Reflexiones Cristianas - ¿Quieres un cambio en tu vida? | Reflexiones Cristianas

jueves, 7 de febrero de 2013

Reflexiones Cristianas - ¿Quieres un cambio en tu vida?

Muchas personas buscan o quieren un cambio en sus vidas, pero no saben cómo hacerlo, son incapaces de tomar las riendas de su vida para luchar por lo que quieren, quizás no encuentran el rumbo que los lleve hacia la felicidad. Cuando vamos a la luz de la biblia en el libro de los Proverbios 14:12 expresa:
“Hay camino que al hombre le parece derecho; Pero su fin es camino de muerte”.

Buscando obtener una carrera profesional, un buen empleo, una casa, una familia, incluso hay otros que buscan la seguridad, esto es lo que ellos llaman “felicidad” y algunos le llaman “paz”. Pero realmente ese no es el cambio que debes de experimentar, Jesús dijo: “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da”.

consejos-para-la-vida[1]Porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee. Amigo/a ¿Estás preparado/a para el cambio que vendrá? Todos quieren cambiar, pero no se preparan y dicen: ¡Si Dios quiere cambiarme, pues que lo haga! Pues claro que lo puede hacer, pero no lo hace porque es una elección que a usted le toca, y es su responsabilidad asumirlo.

Querido Amigo/a el verdadero cambio en la vida se encuentra cuando comiences a seguir a Cristo como su discípulo, aprendiendo de Él, estudiando la Biblia, asistiendo a la iglesia, comunicándose con él en oración, y caminando con él en obediencia a sus mandatos.

No te preocupes por el que dirán, es un acto personal entre Dios y tú, por lo cual no debes avergonzarte del evangelio porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree. (Romanos 1:16) Solo Cristo puede darte ese cambio, dale una oportunidad aceptándolo en tu corazón, porque ser cristiano, no es un nuevo comienzo en la vida, es recibir una nueva vida para comenzar de nuevo, y ser hecho hijo de Dios “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios” (Juan 1:12).