Reflexiones Cristianas: junio 2011

miércoles, 29 de junio de 2011

Dios tiene un Plan para tu vida, ¿lo conoces?

Una de las más grandes frustraciones del ser humano viene por no saber hacia donde va...

El ser humano hoy no tiene paz, por más logros que logre, su vacío solo se hace más latente...como una droga, el activismo le consume día tras día cada uno de sus días, le consume su juventud, le consume su dinero, le consume sus esperanzas, como si en un desierto caminara y el agua nunca su sed saciara.

Pero Dios ama su creación y en especial al ser humano, anhela saciar su sed y que no tenga sed jamás, anhela entregarle el mejor pan "casero" mmm con mantequilla derretida de amor mmmm

Hoy estamos viendo oscuramente, pero un día le conoceremos como realmente es...como anhelo que llegue ese día. Sin embargo estamos en la espera,y ninguna espera es agradable...son segundos eternos.


Pero así y todo, hoy quiero alentarte a seguir adelante pues Su venida es pronta, aunque algunos la tengan por tardanza... nuestros cuerpos se desgastan pero nuestros espíritus se fortalecen cada día...Dios tiene un Plan.

Pablo alentaba a la comunidad de creyentes de Éfeso (hoy sería la comunidad de creyentes de Santiago de Chile, de Buenos Aires Argentina, de Salamanca en España, de Iquique en el norte de Chile de... tantas partes) con estas palabras, en mis palabras:

"Cuando pienso en las cosas de bien que Dios desea para nosotros me estremezco, yo sé que ustedes saben que me ha encomendado compartirles Su Palabra, y de ello no puedo escapar pues me ha revelado secretos maravillosos para ustedes que no puedo guardar solo para mi...es que todos podemos recibir este conocimiento por medio de Su Espíritu Santo!! Y es que todos somos un mismo pueblo, todos los que hemos confiado nuestras vidas a Jesús.

Ya no pertenecemos a nuestros mundos egoístas y pequeños, ahora estamos llenos de propósito y poder, pues compartimos los mismos anhelos que Cristo Jesús. Y aunque no me considero más que un hermano, este privilegio me llena de gozo, en su elección de explicar cosas grandes y ocultas, hoy las ha puesto a nuestra disposición. Y esto no es todo, también te invita a ti, el que lee este mensaje, ha enriquecer con tus dones lo que también hace manifiesto a través tuyo.

Y hoy entramos a la presencia del Padre, proclamando Su grandeza y Supremacía, sobre toda autoridad de las regiones celestes, y lo podemos hacer con plena libertad por esto murió Jesús. Y si en algún momento sufro por esta causa y me niego en algo a ser o a tener algo para mi mismo, para que los demás sean enriquecidos con estas palabras hacia ustedes, siéntanse honrados pues lo hago con sinceridad.

Finalmente quiero orar a Dios para que los fortalezca, para que Su amor se establezca en cada cosa que hagan, y que comprendan cada día más, la anchura, largura y altura de este mensaje, que los sostenga con poder y misericordia... que experimenten Su Gloria desde hoy y para siempre! Amén"
(Paráfrasis de Efesios 3)
Leer más...

La misericordia de Dios puede tardar, pero siempre llega

El predicador aprendió que todo tenía su tiempo bajo el sol, no lo aprendió en la escuela ni leyendo libros, no lo aprendió cuando era joven y exitoso, lo aprendió de la misma vida que le tocó vivir, de las esperas, de los errores, del fracaso.


Hoy, el mundo quiere vendernos sus tarjetas de crédito del éxito y la cajita feliz que todo lo satisface y muchas, muchas veces tienen buenos resultados, las gentes hacen toda una vida de esfuerzo por conseguir mantener abierta su línea de crédito de la felicidad...sin embargo, los intereses crecen y crecen y pareciera que nada de lo que hagamos es suficiente para pagar la deuda, tenemos más y más pero nunca quedamos satisfechos.

Jesús dijo que todos los que estaban cargados y trabajados podrían venir a él y alcanzar descanso, que el César tenía cierto poder, pero no tenía en sus manos el dar la vida y la muerte. Su mensaje cautivó a los sencillos y encolerizó a los poderosos, tanto que le costo la vida...por ti y por mi.

El profeta anticipaba su caracter varios siglos antes, un carácter que reflejaba el amor del Padre...tal como lo hizo tiempo atrás, hoy te dice:

"Agranda tu casa; construye una ampliación. Extiende tu hogar y no repares en gastos. Pues pronto estarás llena a rebosar; tus descendientes ocuparán otras naciones y repoblarán las ciudades en ruinas. No temas, ya no vivirás avergonzada. No tengas temor, no habrá más deshonra para ti. Ya no recordarás la vergüenza de tu juventud ni las tristezas de tu viudez. Pues tu Creador será tu marido; ¡el SEñOR de los Ejércitos.

Celestiales es su nombre! Él es tu Redentor, el Santo de Israel, el Dios de toda la tierra. Pues el SEñOR te llamó para que te libres de tu dolor, como si fueras una esposa joven abandonada por su marido —dice tu Dios.

Por un breve instante te abandoné, pero con gran compasión te recibiré de nuevo. En un estallido de enojo aparté de ti mi rostro por un poco de tiempo. Pero con amor eterno tendré compasión de ti —dice el SEñOR, tu Redentor"
Leer más...

«La encrucijada de los logros» (2)

“El deseo cumplido regocija el alma; pero apartarse del mal es abominación a los necios”, Prov. 13:19


 
En estos días hay demasiado énfasis en el tamaño de las congregaciones y en el conseguir títulos y cosas. En muchos existe un gran descontento porque no tienen el sentimiento de que están logrando más. Se han olvidado de estar agradecidos por lo que ya tienen. Debe existir un equilibrio en esto, ya que el tamaño de algo es una señal incierta de las bendiciones de Dios. el tamaño de algo no tiene nada que ver con el éxito, porque si así fuera, una vaca sería más exitosa que un conejo.

Una congregación más grande no significa éxito; hay sectas falsas que tienen más gente que nosotros. Si tuviéramos que usar el tamaño como el único criterio para las bendiciones de Dios, tendríamos que pensar que las bendiciones de Dios estarían sobre muchos falsos profetas que a veces crecen más rápido en sus metas.

Mejor veamos el estilo del ministerio de Jesucristo:

 Nació en un hogar humilde
 Se crió en un oficio que practicó por algunos años
 No tuvo logros académicos y en determinado momento de su vida abandona su oficio para irse al Jordán y ser bautizado por un familiar
 Desaparece de la escena pública por algunos días y ese es el momento en que es tentado por el enemigo
 Sobrevive a aquellas tentaciones y llega el momento de comenzar su ministerio y en lugar de buscar un gran terreno, de edificar un gran edificio o de comenzar a reunir grandes multitudes prefirió seleccionar a doce hombres y por más de tres años les ministró eficientemente
 Nunca estuvo apurado, nunca se llenó de pánico ni mencionó estar preocupado por el tamaño de la congregación de sus seguidores
 Nunca se decepcionó por los pocos ni lo vemos inflado por los muchos que le seguían
 Dedicó su vida a 12 hombres (Mat. 3:14)
 Era un plan sencillo: todo comenzó cuando Jesús llamó a unos pocos hombres para que le siguieran
 El objetivo inicial del plan de Jesucristo fue enrolar a hombres que pudieran dar testimonio de la vida de Jesús y llevar adelante su obra después de que Él regresara hacia su Padre
 No había evidencia de prisa en la selección de los discípulos, solamente se notaba determinación

Leer más...

martes, 28 de junio de 2011

Cualquiera puede ser Cristiano


La vida Cristiana... Una vida llena de total entrega, en ella no puede haber puntos intermedios, y si decidiste seguir a Cristo tienes que saber que esto esto va enserio... Es terrible lo que estamos viviendo... mi oración a Dios de todos los días es que nos visite y nos haga como bien le parezca con tal de que nos arrepintamos y vivamos conforme a su imagen.
"Cualquiera puede ser Cristiano"

Una cosa es ser un verdadero Cristiano, mejor dicho, ser un discípulo de Cristo, y otra cosa es hacer actividades Cristianas. Debemos de tener bien claro esto, cualquiera puede tener costumbres Cristianas pero no cualquiera vive conforme al corazón de Dios.

