“El río de Dios” (1) | Reflexiones Cristianas

martes, 18 de octubre de 2011

“El río de Dios” (1)

“Después me mostró un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salís del trono de Dios y del Cordero”, Ap. 22:1


 

Hemos oído hablar mucho sobre temas como el río de Dios, caminar en su visión, vivir vidas apasionadas, un nuevo y gran avivamiento, etc. casi todos tenemos una visión de lo que es un avivamiento. Visión y avivamiento son palabras claves.

 La mayoría de las personas tenemos una visión de lo que queremos hacer o de lo que queremos ser. Para otros, es algo más que soñar despiertos o un plan detallado. La visión por sí sola no puede lograr nada.

Entre tener una visión y ver que ésta se cumpla existe un gran trabajo de por medio que pocos visionarios han estado dispuestos a llevar a cabo. Tener una visión es la parte emocionante, pero el llevarla a cabo es más difícil.

La verdadera visión sólo se puede dar cuando uno es capaz de ver con los ojos de Dios, ver lo que el Señor quiere hacer, PERO trabajar con Él para cumplirlo. Esto sólo es posible estando en el RÍO DE DIOS.

 SIGNIFICADO DEL RÍO DE DIOS

Para muchos el río es tener visiones. Para otros, es un derramamiento del Espíritu Santo (Ap. 22:1; Juan 7:38 y 39; Sal. 36:8 y 9). El río de Dios no es un lugar, cosa o experiencia. El río de Dios es la vida misma de Dios. Tomar del río es tomar de Dios. Sumergirse en el río es sumergirse en Dios.

Cada época de renovación o avivamiento ha llevado un nombre (reforma protestante, renovación carismática); el movimiento actual del Espíritu Santo ha sido llamado “el río de Dios”, ¿Por qué? La Biblia nos muestra algunas verdades:

  • Representa su vida y poder (Ap. 22:1 y 2)

  • Representa su gloria

  • Representa bendiciones

  • Representa avivamiento

  • Representa la Palabra de Dios

  • Representa limpieza y juicio

  • Representa muerte y sepultura de la naturaleza pecaminosa


 ¿QUÉ HACE EL RÍO DE DIOS EN MÍ?

1-    Nos limpia de nuestras impurezas e iniquidades

2-    Nos da frescura y vitalidad = nos vivifica

3-    Hace que contagiemos a otros

4-    Hace que llevemos sanidad a las naciones

5-    Hace que compartamos Su Palabra con poder

6-    Haremos milagros en su nombre porque el poder y la vida de Dios luirán en nosotros y de nosotros

Continuará…