Reflexiones Cristianas: abril 2011

sábado, 30 de abril de 2011

El Cristiano en las Redes Sociales - La Deplorable Situación

Entre los mas de 600,000,000 de Usuarios en Facebook, nos encontramos muchos de nosotros, entre cuentas personales, grupos, paginas, etc... Además todos los que nos encontramos entre lo mas de 105 millones de usuarios en Twitter y otras redes Sociales.



Las redes sociales son la moda hoy, televisoras, empresas, negocios, artistas, todo mundo las usa. De manera personal me resulta una muy buena herramienta para comunicarme y para compartir muchas cosas con mis amigos, y claro, también compartir todo lo relacionado a nuestro sitio. Pero hay algo terrible en medio de todo esto, y es que el nombre de Dios y su palabra esta siendo blasfemado por miles que dicen llamarse "cristianos", quizás estos piensen que lo son porque van cada Domingo a un templo Evangélico, o porque alguien les dijo que si hacían una oración ya eran "discípulos" de Cristo.

El siguiente mensaje no pretende solapar el terrible testimonio que miles de "cristianos" dan por la red.
El siguiente mensaje no pretende ser suave ni amoroso ya que se trata de lo que tú le estas dando y de lo que tu le estas haciendo a aquel que dejo todo su trono y toda su gloria para venir a morir por tus pecados y resucitar para tu justificación.
No se pretende condenar, !sino llamar al arrepentimiento!
--- Si piensas que hay que ser tolerantes con aquellos que pisotean al hijo de Dios con su testimonio y sus pecados no sigas leyendo ---

La Vergüenza de las Publicaciones

Cada quien es libre de poner sus ideas o pensamientos en su muro de facebook o "twitear" lo que le bien le parezca, pero ¿como es posible como alguien que se dice "ser de Cristo" puede llenar su muro con cosas como estas?:

Publicaciones en Doble sentido: Si, así es! hay muchos hermanitos que son todos unos expertos en el doble sentido, e increíblemente no les avergüenza, todo lo contrario les parece divertido soltar un "chistesito" que no "le hace daño a nadie",

"Hermanos, no seáis niños en el modo de pensar, sino sed niños en la malicia, pero maduros en el modo de pensar." 

(1 Corintios 14:20)

Publicaciones con malas palabras: !Todavía mas vergonzoso! "Cristo entro en mi vida" pero hablo igual que los del mundo con sus palabrotas y vulgaridades. ¿Donde esta entonces el impacto de Dios? !No hay!.

"¡Generación de víboras! ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca." 

(Mateo 12:34)

Publicaciones con Canciones o Vídeos con alto contenido del mundo: Publicaciones de vídeos con dedicatorias de amargura, depresión y odio... Además muchas de las canciones contiene mensajes sobre el dolor o incluso insultos y palabrotas. Terrible lo que se lee!

"Del fruto de la boca del hombre se llenará su vientre;

Se saciará del producto de sus labios." 

(Proverbios 18:20)

Publicaciones de "Todo esta mal": Estados que hablan total destrucción, sin esperanzas, total depresión sin animo de fortalecerse en Dios, todo esta mal y Dios queda omitido. Es muy probable que podamos sentirnos afligidos por muchas cosas, !eso es el Cristianismo!, y no esta mal compartir nuestro sentir incluso podemos pedir refuerzos en la oración, pero si somos personas de Cristo debemos junto con tu sentir lanza una declaración de confianza en Dios, en su amor y fidelidad, puedes compartir cuan mal te sientes pero cuan grande es tu confianza en Dios. !Que el mundo vea que eres gente de Cristo!

"La muerte y la vida están en poder de la lengua,


Y el que la ama comerá de sus frutos."
(Proverbios 18:21)

Las Aplicaciones: Entre las miles de aplicaciones que hay podemos encontrar algunas que distraen de tal manera que causan ocio, algunos juegos muy adictivos como FamVille, Cityville, entre otros.. Esto es para preocuparse, y no es que sea pecado, pero te puede estar distrayendo mucho:

El que labra su tierra se saciará de pan;

Mas el que sigue a los ociosos se llenará de pobreza

(Proverbios 28:19)

Pero hay algo peor, aplicaciones como "Pregúntale a la Adivina" o "La galletita de la fortuna" otra estrategia con la cual el diablo enreda a los cristianos en la adivinación, la cual Dios aborrece, que tremendamente vergonzoso encontrar una Publicación de "Tu Horóscopo diario" en el muro de un "cristiano". Y peor aún si piensas que "solo es una aplicación
inocente"  y no te puede dañar "es solo un juego", vives engañado y tienes que saber que muchos que viven en la cautividad del ocultismo empezaron así.

Estos 5 puntos engloban la mayoría de las vergonzosas publicaciones, aunque aún hay mas, incluso podríamos encontrar publicaciones con contenido sexual y/o erótico, gente peleándose en el muro o hasta comentarios donde hablan de como se divirtieron "en la fiesta de anoche".

Y como dijo un hermano en Facebook, (parafraseando) unos de los versículos que cite:

"De la Abundancia del corazón, habla el Facebook"

Y personalmente podría agregar:

"Las Publicaciones de tus redes sociales, son vistazos de tu vida diaria"


Este problema no es solo en las redes sociales, este terrible testimonio esta presente en la vida de muchos "cristianos" de lo cual escribiré después, pero de esa relación tan estrecha que tengas con Dios, o bien, de esa relación que tengas con el mundo inevitablemente publicaras en redes Sociales.

Por último:

No quiero decir una herejía, pero si a ti no te interesa seguir a Cristo y pertenecer totalmente a él con toda tu vida y todo tu ser, entonces no digas que sigues a Cristo (Que eres "cristiano"), quizás haya alguien de tus amigos o familiares que si quiera a Cristo en su vida y que si valore el sacrificio de Jesús en la cruz y por tu terrible testimonio su alma se pierda, si quieres "disfrutar" del mundo ese es tu problema con Dios, si quieres publicar lo que el mundo te da hazlo, pero no te declares discípulo de Jesús (cristiano).


|Escritor: Guillermo Vázquez M.|
|web: http://elitededios.net|
|mail: contacto@elitededios.net|

Leer más...

«Principios de vida»



“Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes”, Sant. 4:6

Ø Seamos humildes, la arrogancia es detestable ya que sólo provocará que no nos soporten.

Ø Seamos honestos en todo, sin engañar a nadie porque tarde o temprano pueden venir consecuencias negativas. Todo lo que sembramos cosechamos. El Señor aborrece las pesas falsas y reprueba el uso de medidas engañosas, Proverbios 20:23 (NVI)

Ø Usemos palabras amables, tratando siempre bien a los demás sin importar quien sea; no hay que menospreciar a nadie, no sabemos en donde se pueden abrir nuevas puertas. A Dios le agrada que tratemos bien a todos, nuestro corazón no debe ser odioso ni intolerante. Somos cartas abiertas y detrás de la persona que menos imaginamos pueden haber puertas grandes; así que no nos guiemos nunca por las apariencias. A las personas con autoridad (jefes, gerentes, líderes, etc.) les agradan los amables y transparentes. “El rey se complace en los labios honestos; aprecia a quien habla con la verdad”, Proverbios 16:13 (NVI)

Ø Aprendamos a pedir disculpas cuando nos equivoquemos; lo mejor que podemos hacer cuando cometemos errores es reconocerlos y pedir perdón. Esta es la forma más fácil de corregir las fallas. No tratemos de justificarnos, todos nos comprenderán porque somos humanos. Además, esto nos hace aun más transparentes y confiables.

Ø Seamos personas enseñables; no podemos pretender ser el sabelotodo, siempre podremos aprender algo de los demás, sobre todo de los exitosos.

Ø Seamos ordenados y comprometidos; no prometamos cosas que luego no podamos cumplir. Seamos diligentes y responsables porque Dios no usará a alguien que se olvida de todo y a quien no le importan los demás. Si prometes algo lo debes cumplir, si no, es mejor no prometer nada.