Hacer cosas Cristianas: Es muy sencillo, ir cada domingo a cantar y escuchar el sermón, salir exactamente igual en el corazón sin ningún odio  por el pecado sin querer ser mas como Jesucristo.

Ir a todos los congresos y conciertos Cristianos, saltar y gritar pero sin adorar a Dios con nuestra vida diaria ni poder alabarlo 3 dias después.

Saber encontrar algunos versículos dentro de la Biblia (a veces ni eso) pero no escudriñarlos para edificación y crecimiento.

Saber de cantantes Cristianos y medio escuchar su musica secular, y como muchos dicen "es que la verdad esa canción "X" me llega y me encanta."

Muchas personas dan por hecho que hacer esto es ser Cristiano ...FALSO..., mas triste aún, muchos piensan que haciendo todo esto son salvos, tener una vida Cristiana de 4 paredes cualquiera lo hace... pero... ¿Como nos movemos en el mundo?

Ser Discípulo: es otra cosa, la batalla comienza desde que te levantas, tener que levantarse una hora antes y negarte a dormir un poco mas para poder platicar con nuestro amadisimo Dios y fortalecerte en él.

"Suicidarte" socialmente en tu trabajo o escuela por ir contra contracorriente y agradar a Dios antes de ser aceptado por la sociedad. Saber lo que es que te encuentren estudiando la Biblia en tu escuela y trabajo y perdiendo deleites carnales por ver a las almas acercarse a Dios.

Levantarse, arrepentirnos y apartarnos del mal cuando dejamos que el pecado nos envilezca.

Saber que Dios nos prometió estar con nosotros siempre en las aflicciones y tribulaciones en vez de creer que somos Dios nos llamo a una vida cómoda.
Seguir a Cristo y ser hallado fiel aún cuando muchos otros se volvieron atrás.

Enfrentar todos los días las mas crueles y despiadadas tentaciones caer de rodillas delante de Dios antes que caer muerto por el pecado.

Y en general, entender que cada segundo de nuestra vida en Cristo es sacrificio, que no hay un solo momento en nuestra vida donde podamos ceder, que nuestro galardón esta en los cielos y todos nuestro logros personales se secarán. Entender que Jesucristo es TODO o NADA. Vivir como hombres y mujeres de Dios en todos los lugares, en todo tiempo, y pagar por ello.


Buscar cada día la voluntad de Dios y ser formado a la imagen de Jesucristo, porque todo se trata de él, y todo es para él.

 
"Cualquiera puede ser un Cristiano de 4 paredes, pero al salir al mundo se ve de que estamos hechos"



"O estamos tapizados de mas caras y apariencias... o estamos revestidos del nuevo hombre que es en Jesucristo y llenos del los frutos del Espíritu"









La Gloria siempre a: JESUCRISTO

Escrito: Guillermo Vazquez

email: contacto@elitededios.net
http://www.elitededios.net
Leer más...

lunes, 27 de junio de 2011

«La encrucijada de los logros» (1)

“El deseo cumplido regocija el alma; pero apartarse del mal es abominación a los necios”, Prov. 13:19
¿En qué momento de la vida te encuentras? Quizás te encuentras frente a una de esas encrucijadas en las que tienes que decidir el futuro de tu carrera, de tus hijos, tu trabajo o tu vida espiritual. En cualquier situación que te encuentres, Jesucristo te puede ayudar a enfrentarte a esa encrucijada de la vida.

Antes de tomar una decisión en nuestra vida debemos primero oír al Señor y buscar su voluntad; no es fácil esperar la voluntad de Dios, pero es lo mejor que podemos hacer. En esta vida, muchos miden el éxito o el fracaso de una persona dependiendo del automóvil, la casa o el dinero que tienen. La buena noticia para nosotros es que Dios tiene una escala de valores muy diferente a la nuestra.

En ocasiones, las encrucijadas que enfrentamos tienen que ver con la toma de decisiones y no necesariamente con algún fracaso o lucha. Quién no ha ido manejando por una carretera y se encuentra ante dos letreros que muestran dos caminos diferentes y no sabe por cuál ir: esa es una encrucijada. Inmediatamente pensamos: “debo poner atención a lo que voy haciendo y debo saber exactamente hacia dónde voy”.

Hay una encrucijada que pocas veces consideramos: el momento en que nos enfrentamos a los logros. Los logros son todo aquello que conseguimos en la vida o queremos conseguir; es el acto de alcanzar algo, de lograr, de obtener resultados. Puede ser desde algo tan sencillo como cocinar un pastel, hasta ganar una guerra. Podría ser el tocar una pieza de música o el escribir un libro.

Esto también se aplica a la vida de la iglesia; hay momentos en que una iglesia, una escuela, una organización llega al momento en que alcanza algo, y ese es un momento generalmente de gran bendición y celebración, y eso no es malo. Sin embargo, los logros no necesariamente garantizan la bendición de Dios y no necesariamente son esenciales para darnos a entender que la mano de Dios está en nuestra obra.

Los logros que se realizan cada día generalmente pueden ser:
POSITIVOS (Prov. 13:19): cuando hemos logrado hacer algo seguramente nos hemos sentido contentos, existe un sentimiento de satisfacción (emoción, gritos, etc.).
NEGATIVOS (Prov. 30:15): lo negativo de los logros es que uno puede convertirse en un adicto a ellos; ésta es una de las nuevas adicciones de la sociedad moderna. Eso significa que lo suficiente nunca es suficiente.



Continuará…

Leer más...

sábado, 25 de junio de 2011

«Vivir con pasión»

“…fervientes en espíritu, sirviendo al Señor”, Rom. 12:11


¿Qué harías si supieras que tienes solamente 30 días para vivir? ¿De qué manera cambiaría tu perspectiva? ¿Qué cosas dejarías de hacer y qué cosas empezarías a hacer? Todas las respuestas que podamos dar probablemente se colocarán dentro de cualquiera de las siguientes cuatro categorías: nuestras pasiones, nuestras relaciones, nuestro propósito o nuestro legado.
¿Qué es pasión? Es un deseo intenso o entusiasmo por algo. Es tu corazón, tu motivación interna y un sueño que te atrapa como nada más. En la Biblia, a la pasión también se le llama celo (Rom. 12:11) o entusiasmo (Ef. 6:7). La pasión en nosotros cambia a lo largo de nuestra vida. En determinado momento de la vida podemos tener pasión por los deportes o por los estudios. Más tarde, esa pasión se tiene por los hijos o por la obra de Dios.

Es necesario que nuestra vida esté llena de pasión porque ella nos conecta con nuestro propósito; es decir, con el “por qué” estamos vivos. Jesús nunca perdió de vista su propósito (Luc. 9:51). Debemos dejar que nuestra pasión queme fuerte para mantenernos conectados con nuestro propósito en la vida. Aunque todos tenemos papeles únicos, todos compartimos el propósito común de adelantar el reino de Dios.

Además, la pasión nos ayuda a conectarnos con la gente;a mejor manera para mantener la pasión viva es resolver los conflictos con los demás rápidamente y asociarnos con personas apasionadas. No somos una isla, vivimos junto con otros y tenemos que aprender a cultivar relaciones con ellos. El conflicto que no se resuelve destruye la pasión; en cambio, la reconciliación y el perdón la encienden.

Por último, la pasión también nos conecta al perdón; la culpa y la pasión no pueden coexistir. Cuando pecamos o gallamos en nuestros esfuerzos, tenemos que levantarnos, recibir perdón e intentarlo otra vez. La culpa que no se resuelve destruye la pasión. Si solamente tuvieras 30 días para vivir, ¿qué harías diferente en esa área de tu vida?



