Reflexiones Cristianas: marzo 2012

miércoles, 28 de marzo de 2012

“Perfecto Amor”

“Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor”, Juan 15:10


 

Cuando pensamos en el perfecto amor del Padre no pensamos en que éste se encuentre relacionado con “guardar sus mandamientos”; pero, cuando nosotros guardamos sus mandamientos (obedecemos) podemos como consecuencia amarnos unos a otros de la misma manera como Jesús nos ha amado. ¿Te has preguntado que significa esto? ¿Cómo nos ama el Señor? Observa la manera en la que debemos amarnos:

 1-   Sacrificio (Juan 15:13), “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos”. Esta clase de amor está dispuesto a ceder nuestros derechos por el bien de alguien más.

2-   Sincero (Rom. 12:9), “El amor sea sin fingimiento”. Debemos ser genuinos, auténticos al amar, despojándonos de toda hipocresía.

3-   Servicial (Gál. 5:13), “… sino servíos por amor los unos a los otros”. Cuando amamos como Cristo nos amó, no hay lugar para el egoísmo. Sólo con un corazón desprovisto de éste es que podemos servir a los demás.

4-   Paciente (Ef. 4:2), “… soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor”. Todos somos diferentes, pero nuestras diferencias nos complementan. Por tanto, debemos soportarnos unos a otros y ser tolerantes con los demás, usando para ello ese amor paciente que el Padre nos da.

5-   Unidad (Col. 2:2), “… unidos en amor”. El amor cubre multitud de faltas y nos permite caminar en unidad con nuestros hermanos, haciendo a un lado todas aquellas cosas que nos separan.

6-   Bondad (Heb. 10:24), “Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras”. Cuando existe el amor entre nosotros, estamos dispuestos para hacer lo bueno; entonces, nuestra influencia sobre los demás será usada para hacer el bien y buscar lo bueno.

7-   Perdón (1ª Pedro 4:8), “Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados”. Es decir, esta clase de amor nos hará perdonar y olvidar lo que los demás nos hagan.

 En el libro de Apocalipsis, Juan también enseña algunas cosas sobre el amor:

  • Iglesia de EFESO (Ap. 2:2 – 5): algunas de las características que poseían los de esta iglesia eran obras, arduo trabajo, paciencia, intolerancia al pecado, mentirosos descubiertos, sufrimiento, persistencia; PERO habían dejado su primer amor. Por lo tanto, debían arrepentirse o perderían su lugar

  • Iglesia de TIATIRA (Ap. 2:18 – 25): entre sus cualidades estaban las obras, amor, fe, servicio, paciencia, las obras postreras eran mejores que las primeras; a ella se le dice solamente que RETENGA lo que tiene hasta la venida del Señor


Dios nos ama con un amor perfecto: ¡amémonos de la misma manera!

Leer más...

sábado, 24 de marzo de 2012

“El Poder de la Presencia de Dios”

“Y todos los hombres que están sobre la faz de la tierra, temblarán ante mi presencia; y se desmoronarán los montes, y los vallados caerán, y todo muro caerá a tierra”, Ezequiel 38:20


 

Todos debemos acercarnos confiadamente a la presencia de Dios con adoración y acción de gracias, reconociendo su favor y gracia que nos limpia, libera y llena en todo. Cuando verdaderamente le conocemos íntimamente desarrollamos el concepto correcto sobre su majestad y grandeza.

Es ante la presencia de Dios que nuestros sufrimientos desaparecen, las cargas se olvidan y sólo queda un profundo respeto y reverencia a Su nombre. Muchas cosas suceden cuando nos postramos ante su presencia; veamos tres de ellas:

1-   Nada somos cuando nos alejamos de la presencia del Señor: cuando no pasamos tiempo con Dios, cuando nos alejamos de su presencia, nos exponemos a la adversidad, somos más vulnerables a los ataques del enemigo. Un ejemplo lo tenemos en la vida de Jonás: él disfrutaba de la presencia de Dios cuando fue llamado a predicar a Nínive; sin embargo, en lugar de obedecer “Jonás se levantó para huir de la presencia de Jehová a Tarsis…”, (1:3). Sabemos que después Jonás fue arrojado del barco donde navegaba mientras huía de Dios, y fue tragado por un gran pez que DIOS había preparado para él, en donde estuvo por tres días y tres noches. Fue ahí, donde alejado de la presencia de Dios, en medio de la crisis, él reconoció que sin Dios, nada era. Muchas de las veces, Dios permite la adversidad o la crisis para traernos de nuevo ante su presencia, al mismo tiempo que produce obediencia en nosotros y forma nuestro carácter.