Ø La fe debe ser predominante en nosotros. Esperanza, optimismo y confianza en que Dios nos está ayudando siempre, en que algo mejor está por delante. Habla bien de tu futuro, habla bien de ti, habla bien de tus proyectos; si no funciona algo, cámbialo, pero siempre es la fe en Dios la que te guiará a la solución ante un obstáculo.

Seamos dóciles, flexibles, negociadores, comprensivos, honestos y comprometidos en todo lo que hagamos. Una vida ejemplar es la historia de José, que llegó a ser Faraón y halló gracia donde quiera que fuera (Génesis 39:5), “El reserva su ayuda para la gente íntegra y protege a los de conducta intachable”, Pr. 2:7 (NVI)
Leer más...

¡No bajes la guardia! (3)



“Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió”, Heb. 10:23

CUARTO CASO: Josué (Jos. 8:1 a 26)
Dios envía a Josué a Hai para conquistarla mediante una emboscada. En medio de la batalla, el Señor le da instrucciones precisas y le dice: “Extiende la lanza que tienes en tu mano hacia Hai, porque yo la entregaré en tu mano” (v. 18). Josué obedeció y el número de los que cayeron aquel día fue de doce mil, de los de la ciudad de Hai. El punto clave está en el verso 26: “Porque Josué no retiró su mano que había extendido con la lanza, hasta que hubo destruido por completo a todos los moradores de Hai”.
Dios le dio la estrategia de guerra y le dio una orden en medio de la batalla: ¡LEVANTA LA LANZA! Josué obedeció la instrucción sin cuestionar hasta que hubo obtenido la victoria. No bajó la guardia hasta que Hai fue destruida. Si Josué hubiera bajado la lanza probablemente los de Hai los hubieran destruido a ellos. Cuando Dios nos habla y nos manda a hacer algo, hay que obedecer y permanecer en ello. No bajar la guardia es el requisito para tener la victoria.

CONCLUSIÓN

El caso de Abraham tiene que ver con la oración y la intercesión. Si Abraham hubiera permanecido intercediendo, Dios no destruye Sodoma. ¡No bajes la guardia en la oración ni la intercesión! Nuestra familia depende de ello.
El caso de Joás tiene que ver con las luchas diarias que enfrentamos. Si Joás hubiera insistido al golpear la tierra, hubiera tenido victoria total. Se conformó con una victoria parcial.
El caso de Moisés tiene que ver con la guerra espiritual. Si Moisés hubiera bajado la guardia, Amalec los hubiera derrotado. El caso de Josué tiene que ver con un mandato específico de Dios (un llamado, un ministerio, una actividad). Si Josué no levanta la lanza, o si la hubiera bajado a media pelea, los de Hai los hubieran derrotado a ellos.
¡NO BAJES LA GUARDIA!
Leer más...

viernes, 29 de abril de 2011

¡No bajes la guardia! (2)



“Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió”, Heb. 10:23

SEGUNDO CASO: Eliseo y Joás (2ª Reyes 13:14 a 19)
Joás era el rey de Israel en ese momento y descendió a Eliseo cuando éste se encontraba ya muy enfermo. Eliseo le da instrucciones claras y le dice que ponga sus manos sobre un arco, que abra la ventana que daba al oriente y que tirara del arco; Eliseo mismo colocó sus manos sobre las del rey y profetizó al momento de tirar del arco. PERO le vuelve a dar instrucciones. Le dice que tome las saetas y que GOLPEE LA TIERRA. El rey la golpeó tres veces y se DETUVO. Entonces Eliseo, enojado, le dice: “al dar cinco o seis golpes, hubieras derrotado a Siria hasta no quedar ninguno; pero ahora sólo tres veces derrotarás a Siria” (v. 19).
Si Joás hubiera seguido golpeando la tierra, si hubiera permanecido, hubiera tenido VICTORIA TOTAL, pero como se quedó a medio camino, sólo obtuvo una VICTORIA PARCIAL.
¿Cuántas veces nos conformamos con victorias parciales? Por no insistir, por bajar la guardia. Si PERMANECEMOS obtendremos la victoria total. El reto para nosotros es: NO BAJES LA GUARDIA. Tenemos una victoria que obtener. En ocasiones el desánimo, la desesperanza, el desaliento, el sentirnos derrotados antes de tiempo nos hace quedarnos a medio camino, con una victoria parcial. ¡GOLPEA LA TIERRA! ¡SIGUE! No perdamos la victoria por no seguir golpeando; no nos conformemos con una victoria parcial, por no seguir.
TERCER CASO: Moisés (Éxodo 17:8 a 13)
El pueblo de Israel se encontraba acampando en Refidim cuando fueron atacados por los de Amalec. Moisés da instrucciones a Josué, mientras él sube a la cumbre del collado. Estando ahí, sucedía que cuando Moisés alzaba su mano Israel prevalecía sobre Amalec; pero cuando él bajaba su mano, prevalecía Amalec.
Moisés tenía en su mano la vara de Dios. se dio cuenta de que al levantarla, Israel prevalecía. La consigna entonces era: ¡NO BAJES LA GUARDIA!
Aun cuando Moisés se cansó y sus manos se entumecían, no debía bajar la guardia porque eso significaría la DERROTA. Moisés permaneció con la vara en alto hasta obtener la victoria.
Cuantas veces el enemigo ha venido en contra nuestra con luchas y guerras. Si hemos bajado la guardia, el enemigo ha prevalecido y nos ha derrotado. Nuestro reto hoy y día tras día es: NO BAJES LA GUARDIA. Ya Dios nos ha dado la victoria sobre el enemigo; Él nos ha dado la victoria en cada lucha, en cada guerra espiritual… ¡NO BAJES LA GUARDIA! No dejes que el enemigo prevalezca y te derrote. Somos más que vencedores en Cristo Jesús.
Continuará…
Leer más...