¿Conoces tu propósito en la vida? ¿Cómo podrías descubrirlo? ¿Cuál es la cosa por la cual tienes más pasión? ¿De qué manera esa pasión ha afectado tu vida?



Leer más...

viernes, 24 de junio de 2011

Devocionales Cristianos - El crecimiento en Cristo

“Sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo aquel que es la cabeza, esto es Cristo”. Efesios 4, 15. Una dieta correcta y el ejercicio adecuado son dos factores necesarios para el desarrollo y el crecimiento. Necesitamos ambos no solo uno o el otro.



¿Cómo puede uno crecer y desarrollarse espiritualmente?
Requiere más que leer una meditación bíblica a diario.
A la vez, un artículo inspirador, más de una buena lectura de la palabra, podría ser una dieta saludable para el cristiano. ¡A diario debemos de digerir la palabra de Dios!

¿De qué debemos alimentarnos? Filipenses 4, 8 nos indica que debemos de pensar en “todo lo amable, todo lo que es de buen nombre” también debemos de pensar en lo que Dios ha hecho por nosotros personalmente.

¿Quieres mantener una buena salud espiritual? Practica lo que sabes. Sigue haciendo lo correcto, sin importar lo que suceda. Haz de buen uso de tu dieta de la palabra de Dios. Usa toda la fuerza que recibas para ejercitar tu fe. El ejercicio es trabajo y mantener una dieta saludable y balanceada puede ser difícil; para ello requiere sacrificio. Pero a la vez, ¡vale la pena! Así podremos desarrollar una buena relación con Dios, tener una gran visión, recibir fuerza para hacer su voluntad y crecer en El.

Mientras comas y trabajes hoy, no te olvides de orar: “Gracias Señor por haberme proveído de todo lo necesario para mi crecimiento y desarrollo espiritual. Ayúdame a seguir creciendo en ti, hasta que, en el tiempo de la gran cosecha me llames a casa. Amén”

Publicado por: Marcelo Zúniga
Leer más...

«Oyendo la voz de Dios en tiempos de crisis»



“Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen”, Juan 10:27

Oír la voz de Dios en tiempos de crisis no es fácil. Generalmente las tormentas de la vida ahogan la voz de Dios; las preocupaciones, el dolor y otras emociones nos impiden escucharla. Primero debemos saber qué es una voz: es un sonido producido por el órgano vocal situado en una vértebra. Frecuentemente reconocemos a una persona por su voz. Por ejemplo, la voz de un niño, un hombre y una mujer sin verlos, etc.
Jesús dijo: “mis ovejas oyen mi voz…”, es decir, la reconocen. De la misma forma en que reconocemos la voz de alguien que nos es familiar (un amigo, familia) debemos reconocer la voz del Señor… si es que le conocemos y mantenemos una relación íntima con Él.
Elías no fue a buscar la voz de Dios cuando se escondió en la cueva del monte Horeb (1ª Rey. 19); generalmente, cuando tenemos problemas o estamos en aprietos, queremos soluciones rápidas y no estamos dispuestos a tomarnos el tiempo para oír lo que Dios quiere decirnos en ese preciso momento.
¿Cómo suena la voz de Dios? No es audible, sino que es algo que se percibe. La voz de Dios abre nuestro espíritu para comprender destino y futuro. Dios no es humano, pero sí usa la laringe humana para hablarnos… incluso hasta la de un animal (Núm. 22:28).
Necesitamos ejercitar nuestro oído espiritual para aprender a oír la voz de Dios; al mismo tiempo, debemos apartar un tiempo específico para estar delante de la presencia de Dios no solamente hablando con Él, sino también escuchándolo.
En tiempos de crisis es cuando más debemos hacerlo antes de correr despavoridos de un lado a otro buscando la solución a nuestros problemas, quebrantos o pruebas. Al hacer esto, corremos el riesgo de no hacer lo correcto, ya que nuestros sentimientos y nuestra forma de pensar se oponen frecuentemente a la manera de Dios de hacer las cosas.
Por tanto, estemos quietos, practiquemos el oír su voz, pasemos el suficiente tiempo con Dios como para que Él nos muestre y nos revele día a día Su perfecta voluntad para nuestra vida. De lo contrario, seremos como el hombre inconstante que describe Santiago (1:8).
Leer más...

jueves, 23 de junio de 2011

«Una iglesia victoriosa» (2)



“El caballo se alista para el día de la batalla; mas Jehová es el que da la victoria”, Prov. 21:31

5- Fortalecidos con todo poder
(v. 11): según se crece en el conocimiento de la Palabra el cristiano se fortalece. También se fortalece con la oración. Hoy en día queremos tener poder pero no oramos. Ninguno podrá tener una vida victoriosa sin el conocimiento de la Palabra y la oración, ya que el enemigo no le teme al cristiano que brinca más alto, sino al que ora y guarda la Palabra.
6- Conformados a la potencia de Su gloria (v. 11b): muy seguido hacemos las cosas conforme a nuestra propia fuerza e inteligencia. Fracasamos por no ser dirigidos conforme a la potencia de Su gloria, sino según nuestro propio razonamiento, inteligencia o títulos. Las profesiones y los estudios son una bendición, pero debemos ponerlo a los pies del Señor.
7- Con gozo (v. 12a): los seis primeros puntos deben culminar en GOZO (Fil. 4:4). Los problemas son la causa de la tristeza y ésta nos impide tener gozo, pero debemos recordar que la iglesia debe estar gozosa en todo momento (Neh. 8:10).

En conclusión, la perfecta voluntad de Dios para cada uno de nosotros es que vayamos de victoria en victoria. Los afanes y tribulaciones nos paralizan e impiden tener esa victoria. Los siete puntos anteriores deben ser nuestros para que logremos ser lo que Dios desea que seamos. Nuestras oraciones diarias deben incluirlos.
Leer más...

martes, 21 de junio de 2011

«Una iglesia victoriosa» (1)



“El caballo se alista para el día de la batalla; mas Jehová es el que da la victoria”, Prov. 21:31

En el libro de Colosenses, Pablo escribe a la iglesia de Colosas y da gracias a Dios por ellos en sus oraciones. Pablo les recuerda a los colosenses la manera en que abrazaron el evangelio cuando llegó a ellos. Además de decirles que está orando por ellos, les escribe su oración visualizando una iglesia VICTORIOSA que vence todo ataque del enemigo. Pablo pide para ellos lo siguiente:

1- Ser llenos del conocimiento de Su voluntad (v. 9b): todos debemos conocer cuál es la perfecta voluntad de Dios para nuestra vida; si no la conocemos vamos a vivir en constantes fracasos. Estar llenos del conocimiento de Su voluntad significa ya no hacer lo que yo quiero, sino lo que Él quiere.
2- Andar como es digno del Señor, agradándole en todo (v. 10): muchos nos jactamos de ser cristianos, pero no todos andamos como es digno del Señor, viviendo para agradarle. Andar como es digno del Señor significa imitar en TODO el ejemplo de Jesucristo.
3- Llevando fruto en toda buena obra (v. 10b): significa que la iglesia debe llevar fruto para el Señor (Mat. 3:10; Luc. 6:43 y 44). El cristiano se conoce por su fruto. Dar fruto significa que los demás, los que te conocen, digan que tú eres cristiano dentro y fuera del templo.
4- Creciendo en el conocimiento de Dios (v. 10c): ¿Cómo se crece en el conocimiento de Dios? por medio del estudio de la Palabra de Dios. la Biblia es el libro más vendido, pero el menos leído. La cargamos en el carro, la ponemos debajo de la almohada o por toda la casa como si fuera un amuleto. ¿Cómo crecer en el conocimiento de la Palabra? Estando atentos a la enseñanza de la Palabra (Sal. 119:9; Stgo. 1:22 – 25). Santiago compara la Palabra con un espejo en donde se nos rebela todo: cualidades y defectos. El espejo de Dios es la Palabra que nos habla de nosotros tal y como somos.
Leer más...

lunes, 20 de junio de 2011

¡Fuera la Negligencia! (2)



