzaron en nuestras
vidas.
Cada persona que pasa en nuestra vida es única y siempre, siempre, deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros.

Te deseo, hoja de mi árbol, paz, amor y salud, hoy y siempre.
Sin embargo, habrá también los que se llevarán mucho y, habrá de los que no nos dejaran casi nada. Esta es la situación en la que se comprueba que dos almas no se encuentran por casualidad.

Fuente:
http://www.leonismoargentino.com.ar/RefArbolAmigos.htm
Leer más...

¿Qué es un Papá?

Un papá, lo que se llama papá, es un superhombre, porque puede responder con prontitud una pregunta sobre Biología, seguida de una de Matemáticas.

Es un súper héroe que se disfraza de Superman y se desvela esperando que sus hijos regresen de la fiesta.
Un papá es una combinación extraña de razón y sentimientos, es el que sabe decir no cuando es lo justo y sabe decir sí cuando es lo conveniente.

Un papá zapatea duro cuando cumple con su deber y anda de puntillas en la noche cobijando cuerpitos fríos.

Es el único de la casa que persigue un ratón hasta atraparlo, así se muera de miedo por dentro.

Un papá es un higo que parece duro por fuera y es puro dulce en su interior, es un director de orquesta, es el constructor de un nido, es el maestro de la escuela de la vida.

Los papás tienen la billetera llena de fotos, de tarjetas, de teléfonos, de citas, de compromisos, menos de dinero.

Un papá tiene mucho de mamá aunque tenga cuerpo de hombre. Si hay que cambiar pañales, los cambia, cuando el hijo llora, él es el refugio, cuando el hijo ríe, él es la compañía.

Ser papá es jugar en la vida el papel de rey, no de un reino; sino del amor, la comprensión y la razón.

Autor: Desconocido
Leer más...

sábado, 9 de octubre de 2010

¿Tienes Problemas?

“Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo”, Juan 16:33

“Solo existe un grupo de personas que no tiene problemas y ellas están todas muertas. Los problemas son una señal de vida. Entonces, cuanto más problemas una persona tiene, más viva está.” (Norman Vincent Peale)

A nadie le gusta enfrentar luchas y aflicciones. Cuando eso acontece, nos sentimos abatidos, sin ánimo, fracasados y hasta derrotados. Pero la palabra del Señor nos dice: “Confiad”. El Señor enfrentó problemas, pero en todos fue victorioso. Y cuando nos anima a confiar porque también venceremos, deja bien claro que Él estará a nuestro lado y que nos ayudará a alcanzar la victoria anhelada.
Las tempestades siempre llegan en determinados momentos, pero pasan. El llanto puede enojarnos durante toda una noche, pero, la sonrisa y la alegría se presentan por la mañana. Los tropezones pueden derribarnos durante la caminata, pero, al levantarnos, retomaremos el camino de nuestras conquistas.
Podemos sentirnos solos en algunas situaciones, pero, con certeza, el Señor está allí, cercano a nosotros, intercediendo por nosotros, esperando el momento de decir: “¡Bien hecho!, ¡lo conseguiste!”
Alguien ya dijo: “No hay victorias sin luchas” y sabemos que nuestra vida sería monótona si nada aconteciese para inspirarnos a buscar la realización de nuevos sueños. Son los desafíos los que hacen que nuestra vida sea animada. Podemos, así, practicar el coraje y la osadía, la fe y la determinación, la alegría de ver un obstáculo ser sobrepasado y la dicha de ver el sol brillar después de la tormenta.

¿Tienes problemas? ¡Glorifica a Dios! ¡Vive la vida!
Leer más...

viernes, 8 de octubre de 2010

La lección de la mariposa

“…y vosotros estáis completos en él…”, Col. 2:10

Un día, en una pequeña abertura apareció una oruga; un hombre se sentó a observar a la mariposa durante varias horas, viendo cómo se esforzaba para hacer que su cuerpo saliera a través de aquel pequeño agujero. Llegó un momento en que pareció que la oruga, a pesar de su esfuerzo, no avanzaba nada. Parecía que había llegado a un punto en que ya no podía avanzar más...
Entonces el hombre decidió ayudar a la oruga y agrandó el agujero. La mariposa salió sin dificultad. Pero su cuerpo estaba débil, las alas no estaban desarrolladas y las patitas no la sostenían. El hombre continuó observándola esperando que en cualquier momento se lanzara a caminar y emprendiera el vuelo a través de las flores. Pero nada sucedió. La verdad es que la mariposa pasó toda la vida arrastrándose por el suelo. Fue incapaz de elevar el vuelo.
Lo que el hombre no entendía es que, al hacer un gran esfuerzo para atravesar el pequeño agujero, los jugos vitales se iban distribuyendo y extendiendo por las partes del cuerpo que requerían fortaleza para volar. Al pasar el agujero sin ese esfuerzo, las alas no recibieron la sustancia necesaria.
Algunas veces necesitamos el esfuerzo y la dificultad en nuestra vida. Si Dios nos permitiera pasar por nuestras vidas sin obstáculos, quedaríamos débiles. No llegaríamos a ser tan fuertes como deberíamos. Nunca podríamos llegar a volar.
Yo pedí fuerza. Y Dios me dio las dificultades para hacerme fuerte.
Yo pedí sabiduría y Dios me dio problemas por resolver.
Yo pedí prosperidad y Dios me dio inteligencia y músculos para trabajar.
Yo pedí coraje...Y Dios me dio obstáculos para superar
Yo pedí amor...Y Dios me dio personas con problemas a quienes ayudar
Yo pedí favores...Y Dios me dio oportunidades
Yo no recibí nada de lo que pedí...Pero he recibido todo lo que necesitaba.

