Seamos digno del Reino de Dios | Reflexiones Cristianas

lunes, 26 de septiembre de 2011

Seamos digno del Reino de Dios

Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado y mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.


Lucas 9:62


Hoy me llamó mucho esto de mirar hacia atrás, cuanto perdemos en nuestras vidas, cuando volvemos a mirar atrás, Jesús dice que poniendo su mano en el arado, cuando habla de poner la mano en el arado nos está diciendo, que hemos decidido poner nuestra vida en el trabajo del Evangelio.

Muchas veces tomamos la decisión de trabajar para Cristo, nos entusiasmamos con conquistar almas para la Gloria de Dios, pero que pasa cuando volvemos atrás, que pasa cuando ese entusiasmo se termina, que pasa cuando ese deseo de trabajo ya no existe más, cuando anteponemos otras cosas que no son aquellas puestas en la decisión que tomamos.
Dijo Jesús no somos dignos del Reino de Dios, eso quiere decir que comenzamos a perder la dirección, comenzamos a perder el sentido, comenzamos a olvidar al que algún día vino a rescatarnos, quien vino y tocó a nuestra puerta y decidimos abrirle para que more con nosotros, pero después lo botamos, olvidamos que él es el invitado especial, y dejamos de ser DIGNOS DEL REINO DE DIOS.

Y que es EL REINO DE DIOS, Es el centro mismo de la predicación y del mensaje de Jesús. Decir que Dios va a reinar es lo mismo que decir que se va a imponer el designio de Dios, la voluntad de Dios, lo que Dios efectivamente quiere.

Jesús cuando nos enseño la oración del Padre Nuestro dijo: Venga a nosotros tu Reino, y nosotros somos herederos de ese Reino de Dios, cuando nos arrepentimos de nuestros pecados, cuando aceptamos a JesusCristo como nuestro Salvador personal.

Es por eso hermanos que cuando tomamos la fiel decisión de hacer a Cristo como nuestro Salvador debemos saber que nos hemos hechos herederos del Reino de Dios, pero que hay condiciones, y una de ellas es no mirar atrás, no ver mas la vida de pecado, no dejar el trabajo por dar a conocer el Evangelio, porque nos puede pasar como la esposa de Lot, miró hacia atrás y quedo convertida en estatua de sal, nosotros en cambios ya no seremos DIGNOS DEL REINO DE DIOS.

Mi invitación para hoy es que si tu ya decidiste que Cristo sea tu Señor, comienza a trabajar en lo que él te ha pedido que realices, no lo postergues no vaya a ser que llegue el tiempo y por mirar atrás no compartas ese banquete celestial de ser DIGNOS DEL REINO DE DIOS