“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”, Rom. 12:2

3- Establece prioridades
: desarrolla, además, un sistema para desarrollar la habilidad de resolver problemas
4- Ten una visión clara de las prioridades
5- Sé realista en cuanto al tiempo
: no trates de realizar lo imposible

Lo más importante es poner en práctica de inmediato los puntos anteriores. Recuerda el primer paso: HAZLO AHORA MISMO. La hora para iniciar un trabajo que tenemos que hacer es la misma en la que nos lo dan o nos lo hemos asignado. Piensa en una tarea o en una debilidad del carácter que tienes que vencer ahora mismo. Haz el propósito en tu corazón de no aplazar más el poner manos a la obra en una tarea específica o en dejar un mal hábito. No podemos permitirnos dejar para después el desarrollo de nuestro carácter.
Dios nos advierte acerca de este peligro espiritual: “Porque no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los hacedores de la ley serán justificados”, Rom. 2:13. También nos dice que “ya es hora de levantarnos del sueño”, Rom. 13:11
Así pues, dejemos de andar a la deriva aplazado para mañana lo que debemos hacer hoy. No dejemos para después nuestros deberes en el trabajo, en ele Studio, en nuestra vida personal, especialmente en el aspecto espiritual.
“Y todo lo que hagas, hazlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres”, Col. 3:23
Leer más...

sábado, 18 de junio de 2011

¡Fuera la Negligencia! (1)



“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”, Rom. 12:2

La palabra negligencia se define como descuido, falta de cuidado. Falta de aplicación. Una palabra parecida es postergar, la cual significa hacer sufrir atraso, dejar atrasado algo, ya sea respecto del lugar que debe ocupar, o del tiempo en que había de tener su efecto.
Dejar las cosas para después es una falta tan común en el ser humano que hay toda una serie de refranes, a veces divertidos, a veces no tanto, acerca del problema:

“El perezoso es el que deja para mañana lo que ya había dejado para hoy”
“Nunca dejes para mañana lo que puedas hacer pasado mañana”
“El trabajo es sagrado… ¡no lo toques!”

En realidad, el hábito de dejar las cosas para después no es un asunto humorístico. Es algo que puede arruinar las posibilidades de éxito de casi todo lo que emprendamos. Pero hace mucho más que eso… nos roba nuestra dignidad, nos priva de la plena realización de nuestras aspiraciones y esperanzas.
El hábito de aplazar las cosas es sumamente nocivo para un cristiano. Hay quienes dejan la oración y el estudio bíblico para después porque “NO TIENEN TIEMPO”. En ocasiones pensamos: “Qué importa si no hago este trabajo hoy, o no llamo a aquel amigo enfermo…mañana será otro día”. Es sumamente importante entender por qué aplazamos las cosas, pero lo más importante es lo que debemos hacer para vencer el problema. Te incluyo a continuación algunos puntos prácticos para que los apliquemos en todos los aspectos de la vida:

1- ¡Hágalo ya!: Desecha excusas como “es demasiado difícil” o “ahora no tengo tiempo”; simplemente HAY QUE HACERLO YA, esa es la clave



2- Traza un programa de acción y luego divide y vence: escribe tu programa si es necesario. Ejemplo: primero voy a hacer esto, luego aquello, y así sucesivamente



Continuará…
Leer más...

SANIDAD TOTAL

“Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo” Mateo 4:23
La triple misión de Cristo se revela en este pasaje. Había venido a este mundo para ser su Salvador; pero no se conformaba con eso. Su amoroso corazón no toleraba ver la miseria en que sus criaturas se hallaban sumidas, y por estos tres medios procuraba alcanzarlos, elevarlos y bendecirlos.
Enseñarles a llevar una vida mejor consigo mismos, para con los demás y con Dios; predicar las buenas nuevas de salvación, eran su manera de despertar las energías del alma, del cuerpo y la mente a las realidades celestiales.
Sus sencillas pero profundas enseñanzas, sus admirables sermones, llegan hoy a nosotros con poder no disminuido por el paso de los siglos. Hay también un enorme poder en sus preciosas parábolas y sus claras instrucciones. Deberíamos guardarlas profundamente en el corazón y aplicarlas en la vida diaria
¡Qué diferente sería nuestra sociedad si sus palabras se enseñaran hoy en cada hogar y en cada escuela!
Pero los milagros de sanidad tenían un objetivo diferente. Iban más allá de restaurar la salud del cuerpo. Tenían el propósito de revelar el carácter amoroso del Padre Celestial a quien representaba; despertar la fe y  la gratitud hacia Dios. Sanaba además para mostrarse como el divino Portador de nuestras cargas, “para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: El mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias”. Mateo 8:17
Así los milagros de sanidad revelaban el propósito restaurador de Dios, su ferviente anhelo de que su imagen vuelva a ser implantada en el alma. El ser humano pecador, caído y presa de todo vicio podía ver en ellos un anticipo del cielo, en el cual todo es salud, belleza y perfección.
“Jesús dijo, describiendo su misión terrenal: Jehová "me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres; me a enviado para proclamar a los cautivos, y a los ciegos recobro la vista para poner en libertad a los oprimidos". (Lucas 4: 18), esta era su obra. Pasó haciendo bien y sanando a todos los oprimidos de Satanás. Había aldeas enteras donde no se oía un gemido de dolor en casa alguna, porque él había pasado por ellas y sanado a todos sus enfermos. Su obra demostraba su divina unción. En cada acto de su vida revelaba amor, misericordia y compasión; su corazón rebosaba de tierna simpatía por los hijos de los hombres”. El Camino a Cristo pag. 12
¡Qué diferente era su obra de la de algunos de los “sanadores” modernos que hacen alarde de tener el poder de Dios para sanar, y van prometiendo a voz en cuello sanidades indiscriminadas y llenando estadios!...
Estas prácticas producen muy pocas conversiones (si acaso hay alguna), y rebajan el sentido del verdadero don de sanidad dado a la iglesia.
Por el contrario, su ministerio sanador estaba marcado por la discreción y la falta de espectacularidad. Para realizar algunos de ellos buscó un ámbito de privacidad. El Señor evitaba ser visto como un simple milagrero. “Sabiendo esto Jesús, se apartó de allí; y le siguió mucha gente, y sanaba a todos, y les encargaba rigurosamente que no le descubriesen”. Mateo 12:15,16
Para Jesús, la sanidad física era un anticipo de la sanidad total que deseaba otorgar. A quienes sanaba, les aconsejaba: “vete y no peques más”.
Su poder para sanar el cuerpo enfermo hacía nacer la fe y les impulsaba a desear una completa y total restauración. Muchos de ellos, como el endemoniado de Gadara o el ciego Bartimeo, se convertirían luego en sus más fervientes y productivos discípulos.
La cita que sigue, aunque algo extensa, no tiene desperdicio: “Por la misma fe podemos recibir curación espiritual. El pecado nos separó de la vida de Dios. Nuestra alma está paralizada. Por nosotros mismos somos tan incapaces de vivir una vida santa como aquel lisiado [el paralítico de Betesda] lo era de caminar. Son muchos los que comprenden su impotencia y anhelan esa vida espiritual que los pondría en armonía con Dios; luchan en vano para obtenerla. En su desesperación claman: "¡Miserable hombre de mí! ¿quién me librará del cuerpo de esta muerte?'' Alcen la mirada estas almas que luchan presa de la desesperación. El Salvador se inclina hacia el alma adquirida por su sangre, diciendo con inefable ternura y compasión: "¿Quieres ser sano?" El os invita a levantaros llenos de salud y paz. No esperéis hasta sentir que sois sanos. Creed en su palabra, y se cumplirá. Poned vuestra voluntad de parte de Cristo. Quered servirle, y al obrar de acuerdo con su palabra, recibiréis fuerza. Cualquiera sea la mala práctica, la pasión dominante que haya llegado a esclavizar vuestra alma y cuerpo por haber cedido largo tiempo a ella, Cristo puede y anhela libraros. El impartirá vida al alma de los que "estabais muertos en vuestros delitos." Librará al cautivo que está sujeto por la debilidad, la desgracia y las cadenas del pecado”. DTG pag. 203
Estas promesas nos pertenecen ahora mismo. Porque su poder para sanar y salvar no es menor hoy que hace dos mil años atrás, y su amor por sus hijos extraviados no ha hecho sino aumentar con el paso del tiempo.
¿Alzarás hoy la vista hacia Jesús para recibir sanidad total?
Alabemos a Dios por eso y aferrémonos de sus promesas con fe para obtener la bendición.
Leer más...