jueves, 28 de abril de 2011

SIETE ACTITUDES QUE IMPIDEN VENCER

La vida cristiana es una lucha constante. Si mantuvieramos una actitud de confianza perfecta en el Señor, nuestra experiencia sería de constante progreso en la fe, pero...
¿Por qué siempre tiene que haber un pero..?
Por la misma analogía de la lucha que presento, se puede ver que en nosotros se desarrolla un duro combate entre nuestra naturaleza caída y la gracia de Dios.
Pelean contra el llamamiento divino nuestras tendencias adquiridas y cultivadas hacia el pecado; el viejo hombre se resiste a morir, y vez tras vez tiende trampas ocultas a los ojos de los que no velan con perseverancia.
El Enemigo de las almas intenta además -por todo medio posible-, cerrar el camino a la convicción a fin de que no seamos salvos. Procura cegarnos, desalentarnos, llenarnos de culpabilidad y duda. Infunde desconfianza, incredulidad, rebeldía, celos y descontento. Nos hecha en cara nuestros fracasos y quiere hacernos creer que ya hemos ido más allá del alcance de la paciencia de nuestro amante Dios.
Por medio de la intemperancia, el orgullo, el egoísmo, la suficiencia propia, el amor al mundo o la vanidad, procura cerrar el corazón a la voz de Cristo.
Utiliza como instrumentos suyos tanto a sus demonios y a los hombres pecadores como a nuestros seres queridos y hermanos en la fe. Le sirven tanto las influencias externas como nuestros propios defectos de carácter para causar nuestra perdición.  
Esto último es especialmente efectivo, pues por más que podamos soportar las presiones externas, es muy fácil que nos tomen desprevenidos nuestros propios malos deseos.
Menciono a continuación siete de esas actitudes que son muy frecuentes entre el pueblo de Dios y que cierran el camino a la victoria. Lo hago con la esperanza de que tú y yo podamos huir de ellas, siguiendo el consejo del Señor cuando dijo: “El que piensa estar firme, mire que no caiga”. 1ª Corintios 10:12
  1. Creerse mejor que los otros: “¿Qué, pues? ¿Somos nosotros mejores que ellos? En ninguna manera; pues ya hemos acusado a judíos y a gentiles, que todos están bajo pecado”. Romanos 3:9
  2. Confiar en la propia sabiduría: “Porque la sabiduría de este mundo es insensatez para con Dios; pues escrito está: El prende a los sabios en la astucia de ellos”. 1ª Corintios 3:19
  3. Ser incrédulos: “Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo”. Hebreos 3:12
  4. Ser indiferentes: “Volvió a enviar otros siervos, diciendo: Decid a los convidados: He aquí, he preparado mi comida; mis toros y animales engordados han sido muertos, y todo está dispuesto; venid a las bodas. Mas ellos, sin hacer caso, se fueron, uno a su labranza, y otro a sus negocios”. Mateo 22:4,5
  5. Ser inconstantes: “¿Qué haré a ti, Efraín? ¿Qué haré a ti, oh Judá? La piedad vuestra es como nube de la mañana, y como el rocío de la madrugada, que se desvanece “. Oseas 6:4
  6. Ser orgullosos: “Y envió Moisés a llamar a Datán y Abiram, hijos de Eliab; mas ellos respondieron: No iremos allá”. Números 16:12
  7. Desconfiar de la misericordia divina: “Saliste al encuentro del que con alegría hacía justicia, de los que se acordaban de ti en tus caminos; he aquí, tú te enojaste porque pecamos; en los pecados hemos perseverado por largo tiempo; ¿podremos acaso ser salvos?” Isaías 64:5
La última pregunta puede y debe ser contestada con un enfático SÍ.
No necesitamos temer que Dios se canse de nosotros y nos abandone. Su paciencia, su amor, su gracia y su misericordia son tan ilimitadas como la eternidad.
Alcemos nuestros ojos hacia Jesús sin vacilación, confiando plenamente en el que es poderoso para salvar; él es la fuente de aguas vivas a quien podemos acudir con confianza para saciar nuestra sed de salvación.
Digamos con el profeta: “Cantaré a ti, oh Jehová; pues aunque te enojaste contra mí, tu indignación se apartó, y me has consolado. He aquí Dios es salvación mía; me aseguraré y no temeré; porque mi fortaleza y mi canción es JAH Jehová, quien ha sido salvación para mí. Sacaréis con gozo aguas de las fuentes de la salvación. Y diréis en aquel día: Cantad a Jehová, aclamad su nombre, haced célebres en los pueblos sus obras, recordad que su nombre es engrandecido. Cantad salmos a Jehová, porque ha hecho cosas magníficas; sea sabido esto por toda la tierra. Regocíjate y canta, oh moradora de Sion; porque grande es en medio de ti el Santo de Israel”. Isaías 12:1-6
Amén. Aleluya.
Leer más...

¡No bajes la guardia! (1)


“Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió”, Heb. 10:23


Existen dos palabras con las cuales debemos trabajar siempre: CONSTANCIA Y PERMANENCIA. La constancia es = perseverancia, habla de frecuencia y ritmo; por ejemplo, todos los días. La permanencia es = persistir, durar; habla de tiempo, no tiene fin; ejemplo, para siempre.

Podemos ser constantes pero no tener permanencia. Por ejemplo, “siguió una dieta fielmente día a día, durante 6 meses, pero finalmente la abandonó”. Podemos persistir o permanecer, pero sin constancia. Ejemplo, “permaneció congregándose hasta su muerte, aunque nunca fue constante”.

En muchas ocasiones comenzamos algo y no lo terminamos (una dieta, un libro), sin ninguna buena razón. En otras, deseamos continuar pero circunstancias externas nos agobian de tal forma que terminamos retirándonos.

Otras más, las pocas, somos constantes en algo, deseamos persistir o permanecer, hay resistencia y oposición en el camino, seguimos, pero muy desgastados o menguados. ¿Por qué dejamos de ser constantes o de persistir?
a) Simplemente dejamos de insistir
b) Hay luchas, oposición, pruebas, tribulaciones

Ilustración: cuando un boxeador se enfrenta a otro en el ring debe PERMANECER con la guardia levantada (para su protección, para ataque); si baja la guardia se hace vulnerable.
Hoy vamos a hablar de la importancia de NO BAJAR LA GUARDIA. Veremos 4 casos bíblicos en los que la constancia y/o permanencia o su falta de ellas fueron decisivas para ganar o perder una batalla.

PRIMER CASO: Abraham (Génesis 18:23 a 33)
Jehová visitó la tienda de Abraham en el encinar de Mambre antes de dirigirse a Sodoma para destruirla. El Señor le descubre el motivo de su viaje y Abraham empieza a interceder por las ciudades de Sodoma y Gomorra. Inicia su petición mencionando que quizás hubieran 50 justos dentro de la ciudad, pero poco a poco va bajando la cantidad hasta llegar hasta 10 justos y…dejó de interceder.

Si Abraham hubiese insistido o permanecido en su intento, hubiera llegado a salvar la ciudad de Sodoma. Abraham estaba intercediendo por Sodoma, iba bien, pero no permaneció como intercesor. Finalmente, Jehová destruyó la ciudad. Cuantas veces estamos orando, intercediendo por algo o alguien, pero no somos constantes o no permanecemos en nuestra intercesión. Debemos ser constantes, pero también debemos permanecer (Gál. 6:9; Rom. 12:12).

Continuará…
Leer más...

miércoles, 27 de abril de 2011

¿Cómo experimentar la paz de Dios?

En nuestro mundo de hoy, muchas cosas están sucediendo a nuestro alrededor que no entendemos y que podemos hacer poco al respecto. Los desastres naturales que hemos visto recientemente en el camino de los derrames de petróleo del Golfo, grandes terremotos y tsunamis, así como la propagación de los disturbios en los países árabes no tienen precedentes en términos de la frecuencia y la magnitud que están sucediendo.

Pero Dios puede darnos paz en medio de estos tiempos difíciles. Una de las cosas fascinantes de la Biblia es la forma en que nos da ideas prácticas para hacer frente a todos los aspectos de nuestra vida. Así que permítame presentarle un pasaje de la Biblia que nos instruye sobre la manera de experimentar una paz que sólo Dios puede dar: “No se preocupen por nada. Más bien oren y pídanle a Dios todo lo que necesiten, y sean agradecidos. Así Dios les dará su paz, esa paz que la gente de este mundo no alcanza a comprender, pero que protege el corazón y el entendimiento de los que ya son de Cristo”. (Filipenses 4:6-7, TLA). Ahora, vamos a profundizar en los tres componentes de este camino a la paz.
No se inquieten. Es natural para nosotros la preocupación y la ansiedad cuando parece como si nuestro mundo personal se estuviera cayendo a pedazos, y hay muy poco que podamos hacer al respecto. Pero como pueblo de Dios, debemos aprender a remitir todas nuestras preocupaciones en el Señor (ver 1 Pedro 5:7). Cuanto más hagamos esto, menos ansiosos estaremos acerca de la vida. Esto nos lleva al segundo componente del camino hacia la paz:

Presenten todas sus peticiones delante de Dios en oración y ruego y con acción de gracias. Este es el medio por el cual dirigimos nuestra ansiedad sobre el Señor, como he mencionado anteriormente. Tenga en cuenta que el verso yuxtapone nuestro ser ansioso, con enseñándonos a pedir a Dios por todo. Esto nos dice que tenemos dos maneras de lidiar con lo que nos llena de preocupación y ansiedad. Podemos preocuparnos por ello, o podemos pedirle a Dios con acción de gracias. Pero, ¿cómo puedo orar con acción de gracias por algo que me preocupa? usted puede preguntar. Ahí es donde entra en juego nuestra fe en Dios. Debemos creer que si Él nos manda a hacer eso, se puede hacer. Los primeros intentos quizá no salgan tan bien. Pero debemos disciplinarnos y hacer de esta nuestra forma de vida.

Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y sus mentes. Cuando nos enteramos de la forma de sustituir nuestra tendencia natural a preocuparnos con la oración con acción de gracias, Dios nos dará una paz que sólo Él puede dar. La Biblia se refiere a esta paz como una que trasciende nuestro entendimiento. Eso significa que no hay manera de que nuestra mente natural pueda conocer posiblemente este tipo de paz.

La gente de hoy buscan la paz en todo tipo de cosas y en otras personas. Pero todos estos palidecen en comparación con la paz que Dios nos puede dar. El pensamiento humano nunca podría desear el nivel de paz que Dios desea darnos. Eso es porque esta paz de Dios trasciende nuestra comprensión. Es superior a cualquier disposición de paz en esta tierra. Aunque nuestra mente ni siquiera puede imaginar esta paz, la buena noticia es que Dios nos la concede a nosotros cuando colocamos nuestras cargas sobre Él a través de la oración.

Frank King es un pastor evangelista y autor. Posee una Maestría en Teología y a través de la gracia de Dios, Frank ha tenido la suerte de cruzar las líneas culturales en su predicación.

Página web: www.efrankking.com
Blog: wwwefrankking.blogspot.com
Leer más...

El Espíritu Santo - Devocionarios Cristianos

Han ignorado al Espíritu Santo
que está para ayuda y alivio
al servicio de todo necesitado
sea hombre, mujer o niño.

Amigo en la soledad
consuelo en el proceder
la más sincera amistad
que de un amigo puedas tener.


Han ignorado al Espíritu Santo
perdió su encanto esta vida
las gentes sufriendo y llorando
cargan su problema cada día.

Está de luto nuestro tiempo
este tiempo ya no tiene encanto
lo natural está enfermo
por ignorar al Espíritu Santo.

En el corazón de ese noble amigo
solo hay amistad sincera
vive en anhelo encendido
de proteger la humanidad entera.

Cada uno hace como le viene en gana
pero si el Espíritu se marcha
la tierra que huérfana
y el desastre sale de caza.
Leer más...

Desarrollando la disciplina de la Meditación



Meditar en la Palabra de Dios es pensar de varias maneras sobre un versículo. Como ya hemos dicho, lo primero que debemos hacer es orar para que el Espíritu Santo nos ilumine Su Palabra. Luego, debemos hacernos preguntas sobre los versículos leídos. Frecuentemente hablamos la Palabra sin pensar en el significado. Aquí es donde debemos parar de hablar para pensar profundamente en el significado.
Hoy en día, la mayoría de la gente vive muy de prisa, por eso es que Dios está interesado en que nos detengamos y pensemos en Su Palabra. Algunas preguntas en las que podemos meditar son: ¿Por qué esta palabra estará escrita de esta manera y no de otra?, esta palabra, ¿me hace recordar otro versículo?, ¿Qué significado práctico me da este versículo?, ¿Qué influencia me está dando?, ¿de qué manera puede influenciar mi oración?, ¿Qué influencia tiene sobre mi conducta? ¡Esto es meditación! Pero es una técnica que debemos desarrollar e ir mejorando.
Una parte importante de este proceso es ir anotando cada pensamiento o idea en un cuaderno para poder retenerlos. Para meditar de esta forma se necesita TIEMPO SUFICIENTE. La verdadera meditación es esforzarse para que el corazón se llene con la Palabra de Dios.
Es lo mismo que no ir a la joyería a comprar oro, sino ir directamente al yacimiento para extraer el oro. Comprar oro en la joyería es muy costoso. Como una persona es la que extrae el oro y otra lo refina, para comprar ese oro hay que pagar un precio muy alto. Pero la meditación es entrenarse, sin la ayuda de otras personas, para extraer directamente el oro. Cada versículo es el yacimiento. Necesitamos hacer el trabajo de extracción del oro con la pala y el azadón en nuestras manos. Luego, debemos refinarlo en nuestro corazón. De esta forma podremos ofrecer oro puro a otros hermanos
Leer más...

martes, 26 de abril de 2011

Meditar y Orar



Luego de leer la Biblia y meditar en Su Palabra, debemos volver a orar sobre lo que leímos pidiéndole a Dios Su ayuda para que podamos poner en práctica lo que nos ha hablado. Debemos cuidar que no nos falte el tiempo para orar por haber dedicado demasiado tiempo al estudio bíblico. Ambas partes son elementos indispensables del tiempo devocional.

¿Por qué debemos tener un tiempo devocional?

Sal. 81:11 – 13, “Pero mi pueblo no oyó mi voz, e Israel no me quiso a mí. Los dejé, por tanto, a la dureza de su corazón; caminaron en sus propios consejos. ¡Oh, si me hubiera oído mi pueblo, si en mis caminos hubiera andado Israel!"
Dios quiere hablarnos para guiar nuestros pasos y para que vivamos según Su voluntad.

Juan 15:4 – 7, “Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho”. Dios quiere que permanezcamos en Él por medio de permanecer en Su Palabra y obedecerla.

2ª Tim. 3:16 y 17, “Toda la escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”. La Palabra de Dios obrando en nosotros produce madurez.

Sal. 119:105, “Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino”. Por medio de Su Palabra, Dios nos guía por el camino que Él desea que sigamos.

Mar. 1:35, “Levantándose muy de mañana, siendo aun muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba”. El mismo Jesús pasaba tiempo especial con Su Padre… ¡cuánto más nosotros debemos hacerlo!

Mar. 3:13 – 15, “Después subió al monte, y llamó a sí a los que él quiso; y vinieron a él. Y estableció a doce, para que estuviesen con él, y para enviarlos a predicar, y que tuviesen autoridad para sanar enfermedades y para echar fuera demonios”. Jesús nos llama a ser sus discípulos; esto significa que nos llamó para que estemos con Él, para que pasemos tiempo en Su presencia.
Leer más...

lunes, 25 de abril de 2011

PIENSA EN LO BUENO Y DESECHA LO MALO

Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad
(Filipenses 4:8).

Qué difícil es a veces pensar en lo bueno Cuando muchas veces todo a nuestro alrededor parece negativo o simplemente porque nuestra mente tiende inconscientemente a enfocarse más en lo negativo que en lo positivo, pero este día quiero que medites, pienses y empieces a darle prioridad a esas cosas buenas que suceden en tu vida, a esos pequeños detalles que muchas veces pasas por alto.

En la vida habrá altos y bajos pero debes aprender a educar tu mente, a pensar en lo bueno y desechar lo malo, a renovar tu mente, procurar dejar de lado eso que te afecta, eso que molesta tus pensamientos, tus sentimientos, por que cuando tú piensas demasiado en lo negativo te deprimes, te frustras, ves todo gris, te ciegas, es como que si no ves mas allá,  te impide avanzar, y eso es dañino para tu vida.  

No sé porque situación estés pasando en este día pero quiero animarte para que hoy empieces de nuevo, si ayer pensabas solo en lo negativo hoy no lo hagas mas, deja eso atrás y enfócate en lo bueno y porque no hacer una lista de todas esas cosas lindas que te han pasado en la vida, sonríe, se feliz, dale gracias a Dios por esos buenos momentos y por todo lo bueno que has recibido de parte de Él, por todas esas bendiciones pues desde que amanece hasta que anochece Dios nos regala tantas cosas hermosas, ya no es tiempo de pensar en lo negativo ya es tiempo de que cambies tu forma de pensar por que cuando cambies tu forma de pensar, cambiara tu forma de hablar y de actuar.   

Empieza este día llenándote de pensamientos positivos, mira lo bueno y piensa en ello, y lo malo hazlo a un lado, desecha esos pensamientos negativos que lo único que provocan es amargura.

Hoy tu vida puede cambiar, La decisión está en ti

Autora: Patty Abrego

Leer más...

