Reflexiones Cristianas - La Certeza de Nunca Morir | Reflexiones Cristianas

miércoles, 13 de febrero de 2013

Reflexiones Cristianas - La Certeza de Nunca Morir

Para mi es agradable compartir con ustedes la frase “La Certeza de Nunca Morir”, es profunda, preciosa, transcendental, para ti espero que sea lo que hoy es en mí “Vida Eterna”. Continuemos conversando, y solo responderás a Dios con tu corazón.

Ahora bien ¿Qué es certeza?, es seguridad, conocimiento claro, verdadero de algo (Hebreos 11:1). Conocimiento es la acción o efecto de conocer, entender, saber que nos conduce a la búsqueda de la sabiduría que solo la da un ser especial.

Como claridad es transparencia, pureza ser limpio, pulcro en todo, y observa bien, que solamente así es un ser especial, verdadero, ese ser especial en verdad, es la salvación es la vida eterna, “Él es Cristo Jesús”, tú eres creado por dios, eres muy inteligente y el que te diga lo contrario no lo creas, ¿Sabes por qué? Porque tú tienes un cerebro de alta calidad y un gran corazón, deja que cristo gobierne tu vida, y así podrás decir como yo “La Certeza de Nunca Morir”.

vida+eterna[1]Ese ser especial; un día hace muchos años rindió el más injusto de todos los sacrificios, su sangre, la más pura, la derramo; su vida sin ninguna mancha fue afortunada en forma inclemente sobre un duro leña (una cruz), como un pago por lo que nunca hizo Él… pero que tú y yo hicimos; pecamos desde el paraíso, ¡somos parte de una humanidad pecadora! (Romanos 6:23).

Es el más bello puente que nos lleva a su Padre, Dios, ¿Sabes Amigo? Yo sé que tú tienes fuerza para, y como cruzar el puente, hazlo, crúzalo. Jesucristo te dice: “Yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie viene al Padre sino por mi” (Juan 14:6) ¿Te das cuenta que solo en Jesucristo hay vida? Acéptalo como tu salvador y Él te enseñara a tener certeza y fe.

Si lo deseas di así: “Te acepto como mi salvador Señor Jesucristo, perdona mis pecados, límpiame con tu sangre, escribe mi nombre en el libro de la vida y enséñame tu palabra y doctrina, para yo servirte como tú quieras".

Asiste a cualquier iglesia evangélica.