miércoles, 15 de junio de 2011

TE AMO

“Te amo, oh Jehová, fortaleza mía. Jehová, roca mía y castillo mío, y mi libertador; Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré; mi escudo, y la fuerza de mi salvación, mi alto refugio.  Invocaré a Jehová, quien es digno de ser alabado, y seré salvo de mis enemigos.” Salmos 18:1-3

Este extenso salmo comienza con dos palabras muy comunes, sin embargo muy significativas: “te amo”
¿Qué lleva al salmista a declarar su amor por Dios?
El Comentario Bíblico dice al respecto: "En la magnífica oda de acción de gracias que aparece como el número 18 del Salterio, David presenta a grandes rasgos la historia de las maravillosas liberaciones y victorias que Dios le había concedido. Este conmemorativo canto de triunfo es la historia de un corazón enteramente consagrado a Dios, e íntegro para las cosas divinas. El relato de 2ª Samuel 22 confirma que David compuso este himno." (CBA  Tomo 3 - Salmo 18)
¿Le has dicho ya a tu Señor que lo amas?
Seguramente que tú amas a Dios; pero es más fácil decírselo a aquellos con que nos relacionamos a diario (madre, esposa, hijos, amigos), que expresar nuestro amor hacia Él.
Y sobre esa frase en particular dice: “Te amo (Heb. rajam). Este verbo indica afecto profundo y ferviente. En ningún otro pasaje se usa el término rajam para referirse al amor del ser humano hacia Dios, pero con frecuencia se usa para describir el amor de Dios hacia el hombre." (ibid.)
El vocablo hebreo da en el clavo en un aspecto; todo amor humano hacia Dios es solamente un reflejo del profundo e inefable afecto que nuestro Creador siente por cada una de sus criaturas.
Todo el amor que existe en el universo proviene de Dios, y vuelve hacia él desde los corazones que le han reconocido como tal.
El apóstol Juan lo expresa en forma categórica: “Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero.” 1ª Juan 4:19
El amor de David hacia el Señor nacía de la inmensa gratitud que sentía por las liberaciones pasadas y presentes. Reconocía que sin su ayuda en los días difíciles no podría haber salido adelante, y que en tiempos de paz fue su poder el que le hizo prosperar:
  • “En mi angustia invoqué a Jehová, y clamé a mi Dios. El oyó mi voz desde su templo, y mi clamor llegó delante de él, a sus oídos”. Salmos 18:6
  • “Porque tú salvarás al pueblo afligido, y humillarás los ojos altivos. Tú encenderás mi lámpara; Jehová mi Dios alumbrará mis tinieblas. Contigo desbarataré ejércitos, y con mi Dios asaltaré muros. En cuanto a Dios, perfecto es su camino, y acrisolada la palabra de Jehová; escudo es a todos los que en él esperan”. Salmos 18:27-30
Lo mismo afirma en otro salmo:
  • "Amo a Jehová , pues ha oído mi voz y mis súplicas; porque ha inclinado a mí su oído; por tanto, le invocaré‚ en todos mis días" Salmos 116:1
Esto me hizo pensar cuan poco le digo a mi Señor cuanto lo amo. A veces, incluso siento que mis reconocimientos de su bondad y poder en mi vida suenan un tanto interesados.
Pero cuando miramos hacia atrás en nuestra experiencia, no nos queda otra alternativa que admitir lo mismo que David.
A menos claro, que nos hallemos muy endurecidos por el pecado.
Muchas veces y de muchas maneras hemos sido objeto de su bondad y su misericordia. Tantas como podemos recordar hizo él provisión para nuestras necesidades. E incontables veces nos ha librado sin que advirtamos siquiera su intervención poderosa. Nuestra mente se abruma y nuestro corazón se quebranta ante tanto amor, tanta paciencia y tanta fidelidad de nuestro maravilloso Dios.
El amor derramado en nosotros por el Espíritu se enlaza así con la fe y da paso a la gratitud; la gratitud se manifiesta entonces en sincera alabanza y genuina adoración.
De esta manera comenzamos a compartir el gozo de los ángeles y participamos de la esencia que satura el cielo.
Dile hoy que lo amas, no por decirlo simplemente, sino de corazón. Recuerda su intervención y su compañía a cada paso del camino, y alaba al Señor por su liberación. Así te irás entrenando para aquel día en que todos los redimidos entonaremos este gran cántico de alabanza y gratitud: “Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono, y de los seres vivientes, y de los ancianos; y su número era millones de millones, que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza. Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos. Los cuatro seres vivientes decían: Amén; y los veinticuatro ancianos se postraron sobre sus rostros y adoraron al que vive por los siglos de los siglos.” Apocalipsis 5:11-14
Leer más...

martes, 14 de junio de 2011

«Apropiándonos de las promesas de Dios (2)»



“…porque todas la promesas de Dios son en Él sí, y en Él Amén, por medio de nosotros, para la gloria de Dios”, 2ª Cor. 1:20

Pero también tenemos promesas desestimadas; cuando las circunstancias y las presiones de la vida desbordan nuestras emociones, corremos el riesgo de cancelar las promesas divinas. Los arrebatos, la terquedad, son un serio peligro (ejemplo: “no golpees la peña”, “destruye a Amalec”).

¿Cómo puede un líder desestimar las promesas de Dios?:

1- No creerlas (“no, es imposible”)
2- No entenderlas
3- Creerlas y no aceptarlas (“yo quería otra cosa”)
4- Sólo olvidarlas (el error más común)
5- Postergar la obediencia
6- No guardarse limpio
7- No estar dispuesto a pagar el precio (“Abraham, dame tu hijo, tu único hijo”)

Desestimar las promesas de Dios es causa de desorientación, postergación, resignación y juicio. ¡Un bien eterno que es rechazado se convierte en un mal permanente!

La vida de fe en el Señor nos convierte en líderes herederos y poseedores de lo prometido por Dios. Creer en las promesas divinas es creer en Jesús, en quien se cumple TODA la Palabra. A veces nos cuesta creer porque suele pasar que las promesas del Señor tienen un alcance superior a:

1- Nuestras posibilidades
2- Nuestras fuerzas
3- Nuestra imaginación
4- Nuestro periodo de vida terrenal
5- Nuestra propia generación

Lo que veremos estando en gloria veámoslo hoy para poseerlo por la fe, poniendo todo el empeño para concretar lo que esté en nuestro tiempo.
Leer más...

domingo, 12 de junio de 2011

Un Campeón se Esfuerza por ser Feliz

Las 24 frases que se muestran a continuación esta tomadas del libro de Carlos Cuauhtémoc Sánchez "Sangre de Campeón". Es un libro cambió mis ideales cuando lo leí en primero se secundaria, gracias a mi maestra de literatura. Las frases son títulos de cada capítulo que tiene el libro, les recomiendo que compren. Para ver libros de Carlos visiten su web oficial.


1- Un campeón acepta las consecuencias de sus actos.
2- Un campeón nunca desea mal a nadie.
3- Un campeón valora a sus hermanos.
4- Un campeón respeta la intimidad ajena.
5- Un campeón elige bien a sus amigos.
6- Un campeón alimente a sus soldados.
7- Un campeón tiene capital de autoestima.
8- Un campeón no se queda postrado.
9- Un campeón nunca dice mentiras.
10- Un campeón no es interesado.
11- Un campeón comprende a sus padres.
12- Un campeón se esfuerza por ser feliz.
13- Un campeón se define pronto.
14- Un campeón observa y analiza.
15- Un campeón tiene integridad.
16- Un campeón está unido a su familia.
17- Un campeón suele ser deportista.
18- Un campeón sabe pedir ayuda a tiempo.
19- Un campeón busca el equilibrio perfecto.
20- Un campeón es capaz de dar su vida por amor.
21- Un campeón reconoce que sus poderes provienen de Dios.
22- Un campeón está en el equipo correcto.
23- Un campeón es siempre niño en su corazón.
24- Un campeón pone manos a la obra.

