Reflexiones Cristianas - La Iglesia Primitiva | Reflexiones Cristianas

jueves, 12 de enero de 2012

Reflexiones Cristianas - La Iglesia Primitiva

“…Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos”, Hech. 2:47




En la antigüedad, Dios dio a los judíos el patrón exacto sobre cómo debía hacerse el Tabernáculo, con todos sus detalles. También a Noé dio instrucciones precisas sobre la manera de hacer el arca. En el libro de los Hechos Dios dio instrucciones o principios precisos a la primera iglesia sobre cómo debían conducirse.

Hechos 2:37 – 47 está situado en el día de Pentecostés. Los versículos 41 y 47 hablan de añadir. Dios es el único que puede dar crecimiento a cualquier iglesia. El verso 41 nos muestra el orden en que deben darse las cosas:

1-   Recibieron la Palabra

2-   Fueron bautizados

3-   Se añadieron a una iglesia local

A partir del verso 42 encontramos como palabra clave la “perseverancia”. Si alguno pasó por los tres pasos anteriores se encontraba ahora en una posición de perseverar (implica constancia, continuidad). La iglesia de Jerusalén perseveraba en los siguientes puntos:

  • En la doctrina de los apóstoles: (v. 42), era la doctrina básica enseñada por Jesús. Dios quiere que cada uno de nosotros estemos nutridos y capacitados en la Palabra para añadir a otros. Hoy en día existen muchas influencias doctrinales falsas; el creyente que está sólido en la sana doctrina puede detectar fácilmente las doctrinas falsas

  • En la comunión unos con otros: es el Espíritu Santo quien une los vínculos entre los creyentes en las iglesias. Esto es un gran ejemplo para los incrédulos

  • En el partimiento del pan: representa la cena del Señor; es una oportunidad especial para crear interés en los demás e introducir a Cristo

  • En las oraciones: ¿Cuánto tiempo empleamos en la oración? Es la base del éxito

  • Cada día en el templo: (v. 46), los creyentes perseveraban unánimes; la unidad es una acción simultánea que tiende a un mismo fin. El mensaje del Señor tendrá éxito si hay unidad entre toda la iglesia

  • En la alabanza a Dios: en la alabanza hay crecimiento. Alabanza quiere decir proclamar las grandezas de Dios. si alabamos a Dios, Él derrama sus bendiciones y su presencia en nosotros

  • En la liberalidad para dar: (Cap. 4:32 – 34), debemos ser más liberales para darle a Dios


 Cuando los creyentes de la iglesia primitiva hicieron todo lo anterior, se cumplió lo que dice el v. 47: fueron añadidos a la iglesia los que habrían de ser salvos. Cuando hubo crecimiento espiritual, Dios trajo el crecimiento numérico.