2-   Nuestra iniquidad es confrontada: cuando nos acercamos a Dios, ¿puede alguno de nosotros justificarse por sus trasgresiones o iniquidades? ¡No se puede! Cuando hemos fallado o cuando tomamos decisiones que nos alejan de Dios, es cuando más nos damos cuenta cuán lejos estamos de su presencia. En ocasiones nos enfocamos en tener su poder o su unción, sin saber que es en la intimidad con Dios que estas cosas vienen por añadidura.

3-   Seremos transformados: el apóstol Pablo les dijo a los corintios: “Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor”, (2ª Cor. 3:18). ¡Nos convertimos en lo que miramos! Aquél sobre quien está nuestra atención, Dios mismo, ejerce su influencia sobre nuestra vida, nos transforma a su imagen, pule nuestro carácter e imprime en nosotros el sello de su presencia.

El deseo de Dios para nosotros es que seamos llenos de su presencia. ¿Queremos tener victoria sobre el pecado? ¿Queremos tener total libertad del poder del enemigo? ¿Anhelamos ser como Cristo? Entonces, ¡necesitamos su presencia! Ninguno que pasa tiempo con Dios en intimidad puede seguir siendo el mismo; su presencia nos transforma, nos llena, nos renueva, nos ¡vivifica!

Todo temor se va cuando pasamos tiempo con Dios; la paz y el gozo del Señor llenarán nuestro corazón y la soledad no se enseñoreará ya más de nosotros.
Leer más...

miércoles, 21 de marzo de 2012

“Anhelando la Presencia de Dios”

“Y David danzaba con toda su fuerza delante de Jehová…”, 2ª Sam. 6:14


 

En el capítulo seis del segundo libro de Samuel encontramos la historia del ARCA del Pacto que había sido llevada por los filisteos. El Arca significaba la presencia de Dios; por tal motivo, David decidió traerla de regreso de la casa de Abinadab. Después de derrotar a los filisteos prepararon un carro nuevo jalado por bueyes. El rey David iba delante con el pueblo, mientras Uza y Ahío custodiaban el carro.

Menciona el v. 6 que, repentinamente, Uza extendió su mano sobre el arca y la sostuvo porque se tambaleó debido a que los bueyes que la transportaban tropezaron. Uza tenía buenas intenciones, pero hizo algo que no debía. El libro de Números, capítulo 4, especifica la manera en que los levitas debían transportar el arca. Se tenía que hacer conforme a la voluntad de Dios. Uza tenía buenas intenciones, pero no obró conforme a la voluntad de Dios.

Entonces, la ira de Dios se enciende y muere Uza ahí mismo. Cualquiera diría: pero, ¿Por qué? Lo único que Uza quería era proteger el Arca. ¿Cuántas veces hemos pasado por lo mismo? Hacemos muchas cosas basados en nuestras buenas intenciones, pero a Dios no lo impresionamos con “buenas intenciones”.

Podemos tener buenas intenciones, pero al mismo tiempo estar fuera de la perfecta voluntad de Dios. Uza hizo las cosas como a él le parecieron correctas, pero la instrucción para el manejo del Arca era muy precisa: NADA ni nadie debía tocarla… y así se debió haber hecho. Muchas veces, al igual que Uza, queremos “ayudarle a Dios”, ¡como si Él nos necesitara! Uza olvidó que el Dios del Arca cuidaría del Arca. Uza quiso hacerlo a su manera y DESOBEDECIÓ; por tanto, fue quebrantado y murió.

Ante los ojos de todos, la muerte de Uza causó tristeza y temor (v. 8), pero de alguna manera Dios debía asegurarse de que aprenderían la lección: si deseamos la presencia de Dios, las cosas deben hacerse al modo de Dios y NO al nuestro. No podemos salirnos del orden de Dios y hacer las cosas a nuestra manera. La soberanía de Dios no se puede discutir ni argumentar.

