«Escojo la Bendición» (3) | Reflexiones Cristianas

miércoles, 23 de noviembre de 2011

«Escojo la Bendición» (3)

“Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios”, Deut. 28:2


 

  • Antisemitismo: en el libro del Génesis, Dios pronunció cuatro promesas de bendición sobre Abraham (y toda su descendencia) y una maldición: “Te bendeciré”, “Serás bendición”, “Bendeciré a los que te bendijeren”, “Serán benditas en ti todas las familias de la tierra” y “A los que te maldijeren maldeciré”. No ha habido individuo o nación que haya maldecido alguna vez al pueblo judío sin recibir la maldición de Dios

  • El legalismo, la carnalidad y la apostasía: en Jer. 17:5 se incluyen aquellos que han experimentado la gracia y poder sobrenatural de Dios, pero regresan a confiar en ellos mismos y en sus habilidades: rechazan a Dios. El gran error es poner al hombre en un lugar que Dios ha reservado sólo para Jesucristo

  • El hurto, el perjurio y robar a Dios: Zac. 5:1 – 4 describe la maldición por robar y jurar en falso; Hageo 1:4 – 6 describe la maldición de insuficiencia (gastar más de lo que se gana, endeudamiento personal y a nivel ciudad); Mal. 3:8 y 9 habla de la maldición de ruina por haber robado a Dios

  • Las figuras de autoridad: Gén. 31:32 habla de la maldición que Jacob pronunció contra Raquel sin saber. Incluye las maldiciones de esposas a esposas, de padres a hijos, de maestros a alumnos, líderes religiosos contra feligreses

  • Maldiciones auto impuestas: Mat. 12:36 y 37, palabras habladas con ligereza, sin querer decirlas, decirlas jugando, sin hablar en serio

  • Compromisos o juramentos que atan a las personas en asociaciones impías: fraternidades, hermandades o sociedades secretas como la masonería

  • Los servidores de satanás: las maldiciones son una de las armas que los servidores de satanás usan contra el pueblo de Dios (Balac y Balaam), Ez. 13:17 – 20 nos da un ejemplo de esto


Pasos para ser libre

1-   Confesar nuestra fe en Cristo y en su sacrificio

2-   Arrepentirnos de nuestras rebeliones y pecados

3-   Reclamar el perdón de Dios para nuestros pecados

4-   Perdonar a las personas que nos hayan dañado, ofendido, o que hayan sido injustas con nosotros

5-   Renunciar a todo contacto pagano

6-   Orar para liberarnos de cualquier maldición: proclamar, acción de gracias y alabanza

7-   Creer en lo que hemos recibido y seguir firmes en Cristo

Debemos Arrepentirnos y Confesar, Cancelar o Anular, y Restituir o Reemplazar las maldiciones por Bendiciones