«La resurrección de Lázaro» (1) | Reflexiones Cristianas

sábado, 1 de octubre de 2011

«La resurrección de Lázaro» (1)

“Entonces muchos de los judíos que habían venido para acompañar a María, y vieron lo que hizo Jesús, creyeron en él”, Juan 11:45


 El Señor requiere de las circunstancias para rebelarse. Jesús utiliza determinadas situaciones para revelarnos su Gloria y que nuestra fe se incremente. En Mateo 8:23 – 27, el Señor reprendió la poca fe de sus discípulos en la barca; ellos estaban agotados, luchando por sacar el agua de la barca. Sin embargo, el Señor dejó que se agitara toda su confianza en sí mismos para que fueran a Él. ¿Por qué el Señor esperó hasta lo último, cuando la barca se estaba hundiendo? Él estaba esperando una circunstancia para rebelarse.

En la vida de Lázaro pasó lo mismo. En el libro de Juan 11:1 – 45 encontramos la siguiente historia:

  • Versos 1 a 3: Jesús fue llamado por la familia de Lázaro para que fuera a sanarle porque estaba gravemente enfermo. Él sabía lo que iba a suceder, era el Hijo de Dios

  • Verso 4: estas palabras deben hacer eco en los creyentes que damos un paso de fe a lo sobrenatural; cuando nos movemos en lo sobrenatural vamos a encontrar luchas, problemas, resistencias, desánimo. Para movernos en lo sobrenatural necesitamos de una fe inconmovible y completa. Por eso Dios busca rebelarse, para que conozcamos su grandeza y nuestra fe crezca. Cuando oremos y no veamos la respuesta de inmediato, NO NOS DESESPEREMOS, Dios tiene un plan para revelarse a nuestras vidas. Si confiamos en Dios debemos dejar que Él se mueva como quiera. Él siempre buscará circunstancias en nuestra vida para revelarnos su Gloria; en ocasiones será doloroso, porque creemos que Él no responde a nuestra oración, pero ¡ÉL SABE LO QUE ESTÁ SUCEDIENDO!

  • Verso 5: esto está puesto para que sepamos que en el momento de la prueba, el amor de Dios no va a cambiar. En medio de la prueba, DIOS TE AMA; en medio de la necesidad, DIOS TE AMA; en medio del sufrimiento o la desesperación, DIOS TE AMA. Y la seguridad que tenemos en ese amor es que ÉL NUNCA NOS DEJARÁ

  • Verso 6: el Señor no se mueve como nosotros queremos que se mueva. Fallamos al querer que la voluntad de Dios se haga como yo creo que es. Dios es soberano y Él hace lo que quiere y en el momento que quiere. Jesús oyó de la enfermedad de Lázaro y todavía se quedó dos días más en el lugar en el que estaba. Parecería que no le importaba el problema de la familia de Lázaro: “Señor, tú ya no me oyes”, “¿Por qué tardas tanto en responder?”. ENTRE NUESTRA ORACIÓN Y LA RESPUESTA DE DIOS A DICHA ORACIÓN, DIOS ESTÁ FORMANDO NUESTRO CARÁCTER. Y uno de los aspectos más importantes es la paciencia (Sal. 40:1)


Continuará…