Otro ejemplo lo tenemos en la vida de Gedeón (Jue. 7:16), a quien se le dieron instrucciones precisas para destruir a los madianitas: debía equipar a sus trescientos guerreros con trompetas y cántaros vacíos con teas ardiendo dentro de ellos. Cuando él diera las instrucciones, sus hombres debían tocar las trompetas, quebrar los cántaros y gritar. Cualquier estratega militar pensaría en lo ridículo de las órdenes; sin embargo, Gedeón hizo las cosas según el modelo de Dios y la presencia de Dios estuvo con él y le dio la victoria sobre sus enemigos.

 Si anhelamos verdaderamente la presencia de Dios en nuestras vidas, dejemos de ayudarle a Dios o de hacer las cosas a nuestra manera. Dios es soberano y no necesita nuestra ayuda ni nuestras instrucciones para saber qué hacer o cómo hacer las cosas.
Leer más...

martes, 20 de marzo de 2012

¿Por qué pasamos por “tiempos difíciles”?

“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados”, Rom. 8:28


 

Todos hemos atravesado por momentos difíciles, momentos en los que pensamos que nunca vamos a dejar de llorar o de sufrir. Esos momentos de quebrantamiento nos preparan para lo mejor: la Bendición. ¡Qué paradoja! El quebrantamiento nos lleva a la bendición. Ninguno de nosotros queremos pasar por el quebrantamiento, PERO todos queremos ser bendecidos.

La realidad es que después del quebrantamiento suelen venir las ricas bendiciones de Dios, siempre y cuando nos abandonemos en las amorosas manos del alfarero y nos dejemos modelar a SU voluntad, dejando que Él haga su obra completa en nosotros.

La mayoría de las personas prefiere oír hablar acerca de sanidad, de prosperidad o del amor de Dios antes que del quebrantamiento; olvidamos que Dios está muy interesado en el proceso de transformarnos para que lleguemos a ser las personas con las cuales Él desea tener comunión para siempre.

Para obtener lo mejor de Dios y poder cumplir SU propósito en esta vida debemos estar dispuestos a rendirnos incondicionalmente a Él, de tal forma que el Espíritu Santo sea quien guíe cada paso que demos. Lograrlo no es tarea sencilla, ya que el crecimiento y la madurez incluyen contratiempos, fracasos, tiempos difíciles y… ¡quebrantamiento!

Un día, el profeta Jeremías recibió la instrucción de ir a la casa del alfarero para oír las palabras del Señor (Jer. 18:2 – 6). Ahí, Jeremías recibió una lección práctica sobre el quebrantamiento: el alfarero va dando forma al vaso de barro, pero en cuanto nota que el vaso tiene alguna imperfección lo rompe y nuevamente vuelve a darle forma. El propósito del alfarero NO es destruir su obra, sino hacer un vaso perfecto, bello y útil.

De la misma manera, Dios está interesado en darle forma a nuestra vida para transformarnos en las personas que Él anhela que seamos con el propósito de utilizarnos en Su obra. Debemos anhelar rendirnos al quebrantamiento y permitir que Dios haga su perfecta voluntad en nosotros, sabiendo de antemano que “sus pensamientos para nosotros son de bien y no de mal” (Jer. 29:11).

Dios desea lo mejor para nosotros, aun cuando las tragedias golpeen nuestra vida o pasemos por tiempos difíciles; Dios ha diseñado un plan perfecto y un buen futuro para nosotros. El tiempo de la prueba no es el fin, sino un camino y un proceso hacia algo mejor de parte de Dios.

La próxima vez que pasemos por tiempos difíciles, en lugar de preguntarnos, ¿Por qué yo? O ¿Por qué Dios permite el sufrimiento?, sería mejor buscar y entender el propósito de Dios para mi vida en esa situación en particular. Pidámosle a Dios que nos revele Su propósito y lo que Él quiere producir en nosotros y a través de nosotros, como resultado del tiempo difícil por el que nos permite pasar.