Cómo meditar en Su Palabra



Cuando no tenemos una disciplina de lectura bíblica nos será difícil iniciarnos en la meditación de Su Palabra. Sin embargo, si seguimos algunas ayudas prácticas nos será más fácil introducirnos en la disciplina de la meditación de la Palabra de Dios. Aquí te sugerimos algunos pasos sencillos:

¿Cuál es el contenido del pasaje?
Lee la Palabra del día y elabora un pequeño resumen sobre el contenido del pasaje. Si es necesario lee varias veces el pasaje. Intenta entenderlo según su contexto. Trata de deducir el tema y sobre qué trata. Examina quién le está hablando a quién. Este sencillo proceso es útil para poder interpretar el pasaje específicamente.
¿Qué es lo que el pasaje enseña sobre Dios Padre? ¿Sobre Dios Espíritu Santo? ¿Sobre Dios Hijo (Jesús)?
Mientras más aprendamos sobre Dios, más confiaremos en Él. Para parecernos más a Jesús cada día debemos conocer más de Su personalidad y Su vida. Cuanto más conocemos de Dios, veremos las cosas desde Su punto de vista y no del nuestro.
¿De qué nos habla el pasaje?
Después de leer varias veces el pasaje, meditemos en cuál es la orden que debo obedecer, la promesa que debo creer, lo que debo hacer, el pecado del cual debo huir, advertencias para mí o el ejemplo que debo seguir. Es necesario observar cuidadosamente la verdad espiritual que está escondida en el interior de cada evento.
Especialmente, ¿de qué me habla Dios?
La prioridad de la meditación no es encontrar muchos puntos en el pasaje de la Biblia; debemos más bien anhelar que Dios nos muestre qué es lo que desea decirnos especialmente a nosotros por medio de este pasaje, o cómo podemos aplicarlo a nuestra vida en ese día. Es de mucha ayuda ir anotando en un cuaderno lo que vayamos descubriendo, principalmente de qué nos habla Dios en determinado versículo. A partir de aquí es necesario hacer un plan personal para poner en práctica las enseñanzas que vamos recibiendo. El propósito principal por el cual meditamos en la Palabra de Dios es para recibirla en nuestros corazones, aplicarla en nuestras vidas cada día y obedecerla.
Leer más...

domingo, 24 de abril de 2011

Reflexiones Cristianas - Semana Santa

Como poder dejar en el olvido o en la mas abúlica indiferencia, el dia en que tu Padre dio la órden para que tu santa y divina persona resurja de las profundidades de la tierra cual estampida de animales salvajes, la muerte atónita y perpleja tuvo que dejar curso libre al salto mas grande hacia tu magestuoso propósito eterno, traías contigo el manto gigante de la vida glorificada para toda la humanidad , el Espiritu de vida te tomaría, te envolvería en su cofre intocable cual si fuera el vientre santo que te trajo otra vez a la vida.


Es que la muerte no te pudo retener, JESUS emanabas el aroma al contentamiento de tu Padre , la gloria con la que habias sido glorificado desde tu eterna existencia , no sesaba de fluír por tus mismos poros.Todo plan de magestuosa redencion , quedó sumamente establecido y afirmado para todo el que recupere tu sonrisa y tu gracia. Tomaste la forma de ese objeto de amor,y le impregnaste tu perfume , amor ágape y eterno , la prueba de tu amor fue la CRUZ , mi simbolo por excelencia del amor que nos une y me conforma en un apasionado espiritu con vos.

Si quizas has arrumbado el relato del salvador de tu vida en el cofre de los cuentos de adas ,y en una fiesta mas, vacia de un contenido tangible, es porque, no has desidido creer ,atrévete a cerrar este cofre de la incredulidad Las llaves de la vida y de la muerte las recuperó tu Salvador rey y Señory las puso en tus mismas manos.

Este nuevo nacimiento en tu vida puede estar plagado e inundado de nuevas esperanzas y proyectos de vida . Cristo vive !!!Dios lo trajo de regreso , su vida es nuestro alimento ,su esposa esta en una ansiosa preparacion ,su Espiritu nos enamora cada dia mas, con la viva y resucitada vida de Jesus entre nosotros.

Hoy hay una melodia que suena en una sintonia aceitada y sobrenatural son los acordes que emanan de violines virtuales del alma que solo evocan , sus planes y propositos eternos, con nuestra humanidad ,y la restauracion de su reinado en los cielos.

FELICES PASCUAS CRISTO VIVE !!!!
Leer más...

sábado, 23 de abril de 2011

ESPÍRITU SANTO

Han ignorado al Espíritu Santo
que está para ayuda y alivio
al servicio de todo necesitado
sea hombre, mujer o niño.

Amigo en la soledad
consuelo en el proceder
la más sincera amistad
que de un amigo puedas tener.

Han ignorado al Espíritu Santo
perdió su encanto esta vida
las gentes sufriendo y llorando
cargan su problema cada día.

Está de luto nuestro tiempo
este tiempo ya no tiene encanto
lo natural está enfermo
por ignorar al Espíritu Santo.

En el corazón de ese noble amigo
solo hay amistad sincera
vive en anhelo encendido
de proteger la humanidad entera.

Cada uno hace como le viene en gana
pero si el Espíritu se marcha
la tierra que huérfana
y el desastre sale de caza.
Leer más...

¿Que Representa la Cruz?

Nací en una familia Cristiana, la primera vez que vi la película "La Pasión de Cristo" fue cuando tenía 8 años, yo lloré mucho cuando veía que a Jesús lo clavaban en la Cruz y Él Gritaba, yo pensaba que eso se estaba transmitiendo en vivo, a pesar de mi corta edad yo quería ir a ayudarlo, dije no puede ser que hagan eso con Jesús, mi madre me dijo que eso ya había pasado hace mucho tiempo, que Jesús ya no estaba en esa cruz, que ya está en el cielo con Dios, nuestro Padre.

La idea es explicar lo que representa la cruz, ya que muchas personas están haciendo un ídolo a la cruz dándole una representación diferente o errada.

Muchos miran a la cruz como la representación de un amor divino en nuestro favor, aparentemente pues es correcto esta definición, pero analicemos un poco más, personalmente yo creo que la cruz es la representación de la muerte, pecado y castigo.

En esos tiempos se supone que los malhechores eran ejecutados en la cruz, así como más adelante ejecutaban en la silla eléctrica, porque sabemos que Jesús no fue el único que murió crucificado, junto a Jesús habían dos malhechores que también eran ejecutados (S. Lucas 23:39-43).

Entonces es la muerte de Jesús que representa un amor divino e incondicional en nuestro favor, no es la cruz como muchos vienen pensando o creyendo.

Si visitamos la casa de una persona que no es Cristiana, seguramente en algún lugar de la pared observaremos que tienen una imagen de Jesús Crucificado, especialmente en las iglesias católicas, observaremos esa clase de imagen, pero porque siguen teniendo a Jesús crucificado si el ya no está en esa cruz ¿? Esa cruz que representa la muerte ya está vacía, porque Jesús venció la muerte ya que esto es el arma mortal del diablo a la que nadie pudo vencer.

¿Pero como sabes y de donde sacas que la cruz representa la muerte? Me dirás.

¿Acaso no es fácil darse cuenta de eso? 

Cuando alguien muere en su nicho colocan una cruz, como símbolo o como representación de que esa persona está muerta. Esta mañana conversaba con una amiga y me dijo tener una cruz como ídolo es como guardar o colgarse en el cuello el arma con quien mataron a mi gran amor o a algún ser querido,  yo creo que nadie podría decir lo contrario a esto.