Y tú, ¿Eres un campeón o no?, si quieres ser un campeón o no, es tu elección.
Leer más...

sábado, 11 de junio de 2011

«Apropiándonos de las promesas de Dios (1)»



“…porque todas la promesas de Dios son en Él sí, y en Él Amén, por medio de nosotros, para la gloria de Dios”, 2ª Cor. 1:20

Es imposible ser un líder espiritual sin creer en las promesas de Dios. el líder, para ser eficiente, debe fundamentar sus esfuerzos y proyectos en razón de las promesas divinas. Dios dijo a Noé: “La tierra está delante de ti”, y le hizo ver los picos de los montes. Quizás vio el Moriah, el Sinaí, el Carmelo o tal vez el monte de Sión. En cada uno de estos montes tuvo lugar una manifestación muy particular del Señor. En realidad, Dios le estaba haciendo promesas a ese hombre, haciéndole vislumbrar el porvenir. Por cierto, Noé fue un líder que vivió de acuerdo a la dirección de Dios.

Encontramos promesas generales y promesas específicas; toda promesa es cumplida en Cristo. En toda promesa de Dios hay una participación nuestra; mínimamente en creerlas, publicarlas, enseñarlas, aplicarlas y poseerlas. Las promesas generales nos fortalecen y nos inspiran.

Las promesas específicas:

• Son la confidencia del Señor con el individuo
• Ejemplos: Noé, Abraham, José, Moisés, David, María, Pablo, nosotros
• Generalmente están ligadas a un pacto de Dios con las personas
• Constituyen una revelación que debe ser creída por nosotros
• Revelan el propósito divino específicamente sobre nosotros
• Se convierten en nuestra principal responsabilidad o misión particular
• Son nuestra brújula de orientación en la tormenta de la noche
• Nos permiten ver al Invisible, aun en lo que no se ve
• Son el conductor de nuestras vidas haciéndonos vivir en el presente el gozo de lo que acontecerá en el futuro
• Nos ayudan a atravesar las circunstancias del presente creyendo y poseyendo lo que Dios nos prometió para nuestro mañana
Leer más...

viernes, 10 de junio de 2011

«Cómo resolver nuestras cargas»



“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga”, Mat. 11:28 – 30

La vida cristiana no es una vida fácil; a veces parece que a cada paso encontramos una prueba, persecución o tentación. En ocasiones, las cargas que enfrentamos pueden ser tan abrumadoras que nos sentimos que no podemos ni dar un paso más.
Todos llevamos cargas de una clase o de otra; no hay nadie en esta vida sin que lleve algún tipo de carga. Algunas ocasiones esas cargas son las que nosotros mismos nos conseguimos; en otras, son simplemente la obra del enemigo, y algunas más son las que Dios nos impone. La pregunta es: ¿Cómo resolvemos las cargas que llevamos en la vida?
En los tres versículos anteriores encontramos la respuesta que el Señor nos da a esa pregunta. Todos nos hemos acercado al Señor y le hemos dicho: “Señor, ya no puedo cargar con esto, voy a dejártelo, a levantarme y alejarme”; pero enseguida, cuando alguien nos pregunta: ¿Cómo estás?, le contestamos: las cosas andan mal, y procedemos a describir lo mal que andan las cosas, la carga que estamos llevando y cómo estamos sufriendo, y nos sentimos agobiados.
Lo que en realidad sucedió es que NO dejamos nuestra carga con Dios; lo que hicimos fue DECÍRSELO, pero no la dejamos con Él. Le explicamos todos los detalles y le dijimos por qué ya no queríamos tener la carga, PERO no la dejamos ahí. La pregunta es entonces: ¿Cómo la dejamos con Él? ¿Cómo depositamos una carga ante Él?
Cuando Jesús dijo en el v. 28 “venid a mí…”, Él estaba hablando de los que se sentían cargados, y lo que en realidad está diciendo en este pasaje es: “Cualquiera que sea tu carga, si vienes a mí, yo te enseñaré a resolverla”.
Jesús no tuvo la intención de que la vida cristiana fuera difícil. La gente gasta mucho dinero yendo a ver al psicólogo que les dice que hagan toda clase de cosas; pero la solución es sencilla: debemos hacer un hábito e ir a Dios a contarle todo y ahí mismo dejarle TODO lo que le hayamos contado, no lo volvamos a levantar ni a cargar, dejémoslo ahí y escuchemos la voz de Dios dándonos las estrategias o respuestas que necesitamos para resolver nuestras necesidades.
Leer más...

miércoles, 8 de junio de 2011

«Mentalidad de desierto (3)»



“Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él”, Prov. 23:7

6- Excusas
: muchas veces nos la pasamos echándole la culpa a los demás. Adán y Eva se culparon el uno al otro, pero además culparon a Dios y al diablo (Gén. 3:12 y 13). Hay dos tipos de verdad en la vida: la que queremos oír y la que no queremos oír. Saraí le echó la culpa a Abraham; Abraham le regresó la responsabilidad a Saraí (Gén. 16:1 – 6). Debemos enfrentar las cosas y evitar seguir corriendo. En Núm. 21:5 los israelitas le echaban la culpa a Dios y a Moisés; ellos estaban evadiendo lo que había en sus vidas: su actitud, lo que traían en su corazón = EGIPTO. Las cosas que pasan en nuestra vida forman nuestro CARÁCTER. Dios está tratando con nosotros.
7- Autolástima: es idolatría, ya que sólo nos vemos a nosotros mismos, nos concentramos en nosotros y nuestros sentimientos (Núm. 13:33). Esto hace que nos cansemos tratando de ganar simpatía. Debemos negarnos a nosotros mismos diariamente (Mar. 8:34). Dios dice: ¡olvídate de ti mismo, ocúpate de mis cosas y yo me ocuparé de ti!
8- Autocompasión: muchas personas no se gustan a sí mismos y se quedan en el desierto toda su vida. En Núm. 13:33 vemos que de los espías, 10 hablaban lo que NO podían hacer: “somos como langostas”; mientras que 2 hablaban de lo que SÍ podían hacer. El problema de esas personas fue la forma de pensar sobre sí mismos; cuando tenemos mala actitud de nosotros mismos, todo nos parece muy grande o difícil para nosotros. Podemos no llevarnos bien con otros porque no nos aceptamos nosotros. No podemos dar lo que no tenemos; cuando nos sentimos mal con nosotros mismos, los demás lo notan. No somos dignos de ninguna bendición, pero en Cristo SÍ; no recibo lo que merezco, recibo lo que Dios quiere que reciba. Dios quiere que aprendamos a heredar las cosas y no a trabajar por las cosas. Muchos son trabajadores: trabajan para recibir la gracia de Dios. Dios sabe que vamos a cometer errores, pero seguimos siendo Su especial tesoro. Si vamos a esperar hasta que merezcamos vivir en la tierra prometida, entonces jamás viviremos ahí. Dios es galardonador para los que le buscan, NO de los que son perfectos. Hacemos muchas cosas tratando de ganar el favor de la gente. Si no tuviéramos debilidades no necesitaríamos a Dios. Pensemos: “no he llegado donde quiero llegar, pero no estoy donde estaba antes”.
Leer más...

martes, 7 de junio de 2011

«Mentalidad de desierto (2)»



“Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él”, Prov. 23:7

3- No puedo
: la mejor excusa para muchos es decir “es demasiado difícil”; si creemos que es demasiado difícil, siempre será demasiado difícil. Nada será tan difícil como para quedarse en la esclavitud. Dios llevó al pueblo de Israel por el camino difícil con un propósito: ¡Crecemos en los tiempos difíciles, no en los fáciles! (Éx. 13:17). La fe crece cuando la usamos; los israelitas no estaban preparados para la guerra. Dios siempre nos muestra TODO su plan al momento. Cuando no tenemos a nadie más sino a Dios es cuando nos acercamos más a Él. Dios pasó al pueblo por tiempos difíciles para probarlos y ver si guardarían sus mandamientos (Deut. 8).
4- La Queja: ¿Cuál es nuestra actitud ante la prueba? ¿refunfuñar, criticar, quejarnos? Hasta que nuestra actitud durante la prueba glorifique a Dios, no vamos a salir del desierto. Necesitamos aprender a callarnos la boca y no quejarnos. La habilidad es liberada a través de la estabilidad; esto es DOMINIO PROPIO. Debemos saber que Dios está en control. Necesitamos ser pacientes durante el sufrimiento o la prueba (Rom. 12:12). Murmurando, refunfuñando y quejándonos sólo empeoramos la situación. OJO: no nos unamos con otro para quejarnos (1ª Cor. 10:9 – 11); el pueblo tentó al Señor, murmuró y perecieron. Hacemos los problemas más grandes cuando nos quejamos. ¡Quejarnos y murmurar enoja a Dios!
5- Impaciencia: dice Santiago 1:2 – 4 que la prueba de nuestra fe produce paciencia, pero a veces no la producen, producen enojo, ira, amargura, tristeza, envidia. La paciencia es un fruto que el cristiano debe desarrollar, y solamente se desarrolla mediante la prueba (Stgo. 5:7 y 8, el agricultor espera con fe, con expectación, disfruta mientras espera). La paciencia NO es la habilidad de esperar; es COMO actuamos mientras estamos esperando. Dios quiere que seamos pacientes con la gente y las circunstancias, así como Él es paciente con nosotros. La única manera para desarrollar la paciencia es pasar por circunstancias que no queremos pasar. La fe + paciencia = galardón (Heb. 10:36). Somos tan impacientes que no terminamos las cosas; necesitamos aprender a ser pacientes y esperar en Dios.
Leer más...

sábado, 4 de junio de 2011

El propio misterio

"Si te haces grandes preguntas crearás nuevas formas de estar en el mundo. Entrará un soplo de aire fresco. Tu vida será más alegre. El verdadero secreto en la vida no es alcanzar el conocimiento, sino adentrarse en el misterio".

Fred Alan Wolf



Tan solo ocurre a veces, el que alguien nos pregunta algo que no sabemos, y la respuesta que surge, es motivo de aprender desde lo que somos y llevamos dentro.

Tan solo a veces, una sonrisa, una voz, una mirada... o simplemente la imaginación de pensar en alguien que terminas de hablar por teléfono y nunca has visto, te deja la sensación de alegría abierta al cosmos infinito, de la rueda que se mueve con lentitud inapreciable, cuyo ritmo enciende la intuición de la vida que existe más allá de las apariencias.

Tan solo a veces, nuestra expresión taciturna se torna destello, y abrazamos con el mayor de los silencios, el secreto de la magia de un instante que se adentra al mundo de las fantasías, en donde todo lo que soñamos, es más real que lo percibido con los sentidos. Así, quizás estamos descubriendo un trocito de alma...

Tan solo a veces se tercia la "buena suerte" que no es más que sentirnos naturales.

Tan solo a veces, apreciamos querer cambiar desde la butaca del cine una película, sin tener conciencia de que simplemente es una película... y al darnos cuenta de esto, volvemos a la realidad y seguimos aspirando hollar el umbral del propio misterio.

Tan solo a veces, cuando nada preguntamos y nada necesitamos saber, aparece un sendero, subido en una escoba, cual apariencia de bruja nos asusta y devuelve al mundanal gentío de los sentidos. Si devolvemos la mirada a la silenciosa brisa que mueve la veleta, descubrimos un nuevo sentido, porque la nueva brisa no es invento humano, sino divino...

¿Y el amor? Tan solo a veces, lo sentimos cuando salimos al brío de la Naturaleza y nos dejamos llevar por lo que Es; cual filósofo asienta su mente, aquieta su emoción, y se alienta desde su alma, cuyo destino, acompañado de la brisa que mueve la veleta, descubre en lo cotidiano los sabores infinitos de la verdadera sonrisa, verdadero beso, auténtico abrazo y la savia del imperecedero aprender de la oportunidad del instante, cuando pasamos de efímeros a libres...

Emig



Blogalaxia Tags:
Leer más...

¿Cristianismo Facil? - El precio de ser Dicipulo

Frecuentemente y cada vez que platico con un hermano de la fe y le preguntas ¿Como esta?, por lo primero es hablarnos de la cantidad de problemas tan difíciles tiene, que ya no puede mas, que le pecado lo asedia y el diablo lo tiene afligido. Y pienso, ¿Que nos pasa?
La Vida Cristiana a la luz de la Biblia.

A muchos cristianos se les predico un evangelio de "prosperidad y bendición", un evangelio donde la obligación de Dios es mantenernos bendecidos sin ninguna responsabilidad de nuestra parte y sin ningún sacrificio, donde cada quien puede vivir su propia utopía evangélica.

!Mentira y Blasfemia!, vayamos a la palabra, no hay un solo versículo que respalde las ideas anteriores, y bien, acerca de las promesas sobre bendición, paz, gozo, poder y gloria todas tienen una previa demanda (o incluida) de sacrificio y entrega total al Dios todopoderoso.
"...Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame...."

Lucas 9:23

Se nos predico que Cristo es la respuesta (Claro que lo es!), Se nos predico Cristo nos ama (Claro, es Innegable), Se nos predico Cristo puede sanarte (Claro que puede), Se nos predico el puede restaurar tu matrimonio (Por supuesto, a él la gloria que diseño la familia), se nos hablo sobre una oración de FE, sobre un arrepentimiento y que esto es para salvación a través del sacrificio Jesucristo en la cruz, que él murió por nuestros pecados y resucitó para nuestra justificación, todo esto es Biblica e irretablemente verdad, sin embargo, a la mayoría jamás se nos predico que si nos decidíamos por Cristo era TODO o NADA, que para Dios el tema del arrepentimiento es muy serio, que Cristo nos santifica para estar apartados del mundo y estando llamados a ser exclusivamente de Jesús y padecer por su nombre.


Cristo es Todo o Nada:

"El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí; 38 y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. 39 El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará."

(Mateo 9:37)
"Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado."

(2 Pedro 2:21)


Para Dios es arrepentimiento es serio:

"Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno."

(2 Pedro 2:22)
"...¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande?..."

(Hebreos 2:3)
"...Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados..." "...Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia? ...."

(Hebreos 10:26,29)
Apartados del mundo:

"¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios."

(Santiago 4:4)

No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.


(1 Juan 2:15)
Llamados a padecer por Cristo:

"...y os perseguirán, y os entregarán a las sinagogas y a las cárceles, y seréis llevados ante reyes y ante gobernadores por causa de mi nombre."

(Lucas 21:12)
"Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán..."

(Juan 15:20)
Llamados a ser de Cristo y ser Santos:

"... llamados a ser de Jesucristo ..." (Romanos 1:6)
"... llamados a ser santos .." (Romanos 1:7)
"... llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo..." (1 Corintios 1:2)
"...apartado para el evangelio de Dios..." (Romanos 1:1)

! Esto es el Evangelio !... ! Esto es caminar con Cristo! Va mas allá del culto dominical, mas allá de nuestros esfuerzos "sobre humanos" de orar 5 minutos al día, va mas allá, mucho mucho mas allá... Tan profundo es que todos los días debemos de escudriñar una y otra vez la palabra...

El Evangelio es sacrificio, padecimiento por ser hombres de Cristo, entrega, muerte al YO, muerte al pecado y a la carne renuncia total y literal a todo lo que poseemos y somos.! 


