Reflexiones Cristianas: marzo 2013

jueves, 28 de marzo de 2013

Reflexiones de semana santa - Consuelo o Tormento

“Pero Abraham le dijo: hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también males, pero ahora este es consolado aquí, y tú atormentado” Lucas 16:25.

2 caminosComo ha podido usted notar este texto corresponde al muy conocido relato pronunciado por Jesús sobre el rico y Lázaro, el cual es considerado una de las evidencias bíblicas que nos hablan con más exactitud sobre la existencia del infierno.

Hay quienes sostienen que este escrito no es una historia sino una parábola y por esa razón tratan de descartar la realidad de un infierno (hades) o lugar de tormento, donde las almas de los pecadores irán a sufrir una eternidad sin Cristo.

Pero hay razones poderosas que demuestran que este relato no es una parábola sino una historia: 1: El Seños Jesús, en ninguna de sus parábolas uso nombres propios, como aquí.

Ejemplo: Lázaro, Abraham y Moisés.

2: El relato cumple los parámetros normales de una historia: Personajes, escenarios, sucesos, diálogos, narrador; no así una parábola, que contiene comparaciones y símbolos, que encierran una especie de moraleja.

3: Jesús acostumbra después de sus parábolas darle la interpretación de la misma como el caso de la parábola del trigo y la cizaña y la del sembrador, etc. Estando consiente de que se trata de un tema de vida o muerte, ningún ser humano debe verlo con indiferencia y mucho menos, dejar en manos de inexpertos nuestro destino final. El Hades es tormento, así lo describen las palabras del rico: “y en el Hades alzo sus ojos, estando en tormentos y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno, entonces el, dando voces, dijo: Padre Abraham tan misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo de agua, y refresque mi lengua; porque estoy atormentado en esta llama” Lucas 16:23-24.

En esta historia se descarta además la inconciencia después de la muerte, o sea que no todo se acaba cuando morimos, notamos claramente, que tanto Lázaro disfrutaba a plenitud del consuelo de Dios en el seno de Abraham, como el rico sufría el ardor de las llamas, la sed, el calor, el tormento de los recuerdos de sus cinco hermanos que estaban todavía vivos, en la tierra y que pronto vendrían a hacerle compañía si no procedían a un arrepentimiento. Piensa bien esto: es mejor entrar en el cielo asustados, que confiados y alegres al infierno.

Jesús te Ama, acéptalo, decídete hoy.
Leer más...

lunes, 25 de marzo de 2013

Reflexiones Cristianas - Mi conflicto interior

Muchas personas quieren hacer el bien, pero no pueden hacerlo, aún más. No saben cómo hacerlo.

El Apóstol Pablo, hombre estudiado buscaba perfección y no la encontraba, llego aborrecer a sí mismo, hacia las cosas que él no quería, exclamo en su desesperación: “Miserable hombre de mí, quien me liberara del cuerpo de esta muerte”.

bien_o_mal[1]Él estaba reconociendo en esta expresión del libro de Romanos 7:24, que lo arropaba la muerte, que ese cuerpo de muerte no le dejaba ser dueño absoluto de su voluntad y de sus acciones, el bien estaba con él, pero no reconocía que el querer hacerlo no estaba en su control, que tragedia, descubrió que en su cuerpo operaba la ley del pecado y la muerte, usurpando su existencia real, no era dueño de su vida, en sus acciones, no entendía a veces porque en actuaba hacia lo que no quería.

Esta ley del pecado y la muerte empezó a operar cuando Adán y Eva pecaron en el huerto árbol del Edén, desobedeciendo a Dios decretó maldición para la tierra por el pecado de ellos.

Como hijos de Dios, creados por él a su imagen y semejanza, tenían un cuerpo celestial o vestiduras blancas que cambiaron al desobedecer, por cuerpos y vestidos mortales. El miedo y la ira se apoderaron de ellos y la tragedia, el pecado y la muerte reinó en el mundo, y vino la condenación a la humanidad.

No se desanime, Dios prometió salvar tu humanidad.

Millones de seres humanos están pasando por lo que el Apóstol Pablo pasó, hombres borrachos, homosexuales, etc. Aborrecen lo que hacen, quisieran cambiar pero no pueden, aún más, no tienen conocimiento para hacerlo. Mucha gente en las cárceles el 99% está arrepentida de lo que hizo y en la calle el miedo, la angustia, la falta de dirección, está matando a la gente, accidentes, enfermedades, etc.

Jesucristo anuncio que esto vendría para el año 2000, final de generación. El apóstol oyó la voz de Jesús. “Mis ovejas oyen mi voz y me conocen nadie me las va arrebatar”.

“De tal manera amo dios al mundo que ha envió a su hijo unigénito para que todo aquel que en el creyere, no se pierda más tenga vida eterna”. Juan 3:16. “Nos prometió un Salvador” Mateo 1:21. “Que nos librará de la condenación” Romanos 8:1. Ahora, pues ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne más conforme al Espíritu.

Toda la ley y decreto de muerte fue anulado a través del cuerpo y la sangre de Jesucristo clavado en la cruz. Colosenses 2:14-15. “Nuestros cuerpos fueron restituidos, y somos nuevas criaturas y lavados nuestros pecados por la sangre de Jesucristo”.

Jesús te dice “el que viene a mí, no le echa fuera. He aquí yo estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y abre yo entraré a él, cenaré con él, y mi padre y yo haremos morada en él” Apocalipsis 3:20.

