“Somos conquistadores” | Reflexiones Cristianas

jueves, 26 de enero de 2012

“Somos conquistadores”

“Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí”, Is. 6:8


 

En el libro de Isaías encontramos varias características de los hombres y mujeres que conquistarán ciudades y provocarán un avivamiento: 

1-   Labios tocados por el fuego de Dios (Is. 6:7): que queme lo necio de nosotros y nos llene del poder que necesitamos para hablar de Cristo

2-   Tendrán oído abierto (Is. 50:5): en muchas ocasiones nos dejamos llevar por el “activismo” y hacemos de todo para agradar al Señor; en lugar de esto debemos mantener nuestro oído abierto a la dirección de Dios

3-   Tendrán pies veloces (Is. 52:7): en la obra de Dios no hay lugar para los perezosos, sino para aquellos apasionados por el Señor que no dejan de “llevar” el evangelio a toda criatura

4-   Darán la Gloria totalmente a Dios (Is. 49:3): separados de Él nada podemos hacer; necesitamos del poder de su Espíritu y de su presencia para ir y llevar fruto 

Todos los creyentes estamos interesados en la paz mundial, en la seguridad, en el bienestar de nuestra nación y en la salvación de los nuestros; pero para conquistar naciones y reinos debemos conocer lo que declara Dios en el mismo libro de Isaías: 

1-   Is. 42:6 y 7, debemos llevar la luz del evangelio a todas partes; para ello es necesario salir de las cuatro paredes de nuestra casa y de nuestra comodidad para ir a predicar. Necesitamos ser luz en medio de las tinieblas, necesitamos salir y tocar vidas y sanarlas en el nombre de Jesús

2-   Is. 51:16, necesitamos establecer el reino de Dios en nuestra comunidad y país dando de nuestro tiempo y de nosotros mismos, apoyando, visitando, ayudando, etc.

3-   Is. 58:12, hemos sido llamados para restaurar (corazones, naciones, vidas, iglesias), recordando que la obra es de Dios y que nosotros únicamente somos instrumentos en sus manos

 Algo importante para recordar también es que, cuando Dios nos levanta y nos envía a hacer su obra, NO nos deja solos, Él nos hace algunas promesas para que vayamos confiados en su poder y su fuerza:

 Continuará…