Es tan impresionante ver a Cristianos como sorprendidos de vivir tribulaciones y padecimientos! No es que este mal sentirnos tristes, preocupados o afligidos... Solo que por si no lo sabíamos, o no nos había quedado claro, todo esto es parte de ser discípulo de Cristo. ! No es Fácil !...

La palabra de Dios dice que todo ira bien, pero Conforme al Propósito de Dios para nuestra vida, y no para nuestra satisfacción humana.
"...Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados..." 

(Romanos 8:28).

Las cosas nos ayudan a bien conforme al propósito y la voluntad de Dios para nuestra vida, no para satisfacer nuestra voluntad, no para alcanzar nuestras metas personales. Cuando hacemos eso hermanos, verdaderamente estamos cediéndole todo a Dios aún cuando jamás se lo hayamos dicho.

Aun cuando en las dificultades y el sufrimiento, aún en la mas amarga desilusión, aún cuando maltratados, los cristianos deben saber que Dios obra en medio de las situaciones para que se cumplan sus buenos propósitos en sus hijos. Puede que Dios cambie o no la situación directamente, pero aun si se mantiene difícil, Dios garantiza buenos resultados al final, inclusive una mayor madurez a quienes conforme a su propósito son llamados. (Extraido: Biblia Plenitud - Editorial Nelson)

En concreto esta promesa y cualquier otra que encuentres que haga referencia a que todo va a estar bien de parte de Dios, no debe de tomarse como que Dios resolverá el problema conforme a nuestra voluntad, ni mucho menos "por arte de magia". Siempre Dios nos dice: Vas a tener problemas, pero yo estoy contigo, vas a tener tentaciones pero yo soy con contigo, vas a tener enfermedad pero yo estoy contigo, vas a padecer como yo, pero estoy contigo. Tienes que pasar por esto, pero no te dejaré... no te abandonaré, aunque parezca que no te escucho ahí estaré... Vamos a la palabra:
"Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

(Juan 16:33)  

¿Lo ven?. Cristo NO esta prometiendo que no tendrás problemas, es mas, en otros capítulos que ya citamos, nos dijo "...os perseguirán..", el te esta diciendo: Confíen en mí, yo he vencido al mundo yo estoy con ustedes.

".. Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. 19 Por tanto, id..." "... y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo..." 

(Mateo 28:18,20). 

Nuevamente el nos dice, Yo tengo todo el poder y todo el control y estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo.

El impacto de esto:

"....Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria...."

(2 Corintios 4:17)

Cuando leo esto que escribe el Apóstol Pablo, digo: - !¡Como?! ¿Leve Tribulación? Pablo era Azotado, lo apedreaban a tal grado que lo sacaban de la ciudad pensando que estaba muerto (Hechos 14:19), lo encarcelaban (Hechos 15 1-5) y más. Muchos pensarían que Pablo debió estar loco al decir que todo eso podría ser una leve tribulación... Juan y Pedro salieron gozosos después de haber sido azotados por causa de Cristo. (Hechos 5:42). Si vamos a hombres de Dios fuera de la Biblia tenemos a Jonh Bunyan, el decía que le gustaba tener tribulación, aflicción, persecución.... Porque era cuando mas cerca sentía a Dios

"... Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse..." 

(Romanos 8:18)

¿No se te sacude el corazón con esta palabra hermano?. Dios nos esta diciendo a través del Apóstol Pablo: Todas las aflicciones que puedas pasar... cualquier cosa que justo ahora te este afligiendo... No importa cuanto dolor... No importa cuantos problemas... No importa cuanta tristeza.... Nada de lo que estés sufriendo ahora puede compararse con la Gloria que vendrá, y esta gloria se manifestará sobre nosotros, sobre lo que padeciendo como él, los que estemos dispuestos a dar todo por el y para el.

"No mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas."

(2 Corintios 4:18)

El precio de ser un discípulo de Cristo es alto según nuestra humanidad, y así debe de ser, la palabra de Dios dice que así es el evangelio, pero debemos de tener los ojos bien puestos en la Gloria que vendrá sobre nosotros, en lo invisible que es lo eterno, Cristo viene pronto, nuestra redención esta cerca... La vida eterna que nos depara nos costará todo aquí en la tierra. Así que no nos sorprendamos cuando lleguen las tribulaciones, esto es parte del vivir en Cristo, todos nuestros hermanos alrededor del mundo lo sufren...

"...sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo...."  

(1 Pedro 5:9)

En algunas regiones de latinoamerica y en muchos lugares de África, Europa y Asía son muertos, rechazados, perseguidos, sacados de sus hogares, les queman los templos, abusan de nuestras hermanas y sin fin de perversidades. Así que nuevamente haciendo énfasis en esto:NO NOS SORPRENDAMOS CUANDO LLEGUE LA TRIBULACIÓN O LA PERSECUCIÓN.

Quisiera dejar este Video que ya habia publicado anteriormente.

Siempre tendremos la opción de ser el "cristiano promedio", medio ir al culto, medio leer la biblia, medio orar, medio obedecer, medio creer, medio, medio, medio...! Eso es lo que el diccionario define como Mediocre. Y como no hay términos medios con Dios, entonces tendremos un motivo para estar aterrados, tendremos que hacernos la pregunta ¿Realmente soy salvo?

Mas si decidimos ser discípulos de Cristo y padecer en el evangelio.

Nos costará TODO.

Así que cuando las cosas se pongan muy difíciles, tengamos en todo momento presente:
"...puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. "


(Hebreos 12:2)

|Guillermo Vázquez M|
|contacto@elitededios.net|
|http://www.elitededios.net|


Leer más...

viernes, 3 de junio de 2011

«Mentalidad de desierto (1)»



“Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él”, Prov. 23:7

Dios tiene un plan y un propósito para cada uno de nosotros. Él desea bendecirnos y darnos lo mejor; pero para que esto se lleve a cabo necesitamos madurar. En ocasiones puede parecernos que nos está llevando mucho tiempo el cumplimiento de ese plan de Dios en nuestras vidas… ¡a los israelitas les llevó 40 años hacer un viaje de 11 días!
¿Por qué? Porque tenían una mentalidad de desierto. Necesitamos transformar nuestro entendimiento, renovar nuestra mente (Rom. 12:2). Todos tenemos que pasar por el desierto, pero no tenemos porque quedarnos ahí: lo que suceda dentro de nosotros determinará el tiempo que pasaremos en el desierto. Veamos algunos ejemplos de mentalidad de desierto o de pensamientos equivocados que podemos estar albergando en nosotros:
1- Mala actitud y falta de visión: podemos estar pensando que nunca nos sucederán cosas buenas, vemos únicamente lo que tenemos delante en lugar de verlo con los ojos de la fe; los israelitas nunca vieron más allá de sus circunstancias (Núm. 14: 2 – 4). Cuando llegaban a un lugar difícil o pasaban por una prueba en su vida nunca ofrecieron sacrificio de alabanza, pensaban que sería mejor estar muertos y querían regresar a Egipto (el cautiverio, la esclavitud). Dios tiene un plan para nuestras vidas: que seamos gente de propósito. Si no queremos presentar de nuevo el examen, aprobémoslo de una vez. Nuestras malas actitudes nos detienen; hasta que haya un cambio en nuestras actitudes podremos subir de nivel. En Núm. 21:4 y 5, siempre preguntaban a Dios por qué, se quejaban y tenían una mala actitud de corazón.
2- Irresponsabilidad y negligencia: ser responsable implica ser confiable, cumplidos, maduros. Moisés hacía todo para el pueblo, ellos no estaban acostumbrados a hacer las cosas por sí mismos. Pero Moisés murió. Muchos quieren hacer cosas grandes pero no quieren la responsabilidad. NO podemos vivir en la tierra prometida mientras otros estén haciendo lo que deberíamos estar haciendo nosotros. La gente se queda en el desierto porque está haciendo su propia voluntad y no la de Dios. un ejemplo en la Biblia de alguien con mentalidad de desierto lo tenemos en el paralítico de Betesda (Juan 5:1 – 8); él creía que otro debería ayudarle.
Leer más...