Reflexiones sobre la Vida - Días extraños | Reflexiones Cristianas

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Reflexiones sobre la Vida - Días extraños

Hay días que no sabemos cómo comenzarlos…

Te despiertas y miras a tu alrededor y sientes algo extraño dentro de ti, como algo que se ha perdido y que no logras encontrar…algo que sientes y que no logras descifrar. Lo cierto es que a veces nos acompaña un dejo de inexactitud, de incertidumbre o de no saber a ciencia cierta que sucederá, son sentimientos inexplicables y a veces sin sentido y que aún por ser hijos de Dios no significa que no los experimentemos.

Una mañana tras otra dentro del curso de la vida y lo que nos sucederá en el día nos es incierto, desconocido. Podemos pensar en como dirigirlo y tener planeadas esas cosas que creemos haremos en él, pero la realidad es que a veces no controlas lo que sucederá en sí.

¿ te has sentido así algun día de esos que algunos llamamos días raros o fatales, o días en los que “amanecemos con el pie izquierdo”?
Nadie esta exento de experimentar estos sentimientos, ni de vivir estos días y no quiero hoy explicarte el porqué puedes tenerlos o cual sería la posible causa de tus sentimientos en días así. Quiero compartir algo que recién he vivenciado yo misma, una verdad poderosa que me ha sacado de “ese día de pie izquierdo o día raro”…es algo sencillo y que casi todos conocemos.

Nuevas son cada mañana sus misericordias (Lamentaciones 3:23) es algo que siempre escuchamos y sabemos, pero por eso muchas veces no lo retenemos como que nos pertenece a nosotros... es decir lo que había para ayer, atrás se quedó y este es un nuevo día, en el cual hay cosas nuevas para ti…significa que aunque tú y yo no tengamos la mente positiva para hoy, por cosas que sucedieron en el ayer, o por sueños que puedan habernos perturbado en la madrugada...lo cierto es que hay misericordias nuevas, hay cosas nuevas para tu vida y la mía que nada tienen que ver con el ayer.

Dios no trabaja a partir de tus sentimientos o de los míos para determinar si nos dará cosas mejores para hoy, ni nos evalua para ver si nos las merecemos o no a partir de nuestro último comportamiento.

La misericordia de Dios triunfa sobre el juicio ( sobre el que te hagas a ti mismo, sobre el que otros te hagan y aún sobre el dedo acusador del enemigo) Dios ante todo es amor. Decía el salmista en el salmo 36:5; hasta los cielos llega tu misericordia y tu fidelidad alcanza hasta las nubes… o sea es inmensa!!! Se nos escapa a nuestro entendimiento.

No se trata de ti o de lo que has hecho o no para merecer su misericordia. Se trata de Él que quiere darte su favor y su bendición. Es por gracia (regalo inmerecido) que hoy somos salvos y tenemos acceso a su trono y a sus misericordias.
Aunque tu día no haya comenzado de la mejor manera, o sientas que algo puede ir mal porque te sientes predipuesto, recuerda esto…Su misericordia hará para ti que sea un día distinto a como lo pensastes y un día mejor del que planificastes.

El con amor eterno te ha amado, o sea desde siempre y por esta causa el soberano y todo poderoso te prolongó, te extendió, te concedió, te alargó su misericordia y a causa de esta misericordia hay una consecuencia más: aún serás edificado ( personalmente) y edificarás ( harás) cosas que en este tiempo no ves, pero que mediante la fé puedes alcanzar.
David dijo: el bien y la misericordia me “seguirán todos los días” no uno, no en el que te sientas como merecedor, sino todos. Dios ha puesto dos perseguidores tras de ti y de mí. Deja que te persigan…se consciente de ello.
Este es un día más…pero un día diferente en sí mismo porque nada te podrá impedir alcanzar esas misericordias que “ya” están decretadas sobre tu vida, ya que no dependerán de ti, sino de Él que te las ha dado.

Su fidelidad es para siempre, su fidelidad a cada promesa que hay en Su palabra para ti. Dios no se contradice, a veces pensamos o creemos que ya no “somos dignos” de alcanzar esto o aquello debido a “nosotros” pero cuando entiendes que no es por ti, sino por su gracia y su favor inmerecido, te das cuenta que ningún pensamiento destructor puede venir a nublarte el día, diciéndote que las cosas te saldrán mal o que Dios no irá contigo…

Sonríe! hay cosas lindas de Dios para tu vida y nada absolutamente nada acontecerá fuera de Su control, ni fuera de su brazo de misericordia, no solamente en este día, sino en todos los que vendrá en adelante.
Afirmense en vuestra fé. Confíen plenamente en su Creador y Señor que aunque hayan momentos de turbación sepan que Él va siempre al control de esas circunstancias tan impredecibles para nosotros, pero predecibles y “sujetas” a la autoridad de Su nombre.
Aprendamos a tener esos días de misericordia continua sobre nuestras vidas y de bien mediante la fé y la confianza en nuestro Señor.

Él no te desamparará bajo ninguna circunstancia!