Sin embargo hay todavía muchas personas que dicen que Sin la cruz de Cristo el mensaje del evangelio no tiene ningún valor, con esa frase le dan más voto a la Cruz que a la Muerte de Cristo Jesús, no se trata de la cruz se trata  de que Jesús sacrificó su vida en lugar de nosotros, nos regaló vida eterna con su muerte, si Jesús hubiera muerto a puro golpes igual tenía el mismo valor.  Juan 10:10 ...Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.
  • Tu estas mal, ¿acaso no sabes que Jesús dijo tomen su cruz y síganme?
  • Déjenme explicarles, ¿Qué quiso decir Jesús cuando dijo tomen su cruz y síganme?
Mateo 10:38 y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí.

Los versículos 34–39 Indican con claridad que el evangelio divide a la gente. Cristo es el Príncipe de paz y el evangelio es el mensaje de paz, pero cuando la gente confiesa a Cristo, es usual que tengan enemigos. Cristo separa y hace que los lazos naturales de familia y amigos sean menos importantes. Los cristianos no pueden servir a Cristo sin tomar la cruz; esto significa crucificar al yo personal y ejecutar a nuestros pecados. Salvar nuestras vidas quiere decir perderlas, pero perderlas por su causa significa salvarlas.

Marcos 8:34 Y llamando a la gente y a sus discípulos, les dijo: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. (Recuerden que la ejecución máxima en ese tiempo era la muerte en la cruz) Dios nos pide que le demos la máxima ejecución a nuestros pecados para ser dignos de Él.

Éxodo 20:4-5,  No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso… Para los que se siguen persignando cuando ven una cruz, o a una estatua de Jesús crucificado, por favor este versículo es más claro que el agua.

Espero que me hayan entendido, cualquier duda del tema pueden preguntarme, haré todo lo posible por darle una buena respuesta.
Leer más...

Preparando el Altar para el Fuego (2)



F- Lucha contra la desesperación y usa tu autoridad para ver milagros: cuando salgas a ministrar, ¡espera milagros! Los que sirven a Dios deben luchar contra la desolación que existe en el mundo. Elías le dijo a la viuda no temas; se necesitan siervos que se levanten con autoridad
G- Rechaza la auto conmiseración y el fatalismo: v. 17, Dios ya había hecho un milagro de provisión, después de esa provisión el hijo de la viuda enferma y muere; algunos toleran las primeras pruebas pero en las segundas se derrumban. Para Elías, las pruebas fueron cada vez más difíciles, pero no destruyeron su ministerio. La viuda lo culpa por su desgracia, v. 18; antes de que venga un avivamiento o algo grande de Dios, el diablo vendrá a ver si puede destruirnos emocionalmente. ¿Estamos preparados para pagar el precio? ¿Estamos listos para mantenernos firmes aún cuando todo a nuestro alrededor se caiga? ¿Tenemos la clase de fe que puede perseverar? V. 19-24, ¿Por qué permitió Dios que sucedieran todas estas cosas? Porque Él quería que Elías dependiera completamente de Él y que la viuda lo reconociera. Después de esto, Elías fue al rey Acab, convocó al pueblo, preparó el altar y el fuego de Dios cayó; Israel se volvió a Dios y en un día la religión de la nación cambió y ¡LA LLUVIA COMENZÓ A CAER!

CONCLUSION

• La clave para la vida sobrenatural = ESTAR DISPONIBLE
• Dios está buscando personas que estén dispuestas a decir: “Señor, me entrego a ti el 100%”
• Dios quiere usarnos
• No sé en que parte del proceso te encuentras: ¡Él te está preparando!
• Los que digan: “Cuenta conmigo, Señor”, son los que Él va a utilizar en el avivamiento que viene
• ¿Estás dispuesto?
• ¿Quieres ser usado?
• Él desea poner en ti una resistencia que nunca antes has conocido; Él desea hacerte fiel, fuerte y firme hasta el último día de tu vida
Leer más...

JESÚS Y LA AUTORIDAD VI

“Honrad al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino;
Pues se inflama de pronto su ira.
Bienaventurados todos los que en él confían”. Salmos 2:12
Bien pueden acusarme de buscar textos extraños en la Biblia, pues el citado es uno de ellos.
La primera parte del versículo presenta una advertencia referente a no causar la ira del Hijo de Dios; ¿te imaginas a un Jesús rabioso?
Y la parte final consiste en una bienaventuranza ¿un tanto contradictorio, verdad?
Pero si leemos todo el Salmo 2, veremos que habla de los reyes (o cualquier autoridad) que se rebelan contra la supremacía de Dios. Desde el punto de vista divino, ver al ser humano levantándose contra su Creador es, además de doloroso, un completo y total despropósito.
En estos tiempos de intensa agitación internacional, el elemento unificador es el olvido de Dios. Nadie lo tiene en cuenta o invoca su auxilio para salir de esta situación (excepto algunos fanáticos religiosos).
Existe una adversión y rebeldía -implícita o explícita-, contra todo lo que sea o recuerde a Dios; su nombre, su iglesia, su autoridad, sus instituciones y ritos, sus leyes o sus símbolos. Es ya mayor pecado social ostentar una cruz en cualquier parte, que tener una conducta sexual aberrante. Se prohibe a los deportistas manifestar su fe o devoción cristiana, mientras casi nadie se opone a que tengan conductas egoístas y malintencionadas (en tanto sean exitosos).
Quiero cerrar esta serie sobre Jesús, el respeto y la autoridad, examinando los principios que surgen del encuentro del Señor con el procurador romano:
“Entonces le dijo Pilato: ¿A mí no me hablas? ¿No sabes que tengo autoridad para crucificarte, y que tengo autoridad para soltarte? Respondió Jesús: Ninguna autoridad tendrías contra mí, si no te fuese dada de arriba; por tanto, el que a ti me ha entregado, mayor pecado tiene. Desde entonces procuraba Pilato soltarle; pero los judíos daban voces, diciendo: Si a éste sueltas, no eres amigo de César; todo el que se hace rey, a César se opone... Entonces dijo a los judíos: ¡He aquí vuestro Rey! Pero ellos gritaron: ¡Fuera, fuera, crucifícale! Pilato les dijo: ¿A vuestro Rey he de crucificar? Respondieron los principales sacerdotes: No tenemos más rey que César”. Juan 19:10-15   
  1. La autoridad viene de arriba. Deberían recordarlo los que están en autoridad, como Pilato. El creía que se hallaba en dominio de la situación por el hecho de que ostentaba poder; pero como lo descubrió en presencia del Salvador, su poder era apenas una modesta delegación de Roma, que a su vez recibía su poder desde lo alto.
  2. ¡He aquí a vuestro rey! Por más que el Señor estaba lastimado, abusado y sangrante, su porte digno y su calma ante los insultos y maltratos de la multitud lo recomendaban como el verdadero Rey de Israel. El contraste con las autoridades civiles era más que evidente.
  3. Rebelarse contra la autoridad divina es un pecado potenciado por la obstinación ciega de quienes la desconocen. El conocimiento de la verdad hace más grave su rechazo, por lo que estos hombres llenaron la medida de su culpabilidad al ir contra su propia conciencia.
  4. El respeto a la autoridad de Dios siempre está en conflicto con las ambiciones de poder de los hombres. El egoísmo no puede convivir con el respeto al señorío de Cristo. Cuando Pilato les presentó al Redentor como su rey, su corazón impenitente se negó a reconocerlo y eso fue su perdición.
  5. En ese conflicto, le toca a cada ser humano elegir de que lado va a estar. Si se somete a la autoridad divina o cede ante la presión de la autoridad civil. Los judíos que condenaron a Jesús eligieron como rey a un gobernante terrenal y despreciaron al Señor de la vida.
Pero recordemos que el texto inicial culminaba con una bienaventuranza. El mismo Rey que fue crucificado vendrá como Rey del Universo para asumir el mando de este descarriado planeta.
Termino donde empecé, en la obra de purificación que Dios desea hacer en el templo del alma, antes de purificar el mundo con fuego. La rebeldía contra su autoridad traerá frutos amargos. “Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad” Romanos 1:18
Su venida hará estremecer de terror a todos los que despreciaron su soberanía; pero a quienes lo recibieron como su Salvador, su venida les será motivo de gran regocijo.
Te invito hoy a someterte a la potestad del Hijo
Bienaventurados todos los que en él confían”. Salmos 2:12
Leer más...

