“Perfecto Amor” | Reflexiones Cristianas

miércoles, 28 de marzo de 2012

“Perfecto Amor”

“Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor”, Juan 15:10


 

Cuando pensamos en el perfecto amor del Padre no pensamos en que éste se encuentre relacionado con “guardar sus mandamientos”; pero, cuando nosotros guardamos sus mandamientos (obedecemos) podemos como consecuencia amarnos unos a otros de la misma manera como Jesús nos ha amado. ¿Te has preguntado que significa esto? ¿Cómo nos ama el Señor? Observa la manera en la que debemos amarnos:

 1-   Sacrificio (Juan 15:13), “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos”. Esta clase de amor está dispuesto a ceder nuestros derechos por el bien de alguien más.

2-   Sincero (Rom. 12:9), “El amor sea sin fingimiento”. Debemos ser genuinos, auténticos al amar, despojándonos de toda hipocresía.

3-   Servicial (Gál. 5:13), “… sino servíos por amor los unos a los otros”. Cuando amamos como Cristo nos amó, no hay lugar para el egoísmo. Sólo con un corazón desprovisto de éste es que podemos servir a los demás.

4-   Paciente (Ef. 4:2), “… soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor”. Todos somos diferentes, pero nuestras diferencias nos complementan. Por tanto, debemos soportarnos unos a otros y ser tolerantes con los demás, usando para ello ese amor paciente que el Padre nos da.

5-   Unidad (Col. 2:2), “… unidos en amor”. El amor cubre multitud de faltas y nos permite caminar en unidad con nuestros hermanos, haciendo a un lado todas aquellas cosas que nos separan.

6-   Bondad (Heb. 10:24), “Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras”. Cuando existe el amor entre nosotros, estamos dispuestos para hacer lo bueno; entonces, nuestra influencia sobre los demás será usada para hacer el bien y buscar lo bueno.

7-   Perdón (1ª Pedro 4:8), “Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados”. Es decir, esta clase de amor nos hará perdonar y olvidar lo que los demás nos hagan.

 En el libro de Apocalipsis, Juan también enseña algunas cosas sobre el amor:

  • Iglesia de EFESO (Ap. 2:2 – 5): algunas de las características que poseían los de esta iglesia eran obras, arduo trabajo, paciencia, intolerancia al pecado, mentirosos descubiertos, sufrimiento, persistencia; PERO habían dejado su primer amor. Por lo tanto, debían arrepentirse o perderían su lugar

  • Iglesia de TIATIRA (Ap. 2:18 – 25): entre sus cualidades estaban las obras, amor, fe, servicio, paciencia, las obras postreras eran mejores que las primeras; a ella se le dice solamente que RETENGA lo que tiene hasta la venida del Señor


Dios nos ama con un amor perfecto: ¡amémonos de la misma manera!