Enfoquemos ese tiempo difícil desde la perspectiva divina, hagamos morir en nosotros el deseo de controlar nuestra vida y dejemos que los planes y la voluntad perfecta de Dios nos moldeen. ¡Algo mejor está detrás de los tiempos difíciles!
Leer más...

lunes, 19 de marzo de 2012

Caminando por FE

“Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; sobre ti fijaré mis ojos”, Sal. 32:8


 


Una necesidad de todos los seres humanos es querer saber cuál será nuestro futuro, hacia dónde vamos, qué nos va a acontecer, con quién nos vamos a casar, cuándo vamos a morir. Debemos tener presente que Dios sólo nos informará lo que necesitemos saber en cada momento. Al igual que Abraham, cuando seguimos al Señor lo hacemos “sin saber” adónde nos dirigimos, pero lo hacemos creyendo en sus promesas y teniendo la seguridad de que sea como sea y tarde lo que tarde, Dios cumplirá su propósito en nosotros.

El hecho de estar en la voluntad de Dios no nos exime de problemas. Dios no nos promete un sendero de rosas. Sin embargo, sí podemos estar seguros de que “el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo”, Fil. 1:6 El apóstol Pablo dijo: “Ahora, he aquí, ligado yo en espíritu, voy a Jerusalén, sin saber lo que allá me ha de acontecer; salvo que el Espíritu Santo por todas las ciudades me da testimonio, diciendo que me esperan prisiones y tribulaciones”, Hech. 20:22 y 23

Dios conoce todos los detalles del camino por el que hemos de ir, las bendiciones y los peligros, dónde hemos estado y hacia dónde nos dirigimos y cuál es el mejor sendero a seguir. Él ya ha “visto” todo el rompecabezas de nuestra vida completo. No nos corresponde a nosotros conocer la ruta o todos los detalles con anticipación.

Es responsabilidad de Dios llevarnos por el camino encomendado y cumplir su propósito en nosotros. Nuestra responsabilidad es buscar su guía y dirección, y obedecer sus instrucciones. Él dijo: “Te enseñaré el camino en que debes andar”, Sal. 32:8 Por tanto, debemos CAMINAR POR FE.

Lo único que tenemos que hacer es confiar en Él de todo corazón y no apoyarnos en nuestra propia prudencia, y Él enderezará nuestros pasos (Prov. 3:5 y 6). Este camino no lo vamos a recorrer solos, lo vamos a caminar con Él.

Muchas veces no nos explicamos porque tenemos que atravesar por caminos difíciles en nuestras vidas y por eso muchos retroceden y abandonan el plan que Dios estableció para ellos. No olvidemos que si aun no se ha manifestado aquello que hemos estado esperando de parte de Dios es porque Dios nos está capacitando para que aprendamos a CAMINAR POR FE.
Leer más...

sábado, 17 de marzo de 2012

VENCIENDO LA SOLEDAD III

“… porque daré aguas en el desierto, ríos en la soledad, para que beba mi pueblo, mi escogido”, Is. 43:20


 

1-   Confiar en Dios: en medio de las circunstancias más difíciles tenemos que confiar en Dios, no importa si hay alguien a nuestro lado o no, Dios siempre está con nosotros y nunca nos abandonará. Nuestros amigos ciertamente nos abandonan en medio de la soledad, angustia y aflicción; pero, no nos amarguemos, no llenemos el corazón con odio, ni nos deprimamos; sólo confiemos en el Señor, Él es nuestra luz y salvación. Pablo en medio del abandono de sus discípulos dijo lo siguiente: “En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon; no les sea tomado en cuenta. Pero el Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas, para que por mí fuese cumplida la predicación, y que todos los gentiles oyesen. Así fui librado de la boca del león. Y el Señor me librará de toda obra mala, y me preservará para su reino celestial. A él sea gloria por los siglos de los siglos. Amén”, 2ª Tim. 4:16 – 18 Sólo Jesucristo nos da las fuerzas que necesitamos en medio de la soledad; confiemos en que su mano nos sustentará y nunca nos dejará

