Una vida con propósito – Final de la jornada | Reflexiones Cristianas

sábado, 3 de septiembre de 2011

Una vida con propósito – Final de la jornada

Muchas preguntas quedan contestadas, muchas inquietudes satisfechas, pero surgen preguntas nuevas, inquietudes nuevas y la imperiosa necesidad de saber mas. Asi es el amor de Dios, una saciedad que solo se logra mientras estemos pegados de la Fuente. Una sed que se multiplica mientras mas agua tomemos, porque cada sorbo del Agua de Vida, es como una gota nueva que aumenta tu sed.

Muchos aseguran que cuando se toma del agua de la vida, nunca se tendra sed. Esta jornada me ha enseñado que mientras mas bebo, mas sed tengo, porque mientras mas conozco de lo que Dios quiere hacer conmigo, mas necesidad tengo de saber mas, de que haga mas. Porque me maravillo ante la grandeza de su poderio, cuando puede de un pedazo de barro que soy yo, hacer una vasija donde habita su Espiritu Santo. Porque me considera digna de formar parte de sus planes, por me creo como parte integral de su Plan Maestro, cuando pudo simplemente hacerlo sin mi.

Entonces todo cobra sentido. Entiendo que cada lagrima derramada no se perdio en la nada, que cada fracaso fue solo un intento, que cada derrota fue una forma de llegar al éxito, que cada defecto era una cualidad en potencia. Al final de la jornada entiendo todo lo vivido. EL pasado se transforma en una base solida que sostiene mi presente y mi presente es solo una fuerza que da forma a mi futuro. Descubri que el PROPOSITO siempre estuvo, solo que yo no lo entendia del todo.

Descubri, que solo quien le falta mucho por aprender dice que ya lo sabe todo. Que mi vida es un libro a medio escribir, donde su Autor, hace anotaciones cada dia. Yo comence a leerlo a mitad, sin saber que debia comenzar por el prologo, y con esta jornada comence a reerle mi libro desde el comienzo donde el Escritor Celestial, habia indicado el proposito.

En algun lugar lei que los seres humanos son como angeles con una sola ala, que necesitan de otros para poder volar. Pienso que eso es cierto. Debemos ver a los que todavia no han conocido al Maestro, como seres con dificultad de volar a Su encuentro, nuestras palabras y nuestras vidas encaminadas ya por el proposito Divino, seran esa ala que les falta para poder volar. Ahí radica la misión, aquella que nos marca el camino, que nos muestra la ruta. Identificar porque estoy aquí, quizas el unico porque que todavia queda en mi vida. Si, por que hace mucho tiempo sustitui la pregunta PORQUE por la pregunta PARA QUE. No quiero saber porque pasan las cosas en mi caminar, aprendi que sea lo que sea pasara para bien.
Ahora necesito saber para que pasan, no con el deseo de cambiarlas, sino con el deseo de entender que debo aprender de cada una de ellas, y cual parte del PROPOSITO en mi vida, reforzaran. Desde que asumí eso como regla de vida, no hay pregunta sin respuesta, sino respuestas esperando las preguntas.

Finalmente entendi que no son cosas enormes las que Dios demanda, que no pide nada que El no me haya dado primero. Entendi que de nada vale que predique un Dios Resucitado, si con mis acciones lo crusifico cada dia. Mi proposito es ganar una vida para Cristo, es demostrar con mi ejemplo y confesar con mi boca, que la cruz esta vacia, porque Cristo Vive. La tarea no es tan grande como para no hacerla, pero es tan inmensa que transformara el mundo. SOLO UNA VIDA MAS CRISTO, ese debe ser el motivo, que me levante cada dia, y el reto con el que me acueste cada noche.

Dios me ama, tanto que confia en que yo le ayude a encontrar algo valioso que a perdido, el corazon de mis hermanos que no le conocen. Aprendi que la cruz se hace mas liviana cuando usamos sus madera para hacer una escalera que permita que otros suban para conocer a Jesús.

Escrito por: Alas de gaviota