Todas las cosas en la vida están diseñadas para funcionar bajo un orden especifico!

El orden es un factor fundamental para que funcionen todas las cosas en la vida. Nada puede funcionar bien en un ambiente desordenado. Nuestro Dios es un Dios de orden y donde hay desorden, ahí no está Dios. Cualquier institución humana que esté en desorden no funciona bien y es muy alta la posibilidad de que no se logre mantener por mucho tiempo y se generen grandes pérdidas. El desorden atrae pobreza y destrucción. En cambio el orden es el fundamento de la prosperidad.

1 Cor 11:7: El varón no debe cubrirse la cabeza, pues él es imagen y gloria de Dios; pero la mujer es gloria del varón.
Efesios 5:23 porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador.
Gen 2:18 Después dijo Jehová Dios: «No es bueno que el hombre esté solo: le haré ayuda idónea para él.

Hoy en día, muchos matrimonios dicen que el matrimonio es de dos y que los dos ponen por igual y tienen igual autoridad en el hogar. Pero eso no es cierto. Los tres versículos anteriores expresan con absoluta claridad que el hombre es el llamado a ejercer el liderazgo en el hogar. Pero liderazgo no es machismo. Un líder es uno que comprende que es la imagen y gloria de Dios en su hogar, y jamás lastimará a su esposa ni a sus hijos. Al contrario, los cuidará, los protegerá y les ayudará a desarrollarse. Ser la cabeza de la mujer no es una licencia para lastimarla, sino al contrario, para valorarla y levantarla con el amor de Dios. El hombre es llamado a ejercer la imagen y la gloria de Dios en su hogar. O sea es el llamado a dar amor incondicional, atención y servicio a su esposa y a sus hijos.

La mujer fue diseñada para ser la ayuda idónea de su esposo para alcanzar la meta más importante de la vida: tener y disfrutar de una familia saludable que glorifique a Dios con su estilo de vida. Dios diseñó a la mujer para que fuera la encargada de crear vida en su vientre, mientras el hombre la cuida, la protege y la alimenta.

El orden de Dios es que el hombre haga el trabajo duro de la casa, por eso lo equipó con más fuerza física y destrezas intelectuales y manuales para encargarse de las labores más fuertes. La mujer fue diseñada para cumplir la misión más hermosa de la vida, atender y cuidar de su esposo y sus hijos. El feminismo, es lo mismo que el machismo pero en versión femenina. La mujer no fue diseñada para competir con el hombre, sino para ser su compañera, su ayuda idónea, una mujer sabia y virtuosa que edifica el hogar.

La sociedad contemporánea ha venido perdiendo el orden de Dios en casi todas las cosas, específicamente en la relación matrimonial, lo cual conduce al caos que viven hoy la mayoría de los matrimonios. Fuera del orden de Dios nada funcionará, porque EL nos diseñó y solo EL puede decirnos como es que funcionamos.
Los grandes problemas de la vida moderna, es que las personas han decidido vivir diferente a lo que nos enseña quien nos diseñó y nos creó. El resultado es desorden y consecuencias muy negativas en la sociedad. El orden de Dios es que primero debemos amarlo a EL, luego al cónyuge y después los hijos.

Si tu hogar ha estado en desorden, hablen los cónyuges al respecto y busquen ayuda para poner el orden de autoridad y servicio correctos, para vivir conforme al diseño de Dios. Esto les traerá bendición y prosperidad.
Tú matrimonio y tu familia es el tesoro más valioso que Dios te ha dado. CUÍDALO!

Luis y Hannia Fernandez.
www.libresparaamar.org

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...