Solo Cristo puede librarnos del cuerpo de esta muerte, Cristo venció en la Cruz del Calvario, y resucitó. No luches solo, Dios te quiere ayudar, ya el obtuvo la victoria, ya él ganó la batalla, recibe a Cristo como tu salvador personal y deja que luche por ti, Cristo te Ama.
Leer más...

jueves, 7 de marzo de 2013

Reflexiones Cristianas - El gozo que Cristo ofrece

Una encuesta reciente muestra que más de la mitad de la población duda de la próxima generación disfrute de la calidad de vida que ahora tenemos. Al enfrentarse a los afanes y a las incertidumbres de la vida, algunos pudieron preguntarse si es de verás posible existir el gozo verdadero.

Quiero dejar claro por escrito que si existe y además puede perdurar en ti, pero este se debe a una profunda relación con Dios. A través de la persona de su Hijo Jesucristo.

felicidadCuando presentamos humildemente nuestras necesidades ante Él, será entonces cuando obtendrás la paz y el contentamiento que necesita tu vida. Permita que esta reflexión lo anime a pensar en la provisión de Dios dice: “Regocijaos en el señor siempre otra vez digo ¡Regocijaos!”(Fil. 4:4).

Es difícil regocijarse en el Señor cuando no estamos firmes en nuestra relación con Él. Pero cuando existe en nuestras vidas una buena relación con Dios, pueden venir las adversidades cuales sea, lucha, conflictos, problemas en el ámbito social y familiar, etc.

Siempre habrá gozo en ti pues has puesto tu fe y convicción en el señor. “Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza” (Salmo 40:4).

El gozo al que la Biblia manifiesta se refiere no al mismo que la alegría y el revuelo del mundo, la cual la arruinan fácilmente las circunstancias desfavorables y las situaciones difíciles. No así, el verdadero gozo que por medio de Cristo, Dios quiere que el hombre obtenga en medio de una relación íntima con Él.

Además, no tendrás un gozo y paz interna sino que también se hará notoria exteriormente, será un testimonio admirable del amor de Cristo en tu corazón. Manteniendo una actitud semejante a la de Jesús aún en las situaciones difíciles en el transitar de esta vida. Porque podrás decir como manifestó un hombre en cierta ocasión cuando dijo: “Todo lo puedo en cristo que me fortalece” (Fil. 4:13).

¿De qué forma puede usted mostrar gentileza? Si por el carácter proveniente en el gozo de Cristo o por un gozo que esta pronto a derribarse.

Si es por el “gozo verdadero” que ofrece Cristo, te invito a aceptarlo como tu Señor y Salvador repitiendo esta oración: “Padre Celestial en este momento acepto este mensaje a través de este escrito, por lo cual he comprendido que no quiero vivir teniendo en mi vida una paz y gozo infuso y sin fundamento. Quiero que invadas mi corazón de tu perdurable gozo y paz verdadero que solo mana de ti y que ahora sea mi verdadero fundamento. Para andar en este mundo guiado por tu voluntad plasmado en tu palabra invertida en la Biblia. En el nombre de Jesús Amén”.

Amigo te invito a que asistas a la Iglesia más cercana a tu hogar donde se hable la Palabra de Dios que Dios te bendiga.
Leer más...

¿Como Vivir en Paz y Armonía? - Devocionales Cristianos

“.QUE TODOS VIVAN EN ARMONÍA.” (1 Corintios 1:10 NVI)

Para restablecer una relación humana rota hay dos cosas que debes hacer.

Primero, ataca el problema, no a la persona.

No podrás resolver el problema si lo único que te obsesiona es buscar culpables. La Biblia dice: “La respuesta suave aplaca la ira, pero la palabra áspera hace subir el furor” (Proverbios 15:1)

ecf37b9ee2f9f30add4846f9d8b9615d_XL[1]Cuando estés resolviendo el conflicto, la forma de decir las cosas es tan importante como lo que dices. Si te expresas de forma ofensiva, el otro se pondrá a la defensiva. “El sabio de corazón será llamado prudente, y la dulzura de palabras aumenta la persuasión” (Proverbios 16:21 Biblia de las Américas). El rezongar tampoco dará resultado; nunca serás persuasivo si eres áspero, más bien sigue el consejo de “ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes” (Efesios 4:29).

Segundo, haz hincapié en la relación, no en las diferencias.

No podemos esperar que todo el mundo esté de acuerdo con nosotros en todo. Pero cuando nos centramos en la relación, el problema a menudo pierde su importancia, disminuye o hasta llega a ser irrelevante. Muchas veces se puede volver a entablar una buena relación aunque no se hayan solventado todas las diferencias.

Es normal que siempre haya algún pequeño desacuerdo, pero con la gracia de Dios, podremos pensar diferente sin ser desagradables los unos con los otros. Podemos caminar en armonía aunque no miremos en la misma dirección.

No significa eso que dejemos de buscar una solución; tal vez necesites seguir discutiendo el asunto, pero decide hacerlo con un espíritu de amor. Para reconciliarse, hace falta deponer las armas, aunque no necesariamente haya que enterrar el problema.

Entonces, ¿con quién necesitas ponerte en contacto hoy? ¿Con quién necesitas restaurar una relación? Toma el teléfono y empieza el proceso.
Leer más...