«Cómo organizar mi tiempo» | Reflexiones Cristianas

martes, 1 de noviembre de 2011

«Cómo organizar mi tiempo»

“Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos”, Ef. 5:15 y 16


Todos hemos dicho u oído en alguna ocasión frases como las siguientes: “No tengo tiempo”, “El tiempo no me alcanza para nada”, “Nunca termino de hacer las cosas que necesito hacer”, “Quisiera que el día tuviera más de 24 horas”.

El problema real NO es la falta de tiempo o el hecho de que el día sólo tenga 24 horas, de las cuales algunas debemos destinar para dormir y descansar. El problema real es una falta de ORGANIZACIÓN y DISCIPLINA.

La Palabra de Dios nos exhorta a que aprovechemos el tiempo sabiamente, pero para poder hacerlo debemos contar con algunas estrategias prácticas que nos ayuden a desarrollar una disciplina en cuanto al orden. Algunas sugerencias importantes serían:

1-   Establezca PRIORIDADES (Luc. 14:25 – 33): debemos tomarnos un tiempo para elaborar una lista con todas las actividades que realizamos o debemos realizar a diario y después enumerarlas en orden de importancia o prioridad. Una frase que nos puede ayudar mucho a ser verdaderamente selectivos es ordenar las prioridades tomando en cuenta PRIMERO LO PRIMERO.

2-   ANOTAR las prioridades (Prov. 3:3 y 7:3): una vez seleccionadas en orden de importancia, debemos escribirlas para darles el seguimiento debido, manteniendo la lista en un lugar estratégico, a la vista.

3-   Elaborar un PROGRAMA que facilite lo anterior: ya sea sólo escribiéndolas, guardándolas en la mente, en un tríptico que llevemos siempre en la Biblia, etc.

4-   RETROALIMENTAR o reestructurar dicho programa: en la medida en que las llevemos a cabo y se convierta en un hábito para nosotros debemos adecuarlas, completarlas o reelaborarlas.

 Elementos de la organización y/o disciplina

 * Diligencia: Prov. 12:24, 27; 13:4; Ro. 12:11

  • Sabiduría: Sal. 90:12, 119:66; Prov. 4:7; Ec. 8:1, 10:10; 1ª Cor. 1:24; 2ª Cor. 1:12; Stgo. 1:5; 2ª Tim. 3:15

  • Ánimo o disposición: Deut. 31:6; Neh. 4:6; Prov. 18:14; Stgo. 1:8

  • Orden: 1ª Cor. 14:40; Col. 2:5