viernes, 22 de abril de 2011

Preparando el Altar para el Fuego



Debemos preparar el altar de nuestras vidas si queremos estar listas para una vida sobrenatural. Antes de que el fuego cayera para Elías (1ª Reyes 18), debió pasar por un proceso de preparación. ¿Para qué lo estaba preparando Dios? ¡Para cambiar en un día, la religión de toda una nación! Su misión: sacar a los judíos de la adoración a Baal y hacerlos volver a Dios

Pasos en el proceso de preparación

A- Aprender a depender de Dios: aunque sus métodos sean extraños (usó los cuervos para alimentarlo)
B- Estar dispuestos a cambiar: 1ª Reyes 17:5-7, ¡qué difíciles son los cambios! Nos aferramos a las bendiciones pasadas, entonces Dios hará lo que haga falta para movernos de la comodidad y llevarnos a un nuevo lugar. Dios no es estático; Él siempre está obrando en nosotros, así que prepárate para el cambio, v. 7 - 9
C- Ir a donde Dios te diga: v. 9, ¡qué cómodo es permanecer en el mismo rincón donde nos encontramos, pero Dios nos está llamando a algo más GRANDE, y para eso debemos estar dispuestos a estar en el lugar correcto
D- Estar dispuestos a depender de otros: debemos ser dóciles y sensibles a la voluntad de Dios (la viuda)
E- Estar dispuestos a humillarnos y pedir: v. 10, el temor o la vergüenza por no entender el modo en que Dios obra pueden desanimarnos; caminar con Dios es un ASUNTO DE FE. Dios le dijo a Elías: pídele a la viuda, v. 12, pero Elías obedeció, v. 13 y 14. ¡Qué fácil es darse por vencido y abandonar la fe cuando las cosas parecen económicamente imposibles!
Leer más...

JESÚS Y LA AUTORIDAD V

“Pagad a todos lo que debéis: al que tributo, tributo; al que impuesto, impuesto; al que respeto, respeto; al que honra, honra. No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley”. Romanos 13:7,8
Tarjetas de crédito, tarjetas de débito, préstamos de amigos o familiares, entidades financieras, empeños, pagos en cuotas, usureros...
Variados son los medios por los cuales las personas procuran vivir por encima de sus entradas. Los abundantes créditos y promociones nos impulsan a vivir para el hoy gastando el dinero de mañana. 
El apóstol nos recomienda no deber nada a nadie; pero al mismo tiempo, avanza sobre otros aspectos que van por encima de lo económico. No tenemos que ser deudores del respeto, el honor y el amor debidos a nuestro prójimo, a la sociedad o al estado.
Bien es cierto que  a veces nos enfrentamos a situaciones injustas. Intereses demasiado altos, impuestos extorsivos, demandas abusivas y otras situaciones más que el lector quiera agregar.
En los tiempos de Cristo, los romanos dominaban el mundo y cobraban elevados tributos a los pueblos sometidos. A esto se sumaba la codicia de los publicanos que los extorsionaban, y de los sacerdotes que lucraban sin remordimientos con lo sagrado.
En ese contexto, sucedió el siguiente incidente: “Cuando llegaron a Capernaum, vinieron a Pedro los que cobraban las dos dracmas, y le dijeron: ¿Vuestro Maestro no paga las dos dracmas? El dijo: Sí. Y al entrar él en casa, Jesús le habló primero, diciendo: ¿Qué te parece, Simón? Los reyes de la tierra, ¿de quiénes cobran los tributos o los impuestos? ¿De sus hijos, o de los extraños? Pedro le respondió: De los extraños. Jesús le dijo: Luego los hijos están exentos. Sin embargo, para no ofenderles, ve al mar, y echa el anzuelo, y el primer pez que saques, tómalo, y al abrirle la boca, hallarás un estatero; tómalo, y dáselo por mí y por ti”. Mateo 17:24-27
En un impecable razonamiento, el Señor le demostró a Pedro que su Maestro no debería estar obligado a pagar el impuesto del templo.
En realidad, toda la maniobra estaba destinada a lograr que Jesús se reconociera a sí mismo como alguien del común del pueblo, y no como el tan esperado Mesías. Pero él no cayó en la trampa.
Cristo menciona aquí dos clases de imposiciones:
  • Tributos: Eran una imposición de la nación dominante (del griego télos, "derecho de aduana", o "impuesto"), que se cobraba sobre las posesiones o los bienes.
  • Impuestos: los necesarios para el sostenimiento del templo -sin relación con los diezmos-, eran cobrados por personas diferentes de los publicanos; su cobro era voluntario pero pagarlos demostraba lealtad hacia la fe judía. Las dos dracmas se convertían al valor del siclo del templo, dando buenas ganancias a los deshonestos recaudadores.
Lo que ordenó el Señor a Pedro a continuación, es un modelo de como debemos relacionarnos con las injustas exigencias de la autoridad. Podría haberse negado a pagar con todo derecho, pero prefirió no entrar en controversias. No obstante, por medio de un sencillo milagro, dejó en claro que no renunciaba por ello a su propia autoridad.
A veces, como cristianos, somos tratados injustamente y nos toca pagar costos indebidos. Asumir esos compromisos no significa renunciar a nuestra dignidad, sino simplemente cumplir el evangelio, que demanda que estemos dispuestos a renunciar a lo que nos corresponde a fin de cumplir con el gran principio del amor.
Jesús dijo: “Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente. Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra; y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa; y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos” Mateo 5:38-41
Pablo recogió ese principio al instruir a los corintios acerca de los conflictos entre hermanos: “Para avergonzaros lo digo. ¿Pues qué, no hay entre vosotros sabio, ni aun uno, que pueda juzgar entre sus hermanos, sino que el hermano con el hermano pleitea en juicio, y esto ante los incrédulos? Así que, por cierto es ya una falta en vosotros que tengáis pleitos entre vosotros mismos. ¿Por qué no sufrís más bien el agravio? ¿Por qué no sufrís más bien el ser defraudados?” 1º Corintios 6:5-7
El orgullo humano se resiste a estos mandatos bíblicos (pues no son consejos, sino órdenes), pero Dios demanda de sus hijos una conducta regida por principios superiores.
Este principio de perder para ganar, que forma parte de las muchas “contradicciones” del evangelio, es nada menos que el espíritu que reina en el cielo. Si queremos estar allí, debemos aprender a vivir conforme a él.
¿Debes pagar algo injusto? 
Que no te pese; después de todo nos esperan riquezas eternas, ante las cuales lo terrenal resulta en anémica comparación.
Ama al prójimo cumpliendo la ley. Cumple la ley amando al prójimo.
Leer más...