2-   Desarrollar la PACIENCIA: debemos aprender a esperar en Dios; la soledad es un tiempo para esperar la voluntad perfecta de Dios, pero muchos claudican y no soportan estar solos; "también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; y la esperanza no avergüenza", Rom. 5:3 - 5 Aprendamos a esperar en la voluntad perfecta de Él, sabiendo que no nos dejará solos

3-   Valorar la compañía: en medio de la soledad debemos aprender a valorar a las personas que hayamos despreciado. Estando a solas desearíamos poder hablar con alguna de ellas. Pablo había desechado a Marcos, pero estando solo en una prisión de Roma le escribe a Timoteo para que traiga a Marcos, porque éste le es útil para el ministerio (Hech. 15:37 - 40, 2ª Tim. 4:11)

4-   Ayudar a otros: aprendamos de nuestra propia soledad y aflicción, no siendo indiferentes ante el dolor del prójimo; recibamos a los que tengan sus propias aflicciones, seamos verdaderos amigos; “En todo tiempo ama el amigo, y es como un hermano en tiempo de angustia”, Prov. 17:17; “Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran. Unánimes entre vosotros; no altivos, sino asociándoos con los humildes”, Rom. 12:15 y 16 Muchas veces estamos tan cegados en nuestras propias luchas que no nos importan las luchas de los demás, porque para cada quien su propia lucha es las más grande y difícil

 Conclusión: Si estamos pasando por un tiempo de soledad clamemos al Padre, busquemos su rostro, nadie más nos podrá sacar de ahí. La soledad es NECESARIA; no te deprimas, aprende a valorar la situación y a depender de Él. La soledad es una materia que tenemos que aprobar; así como a Moisés, Dios nos lleva a la soledad del desierto para forjar nuestro carácter y despojarnos de lo que creemos que sabemos.
Leer más...

jueves, 15 de marzo de 2012

VENCIENDO LA SOLEDAD II

“… porque daré aguas en el desierto, ríos en la soledad, para que beba mi pueblo, mi escogido”, Is. 43:20


 

Otro ejemplo lo tenemos en Moisés. Cuando estaba en Egipto era de la realeza, tenia educación, conocimiento, era orgulloso, prepotente; después de que huyó, Dios lo llevó al desierto durante 40 años para tratar con él. Uno de los propósitos más importantes de la soledad es que volvamos a nuestra comunión con Dios, porque a eso hemos sido llamados (1ª Cor. 1:9); es necesario que recobremos la comunión con el Señor, que le conozcamos, que lo entendamos.

 ¿Qué no hay que hacer en la soledad?

1- Desesperarnos: durante la soledad no debemos apresurarnos a tomar decisiones porque corremos el riesgo de decidir mal, de decidir influenciados por nuestros sentimientos y emociones
2- Deprimirnos: No te deprimas, no te pongas melancólico, deja todo atrás; “pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús”, Fil. 3:13b – 14. El enemigo nos traerá recuerdos del pasado, lo que tuvimos, lo que dejamos, lo que perdimos; no demos lugar a esos pensamientos, si el enemigo gana la batalla en la mente nos habrá ganado toda la batalla. No traigamos esas cosas a la mente; “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad”, Fil. 4:8
3- Abandonarnos: no nos descuidemos, ocupémonos de nuestras necesidades físicas y espirituales; arréglate, báñate, alégrate, no descuides tu salud

 ¿Qué debo hacer en la Soledad?

1-   Clamar a Dios: deleitémonos en su presencia, Él nos oye y no nos dejará; “En el día de mi angustia te llamaré, porque tú me respondes”, Sal. 86:7; "Mas yo a ti he clamado, oh Jehová, y de mañana mi oración se presentará delante de ti", Sal. 88:13 Cuando clamamos a Él, nos escucha y responde a nuestro clamor; “Porque no menospreció ni abominó la aflicción del afligido, ni de Él escondió su rostro; sino que cuando clamó a Él, le oyó”, Sal. 22:24

2-   Arrepentirnos: la soledad es un momento perfecto para examinarnos a la luz de la Biblia, ver nuestros errores, reconocerlos y arrepentirnos de ellos; este es el momento cuando debemos pedirle a Dios que nos examine así como lo hacía David, “Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos; y ve si hay en mí camino de perversidad, y guíame en el camino eterno”, Sal. 139:23 y 24

Continuará…
Leer más...

miércoles, 14 de marzo de 2012

Lady Gaga confiesa ser Illuminati

Lady Gaga llora y confiesa ser Illuminati


Lady Gaga confiesa ser Illuminati... era hora ya no?
Vean esta increíble entrevista parte de un backstage, totalmente subtitulada en español.





