“…Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres”,
Juan 8:32 y 36

¿Qué significa vivir en libertad? ¿Es la libertad la licencia para hacer lo que nos dé la gana? ¿Es no tener obligaciones ni responsabilidades? La única libertad verdadera está en Cristo y va más allá de la idea común que podamos tener sobre ella. Podemos estar libres físicamente, pero ser esclavos en nuestro interior. Algunas áreas de esclavitud son:

El Temor y la Preocupación: incluye ansiedad por nuestra salud, temores de que nuestros seres amados mueran en un accidente o enfermedad, preocupación exagerada por nuestro desempeño en el trabajo, nervios anticipados por lo que nos pueda pasar en el futuro; todo esto consume nuestro tiempo, nuestra salud y nuestra paz, Isaías 41:10.
El Rechazo y la Inferioridad: frecuentemente tenemos la tendencia a creer que somos poca cosa o que no valemos, pero debemos recordar que Dios nos ama no por lo que hacemos o tenemos, sino porque somos sus hijos, Jeremías 17:7 y 8.

Egoísmo: éste nos hace dirigir nuestra atención a nosotros mismos; cuando tenemos una perspectiva correcta de Dios, no podemos ser ególatras, Fil. 2:3 y 4.

La Envidia y la Amargura: existe una fabula sobre una águila que envidiaba a otra porque esta última podía volar más alto; aquélla fue entregando todas sus plumas al cazador para que las usara con el arco en contra de la segunda; al final se quedó sin plumas, sin poder volar y ella fue la cazada, Hebreos 13:5.
Las Adicciones y las Concupiscencias: el chisme, alcohol, tabaco, exceso de comida, pornografía, todos éstos son hábitos destructivos que nos esclavizan y nos destruyen, Gál. 5:16-18.

La Culpabilidad: el enemigo nos acusa continuamente quizás por algún pecado pasado y trata de desenterrar nuestro pasado para centrar nuestra atención en nuestras limitaciones o fallas y así paralizarnos por la culpa. Dios en cambio quiere que nos enfoquemos en nuestra nueva identidad en Cristo, Rom. 8:1 y 2.
El Desaliento: nos lleva a vivir vidas sin significado ni propósito, Sal. 34:17-19.

“Despojémonos de lo que nos esclaviza y vivamos disfrutando la verdadera libertad que tenemos en Cristo!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...