¡Tengo que decidir! (2) | Reflexiones Cristianas

lunes, 19 de septiembre de 2011

¡Tengo que decidir! (2)

“¿Quién es el hombre que teme a Jehová? Él le enseñará el camino que ha de escoger”, Sal. 25:12


 

COMPROBACIÓN PARA CONOCER LA VOLUNTAD DE DIOS

Existen cuatro preguntas que nos ayudan a determinar la voluntad de Dios:

1-    ¿Estoy dispuesto a hacer la voluntad de Dios en esta situación?

2-    ¿Coincide con los deseos de mi corazón seguir este curso de acción?

3-    ¿Provee Dios el poder y los recursos necesarios para realizar tu deseo?

4-    ¿Me da Dios paz para continuar trabajando en el proyecto y tomar las decisiones necesarias?

 PASOS PARA LLEGAR A UNA DECISIÓN DE ACUERDO CON LA BIBLIA

1-   Diagnosticar correctamente el problema o situación: si se parte de una base falsa, la decisión será equivocada; Núm. 13:1 – 28, Moisés envía a los espías a la tierra de Canaán con el objetivo de averiguar qué clase de personas, ciudades, tierra y producción tenía. Dios ya les había dicho que les entregaba esa tierra. Sin embargo, la mayoría de ellos diagnosticó mal la situación. Espiaron el terreno para ver si les sería posible conquistar a sus habitantes, pero no se trataba de eso. Por haber interpretado incorrectamente el asunto, llegaron a la conclusión equivocada. Cuando no exponemos correctamente nuestros objetivos, las decisiones que se toman son equivocadas.

2-   Reúna y analice los datos: Prov. 18:13, necesitamos oír y conocer todos los datos antes de decidir y responder a las siguientes preguntas: ¿Qué dice la Biblia al respecto?, Jos. 1:8; ¿Qué me dice Dios cuando oro?, Jer. 33:3; ¿Qué me aconseja la gente en esta situación?, Prov. 11:14

3-   Pensar en posibles alternativas: si no disponemos de alternativas escogeremos la primera solución posible, aunque no sea la mejor. Al tener alternativas podemos evaluar todos los datos y tomarnos el tiempo necesario para analizar cada uno. También ayuda a evitar la tensión por tener que resolver los problemas rápidamente, Prov. 19:2; cuando nos apresuramos a tomar la primera alternativa con frecuencia nos equivocamos. Cuantas más alternativas tengamos mayores serán las posibilidades de tomar una decisión correcta.

4-   Evalúe las alternativas: (los pros y los contras), al evaluarlas debemos tener en cuenta sus debilidades y sus puntos fuertes; este paso se convierte en un proceso de eliminación, Luc. 14:31 y 32. Es muy importante calcular lo positivo y lo negativo de cada alternativa. Una evaluación negativa = NO actuar. Una evaluación positiva = LLEVARLA a cabo.

5-   Escoger entre las alternativas positivas: es el paso más difícil y por eso a veces postergamos el tomar una decisión, por no estar seguros si será la mejor elección. En este momento debemos tener muy presente Ex. 4:12 e Is. 26:3

Continuará…