jueves, 21 de abril de 2011

La Verdadera Libertad



¿Qué significa vivir en libertad? ¿Es la libertad la licencia para hacer lo que nos dé la gana? ¿Es no tener obligaciones ni responsabilidades? La única libertad verdadera está en Cristo (Juan 8:32-36, Col. 1:13 y 14).
Áreas de esclavitud:
1- Temor y preocupación:
incluye ansiedad por nuestra salud, temores de que nuestros seres amados mueran en un accidente o enfermedad, preocupación exagerada por nuestro desempeño en el trabajo, nervios anticipados por lo que nos pueda pasar en el futuro = todo esto consume nuestro tiempo, nuestra salud y nuestra paz, Isaías 41:10
2- El rechazo y la inferioridad: el enemigo se goza en hacernos creer que somos poca cosa o que no valemos. Dios nos ama porque somos sus hijos, Jeremías 17:7 y 8
3- Egoísmo: éste nos hace dirigir nuestra atención a nosotros mismos; cuando tenemos una perspectiva correcta de Dios, no podemos ser ególatras, Fil. 2:3 y 4
4- La envidia y la amargura: fábula del águila que envidiaba a otra porque ésta podía volar más alto y fue entregando todas sus plumas al cazador para que las usara con el arco en contra de aquella; al final se quedó sin plumas, sin poder volar y ella fue la cazada, Hebreos 13:5
5- Las adicciones y las concupiscencias: el chisme, alcohol, tabaco, exceso de comida, pornografía, todos son hábitos destructivos que nos esclavizan, Gal. 5:16-18
6- La culpabilidad: quizás por algún pecado pasado, el enemigo nos acusa continuamente y trata de desenterrar nuestro pasado para centrarnos en nuestras limitaciones o fallas y poder paralizarnos por la culpa; Dios en cambio quiere que nos enfoquemos en nuestra nueva identidad en Cristo, Rom. 8:1 y 2
7- El desaliento: nos lleva a vivir vidas sin significado ni propósito, Sal. 34:17-19
Leer más...

miércoles, 20 de abril de 2011

La Nueva Clase de Vida: la Vida Sobrenatural (2)



B- Hablar con la Palabra de Cristo (Mat. 12:36 y 37)
Una vez que soltamos y desparramamos las palabras, nunca podremos recogerlas de nuevo. Por eso es necesario tener cuidado con lo que decimos. Lo que decimos tiene poder. Podemos hablar para que cosas lleguen a ser. Maneras para controlar nuestro hablar:
1) Reprima el impulso de hablar áspera o neciamente: (Prov. 15:28) Debemos pensar antes de hablar
2) Ore acerca de lo que va a decir, especialmente en situaciones difíciles: (Fil. 4:6) Cuando no sabemos que decir, sólo hay una respuesta: ¡orar!
3) Aliente, exhorte y edifique a otros en amor: (Prov. 16:23 y 24) Nuestras palabras deben edificar y animar a otros
4) Evite un hablar necio, jactancioso, obsceno, hiriente o falso: (Ef. 4:29, 31; 5:4) La Biblia compara nuestra lengua con una chispa que puede quemar un bosque. Antes de hablar pregúntese: ¿Es verdad? ¿Es justo? ¿Edificará? ¿Beneficiará a todos?
5) Mantenga abiertos sus oídos y sea mas rápido para escuchar que para hablar: (Prov. 18:13) Una persona piensa cuatro veces más rápido que lo que habla
C- Conducirnos con el carácter de Cristo (Ef. 2:10)
Carácter es lo que somos cuando nadie nos está mirando. Nuestra conducta debe reflejar nuestro carácter. Maneras para tener el carácter de Cristo:
1) Sométase a la voluntad y disciplina de Dios: debemos ser obedientes a Él
2) Aprecie la herencia de Dios: Dios nos ofrece invaluables riquezas, pero las menospreciamos
3) Honre a Dios en santidad: honramos a Dios cuando reflejamos el carácter de Jesús
4) Use sus dones para servir a otros: (1ª Cor. 2:7)
5) Proclame el evangelio
6) Muestre fe en todas las circunstancias
Leer más...

JESÚS Y LA AUTORIDAD IV

“Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da”. Exodo 20:12
Una de las señales de los tiempos y clara muestra del desorden que produce el pecado, es la desobediencia a los padres (ver Romanos 1:30; 2º Timoteo 3:2).
Lo veo cada vez más patente en mis alumnos, que no les hacen caso, desafían su autoridad y buscan deliberadamente ocultar a sus padres sus actividades, convirtiendo así a sus mejores consejeros en perfectos extraños (claro está que los padres tampoco están exentos de culpa en este asunto).
¿Cómo se relacionaba Jesús con la autoridad paterna? Veamos el único relato del Cristo preadolescente que nos proporcionan las Escrituras:
“Iban sus padres todos los años a Jerusalén en la fiesta de la pascua; y cuando tuvo doce años, subieron a Jerusalén conforme a la costumbre de la fiesta. Al regresar ellos, acabada la fiesta, se quedó el niño Jesús en Jerusalén, sin que lo supiesen José y su madre. Y pensando que estaba entre la compañía, anduvieron camino de un día; y le buscaban entre los parientes y los conocidos; pero como no le hallaron, volvieron a Jerusalén buscándole. Y aconteció que tres días después le hallaron en el templo, sentado en medio de los doctores de la ley, oyéndoles y preguntándoles. Y todos los que le oían, se maravillaban de su inteligencia y de sus respuestas. Cuando le vieron, se sorprendieron; y le dijo su madre: Hijo, ¿por qué nos has hecho así? He aquí, tu padre y yo te hemos buscado con angustia. Entonces él les dijo: ¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar? Mas ellos no entendieron las palabras que les habló. Y descendió con ellos, y volvió a Nazaret, y estaba sujeto a ellos”. Lucas 2:41-51
Se evidencia aquí un claro orden de prioridades, presentados de modo inverso en la narración:
  • Los doctores de la ley
  • Sus padres
  • Su Padre Celestial
El  lugar preponderante en su vida lo ocupaba su  Padre Celestial; sus “negocios”, sus asuntos tenían prioridad.
Había ido al Templo en busca de comunión con su Padre y al encontrarlo se quedó allí. En ese lugar comprendió por primera vez lo que le significaría ser “el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29). En el ritual de los sacrificios se vio a sí mismo derramando su sangre por la humanidad. Bien que los sacerdotes cumplían los ritos en forma mecánica y sin meditar en su elevado propósito, pero el  pudo discernir en la sangre de los inocentes animales lo que representaban en verdad: un anticipo de la cruz.
En la pregunta de Jesús  -“¿por qué me buscabais?”-, está implícito el hecho de que José y María no tenían nada que temer ni objetar de su conducta. Siempre les había obedecido y siempre lo haría. No se trataba de una falta el que estuviera allí; se encontraba simplemente cumpliendo su misión.
Ellos olvidaron a su Hijo (hasta que lo necesitaron), entretenidos en sus propios “negocios”, y fue por su propio descuido que pasaron tres días de agonía en su búsqueda.
¡Qué lección! No debemos tener temor de que Dios se olvide de nosotros, sino de que nuestras prioridades no estén ajustadas y nos olvidemos de buscar constantemente su presencia.
Los doctores de la ley -rabinos, escribas y fariseos entraban en esa categoría- eran tenidos por autoridades entre el pueblo. Su función era interpretar la ley divina. Pero sus tradiciones y ritos en verdad oscurecían su significado, por lo cual Jesús se diirgió a ellos para escucharlos.
No me imagino a Cristo con la soberbia propia de los adolescentes de hoy día, que creen que lo saben todo y menosprecian a los mayores. No; primero les oía y luego les preguntaba. Su actitud y sus palabras mostraban respeto, incluso a estos extraviados “biblistas”.
Sus humildes preguntas y su candor juvenil impresionaron tanto a estos hombres -que veían ante sí a alguien que comprendía las Escrituras mejor que ellos-, que pensaron en convertirlo en uno de sus discípulos.
Pero Jesús no se sometería  a sus opiniones ni seguiría sus caminos. Él era la luz del mundo y no tendría comunión con las tinieblas que rodeaban a esos orgullosos hombres. Ellos son mencionados en la historia en primer lugar tan solo porque eran los más necesitados de recibir luz.
Así, sus prioridades eran las correctas: primero Dios, luego su familia y luego los que necesitaran de su ayuda. Aunque a veces pareciera anteponer los últimos a su familia, era porque nunca su Padre y la obra que le encargó dejaban de tener la primacía. Su autoridad lo era todo. El servicio que prestaba a los afligidos era su misión, encargada por el cielo, y ésta tendría siempre preferencia por encima de cualquier otra consideración terrenal.
¿Cómo están tus prioridades? ¿Ocupa la autoridad de Dios el primer lugar en tu vida?
Leer más...