Palabras Claves:
Lady Gaga,Illuminati, música, cantante,video, satánica

Leer más...

jueves, 8 de marzo de 2012

Día Internacional de la Mujer - Un Espacio Dedicado a Ellas

(Caracas, 8 de marzo – Noticias24).- A propósito del Día Internacional de la Mujer conozca cuáles son las cualidades que enaltecen a las féminas y cómo sus luchas por la igualdad de género, la justicia y la paz han marcado la historia del mundo.
Luego que Eva convenciera a Adán de comer del fruto prohibido, son muchos los comentarios, a modo de chiste, que se dicen sobre la mujer. Hay quienes consideran que con la creación de la compañera de Adán vino el pecado, mientras otros exaltan las capacidades de seducción y el don de convencimiento que la mujer tiene sobre el hombre.

Otro dato que resalta el rol de la mujer en la historia fue el sí definitivo de María, cuando tras ser elegida, como bendita entre las mujeres para concebir a Jesús, accedió de forma valiente, lo acompañó a lo largo de su vida e incluso se mantuvo de pie junto a él al lado de la cruz. Datos inspiradores que confirman que por amor, una mujer se hace más fuerte en las adversidades y es capaz de asumir grandes retos.

Pero las virtudes de la mujer, no se quedan en lo religioso, durante la Revolución Francesa, cansadas de los períodos de violencia productos del conflicto social, un grupo de damas parisinas decidieron protestar no sólo por la obtención de alimentos para su familia, sino también por la igualdad de sexos y la equidad en los derechos civiles.

Venezuela no escapa de este tipo de anécdotas, en la época Gomecista, la afamada escritora Teresa de la Parra planteó en su primera novela, Ifigenia, el drama de la mujer frente a una sociedad que no le permitía tener voz propia.

Noticias24 decidió salir a la calle a preguntar a los ciudadanos cuáles son esas características que admiran en la mujer venezolana que con su trabajo y talento se han destacado en los diversos sectores de la sociedad.

Fuente: http://www.noticias24.com/gente/noticia/79023/dia-internacional-de-la-mujer-quienes-merecen-hoy-un-reconocimiento/
Leer más...

jueves, 1 de marzo de 2012

Reflexiones Cristianas - Los Frutos de la Perseverancia

Reflexiones Cristianas - Los Frutos de la Perseverancia

Lectura: Lucas 8:1-21
En nuestra lectura hay diferentes tipos de personas. Sólo nos ocuparemos de dos de ellas.

En primer lugar, pensemos en las mujeres. Éstas habían sido sanadas por el Señor y su reacción fue servirle (vs. 2,3). Igual pasó con nosotros. Dios nos miraba así: “No hay en él cosa sana” (Is. 1:6). Mas, ¡qué gran verdad! En el Señor Jesús “fuimos nosotros curados” (Is. 53:5). ¿Nos mueve la gratitud a servirle?

En segundo lugar están los que oyen, retienen la palabra y dan fruto (v. 15). ¡Qué hermoso día aquel, en el cual oímos de Cristo y le retuvimos! Entró en nosotros un deseo muy grande de servirle, de darle algo. ¿Lo estamos haciendo hoy con el mismo ánimo? El Señor concluye que no debemos dar fruto sólo un día sino debemos darlo con “perseverancia” (v. 15). ¿Damos fruto para el Señor cada día?

Nuestra lectura termina de una forma hermosa. La madre del Señor y sus hermanos llegan a buscarle (v. 19), y ante todos dice: “Mi madre y mis hermanos son los que oyen la palabra de Dios, y la hacen.” ¿Puedo considerarme entre éstos?

Palabras Claves: Lucas 8:1-21, Perseverancia, Reflexiones Cristianas, Frutos, Reflexiones Cortas
Leer más...