Vive tu vida sin miedo, enfrenta todos los obstáculos y demuestra que puedes superarlos.
Leer más...

jueves, 7 de octubre de 2010

Devocionales Diarios - Formatea tu Mente

Hace varios días no puedo quitar de mi mente una frase que aprendí: “Somos los que pensamos”

A propósito de pensamientos: ¿Cuáles son los tuyos? ¿Qué existe en tu mente?
Hay quienes tienen pensamientos impuros
Hay mentes con pensamientos negativos.
A lo largo de nuestra vida acumulamos miles de miles de pensamientos de frustración, pensamientos de fracaso y derrota.

Si “somos lo que pensamos”, imagine el resultado de todo pensamiento ajeno a la palabra y voluntad de Dios, el desenlace de estos nos hace vivir deprimidos, derrotados, tristes y amargados.

En Japón existe la frase “shoshin”, que significa “mente de principiante” Esto no quiere decir mente cerrada, sino mente vacía y dispuesta. Una mente vacía está preparada para recibir cualquier pensamiento. En la mente del principiante hay muchas posibilidades de acumular nuevos. Creo que tú y yo necesitamos “una mente de principiante”

Si quieres tener una mente “shoshin” si quieres tener una mente abierta y dispuesta a producir excelentes pensamientos, primero tienes que borrar tus antiguos pensamientos. Este es el momento oportuno para “formatear tu mente”, este es el momento para invitar a Jesucristo el “formateador de mentes” para que borre todos los pensamientos impuros, que borre de nuestra mente todos los pensamientos negativos, que borre los pensamientos de frustración y derrota, hoy es el momento oportuno para estrenar una mente nueva.

Con una mente renovada es necesario poner en ella pensamientos nuevos. Esto nos lleva a preguntarnos: ¿Y ahora que pensamientos debemos tener?

En la Biblia encontramos como tienen que ser nuestros pensamientos: “Piensen en todo lo verdadero, en todo lo que es digno de respeto, en todo lo recto, en todo lo puro, en todo lo agradable, en todo lo que tiene buena fama, piensen en toda clase de virtudes, en todo lo que merece alabanza.(Filipenses 4,8)

Oración: Señor en este día te ruego y suplico que formatees mi mente, borra de mi mente todo pensamiento impuro y malicioso, borra todos los pensamientos negativos. Señor enséñame a tener buenos pensamientos, ayúdame a pensar en lo recto y verdadero, ayúdame a tener pensamientos puros, enséñame a pensar en toda clase de virtudes, quiero pensar en todo lo que merece alabanza. Con tu ayuda Señor confió tener pensamientos positivos, pensamientos que me lleven a tener Fe, Esperanza y Amor todos los días de mi vida terrenal, Gracias Señor. Amen

Autor: Adhemar Cuellar
Leer más...

Reflexiones de Parejas - Eso No es Amor

Si tienes celos, inseguridad y haces cualquier cosa para mantener a alguien a tu lado, aún sabiendo que no eres amado... Y dices que crees en esa persona..

Si necesitas a alguien para ser feliz... eso no es amor.
ES CARENCIA.

Si tienes celos, inseguridad y haces cualquier cosa por mantener a alguien a tu lado, aún sabiendo que no eres amado... eso no es amor.
ES FALTA DE AMOR PROPIO.

Si crees que tu vida queda vacía sin esa persona... no consigues imaginarte solo ... y mantienes una relación que se acabó... eso no es amor.
ES DEPENDENCIA.

Si piensas que el ser amado te pertenece te sientes dueño y señor de su vida y de su cuerpo... eso no es amor.
ES EGOISMO.

Si no lo deseas... no te realizas como hombre o mujer con esta persona, prefieres no tener relaciones íntimas con ella, sin embargo sientes agrado al estar a su lado... eso no es amor.
ES AMISTAD.

Si discuten por cualquier motivo, les falta acuerdo en diversas situaciones, no les gusta hacer las mismas cosas... pero hay un deseo de estar íntimamente juntos... eso no es amor.
ES DESEO.

Si tu corazón late más fuerte, el sudor se pone intenso, tu temperatura sube y baja, sólo en pensar en la otra persona... eso no es amor.
ES PASION.

Ahora, que ya sabes lo que NO ES AMOR, es más fácil analizar lo que pasa contigo y procurar atraer a alguien por la que sientas afecto, deseo, pasión, necesidad, ansiedad... y que este alguien sienta lo mismo por ti.

Fuente: www.enbuenasmanos.com
Leer más...